Xenofobia y teoría política: la influencia de la Nueva Derecha Europea en los partidos neopopulistas

Autor:Joan Antón Mellón
Páginas:216-222
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Este artículo ha sido publicado en el Anuario SOS RACISMO 2005.

Page 216

Cambia el cielo, no el ánimo de los que cruzan los mares.

CICERÓN, De la amistad

Sin ninguna retórica y con mucho afecto quiero expresar en estas líneas iniciales que es un honor para mí participar en este volumen/homenaje al profesor R. Bergalli. Un honor y un placer. La memoria humana es valorativamente selectiva. Tiende a tener muy presente todo aquello que se juzga relevante. De ahí que de los 22 años de relación con el Dr. Bergalli mi memoria pasada y reciente selecciona tres de sus características que juzgo admirables: rigor científico, lealtad consigo mismo y con sus colegas y amigos y visión científica integradora y no excluyente. Tres características que me han servido de ejemplo a imitar en mi propio recorrido vital y académico.

La conjugación de estas tres, en mi opinión virtudes, conduce -dejando aparte los temas caracterológicos personales (dada su curiosa combinación de entrañable regañón y bonachón)- a una forma de estar en el mundo (seguro que Roberto sabría el verbo alemán idóneo) tan útil a las personas como al acrecentamiento del conocimiento. Cuestiones ambas que muy bien sabemos sus miles de alumnos y todos aquellos que hemos trabajado académicamente bajo su dirección y/o coordinación.

Introducción

Los partidos neopopulistas europeos han consolidado su posición electoral en sus respectivos sistemas de partidos, e incluso en Italia la (LN) o en Austria el (FPÖ) han alcanzado el poder en coalición con otros partidos de derecha. Al respecto es ilustrativo los 5,5 millones de votos obtenidos por J.M.ª Le Pen en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas del 2002 o el 26,6 % de votos obtenidos por el partido neopopulista suizo UDC en las elecciones parlamentarias de octubre del 2003.

Su banderín de enganche es la xenofobia: "preferencia nacional" defienden los franceses FN y MNR; "Austria primero" propugna el FPÖ; hundir a cañonazos las embarcaciones de los emigrantes ilegales es la "propuesta política" que expuso en un mitin Umberto Bossi, líder de la LN italiana y ministro del gobierno italiano de S. Berlusconi; pero su influencia va más allá de su directa capacidad en las labores de gobierno o en la oposición, están influyendo decisivamente en las propuestas de otras subfamilias políticas de derechas1al competir por la misma posible clientela electoral en unos mismos mercados políticos, es la denominada lepenización de los espíri-

Page 217

tus.2En última instancia rentabilizada políticamente por las organizaciones neopopulistas que se presentan como el original de las propuestas y no como remedos vergonzantes de éstas.

Las organizaciones neopopulistas europeas han sido bien estudiadas en sus vertientes sociológicas, organizativas e ideológicas. En mi opinión las tesis más incisivas y reveladoras se deben a las investigaciones de H.G. Betz, P. Perrineau, N. Mayer y R. Griffin, con una modesta contribución de quien escribe estas líneas.3Del profesor británico R. Griffin destaquemos su brillante análisis de que las propuestas neopopulistas pueden ser calificadas de "liberalismo etnocrático" y que constituyen una inteligente reconversión adaptativa (en una época de hegemonía de los valores democráticos) de los clásicos idearios de la extrema derecha. Sabemos quién vota a estas formaciones políticas y bastante del porqué, sin embargo está bastante inexplorado el terreno de cuáles son los referentes filosófico-ideológicos de los presupuestos xenofóbicos de las organizaciones neopopulistas. A esta relevante cuestión está dedicado el presente artículo, si sabemos a partir de qué parámetros piensan los partidos xenofóbicos podremos contrarrestrar su discurso desmontando sus argumentos base. He aquí nuestro objetivo central. La Nueva Derecha Europea (ND) son los ideólogos que han actualizado los caducos discursos fascistas y ultranacionalistas del primer tercio del siglo XX. Son los revolucionarios conservadores del siglo XXI. Proporcionan, como veremos, legitimidad ideológica, entre otras, a las formaciones políticas neopopulistas.

¿Qué y quiénes son la Nueva Derecha Europea?

La Nueva Derecha Europea (ND) está constituida por asociaciones cultural-políticas que se crean a imitación de la francesa Groupement de Recherche et d´Études pour la Civilisation Européenne (GRECE). Desde su fundación en 1968 la ND francesa ha sido el faro teórico de sus homólogas europeas y su "maître à penser" Alain de Benoist el líder intelectual indiscutido. Dado que el combate de la ND es metapolítico, cultural los buques insignia de la flota de la ND siempre son revistas y, derivadas de ella, editoriales. En Francia la revista oficial es Éléments pour la culture européenne, en Italia, Trasgressioni, liderada por el politólogo Marco Tarchi, en Bélgica, Vouloir, dirigida por R. Steuckers, en el Reino Unido, Scorpion, con su hombre fuerte M. Walker y en España el alto funcionario del Ministerio de Educación Javier Esparza, director entre 1993 y 2000 (fecha del último número) de Hespérides.

Todos ellos comparten unos mismos criterios culturales y políticos y, por ello, sus artículos más emblemáticos son intercambiados, traducidos y publicados por sus respectivas revistas. El núcleo central de sus convicciones radica en que tienen una visión de la naturaleza humana radicalmente opuesta a la tradición ilustrada. Para la ND el hombre es naturalmente desigual, agresivo, territorial y jerarquizado. No nace libre sino que la libertad es una conquista sólo alcanzable por los mejores, los cuales deben dirigir a la comunidad. Y ésta forja su destino en un combate constante contra todo tipo de adversidades. Se es libre por superación personal y por pertenecer a una deter-minada comunidad que ha logrado preservar su soberanía.

Page 218

Para la ND los protagonistas de la Historia son los pueblos étnicamente homogéneos. De ahí que el enemigo principal, superado un visceral anticomunismo calificado de juvenil, sea el cristianismo por sus concepciones igualitarias y universalistas y el liberalismo por su radical visión individualista y anti-holística4del hombre. EE.UU. como líder occidental mundial y potencia única, tras 1989, es el demonio a vencer, mientras que, en un terreno más abstracto, los Derechos Humanos son el gran objetivo a derribar.

En su opinión, obsoleta la frontera clásica entre la derecha y la izquierda, la nueva división radica entre los colaboradores y/o funcionarios del Sistema o tecno-estructura mundial y los partidarios de la recuperación de las raíces culturales de los diferentes pueblos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA