Las relaciones eurolatinoamericanas como elemento del equilibrio político mundial

Autor:Ricardo Schembri Carrasquilla
Páginas:727-736
RESUMEN

1. Sujetos internacionales actuantes - 2. Panorama actual de las relaciones Unión Europea - América Latina- 3. Perspectivas de las relaciones eurolatinoamericanas

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Las relaciones eurolatinoamericanas como elemento del equilibrio político mundial

Ricardo Schembri Carrasquilla

  1. Sujetos internacionales actuantes - 2. Panorama actual de las relaciones Unión Europea - América Latina- 3. Perspectivas de las relaciones eurolatinoamericanas

Page 729

1. Sujetos internacionales actuantes

En el mundo contemporáneo de la posguerra fría, del postmodernismo, de la globalización y de la integración de bloques, de la revolución de los sistemas y de las comunicaciones, de la liberación de los flujos de comercio y de capitales, del posicionamiento y fortalecimiento internacional de poderosos enemigos de Occidente, cuales son los grupos terroristas y/o narcotraficantes, signados por su condición de no ser sujetos del derecho internacional, ni estar sometidos a éste ni a normatividad interna ni internacional alguna, lo que agrava su peligrosidad, en ese Mundo entonces, los Estados Democráticos buscan replantear sus relaciones.

Pues bien, en las relaciones entre Europa y Latinoamérica, los principales sujetos actuantes son hoy, son por el continente europeo, la Unión Europea1, como sujeto de derecho internacional con elementos supranacionales, por una parte, y las subregiones de integración, por el subcontinente latinoamericano, esto es, el MERCOSUR, la Comunidad Andina y el Sistema Centroamericano de Integración2.

En efecto, la Comunidad Europea, sea la actual Europa de los 25 o la versión ampliada del próximo futuro (a 27), es el principal sujeto de las relaciones internacionales de Europa con América Latina, por encima de las actuaciones todavía presentes de los Estados Miembros individualmente Page 730considerados e incluso también por encima de la Unión Europea considerada como un todo, en la medida en que la Política Exterior y de Seguridad Común PESC, como componente de la Unión Europea junto con la Comunidad Europea y la Cooperación en Asuntos Internos y Judiciales CAIJ, no ha logrado un posicionamiento con una voz única en el escenario internacional: la lamentable y evidente división de las posturas de los diversos Estados europeos frente a los asuntos exteriores y de seguridad hacen que aquí no podamos hablar de una Europa sino de varios países europeos. Concatenado a ello se tiene la muy baja importancia que da Europa a América Latina en materia militar y de seguridad, con lo que la Unión Europea como un todo (Comunidad Europea + PESC + CAIJ) y los Estados europeos individualmente considerados, se desdibujan en nuestras relaciones frente al por el contrario muy importante y creciente rol de la Comunidad Europea en los temas comerciales, de inversión y de cooperación internacional. Por supuesto, no debe olvidarse que la acción de la Comunidad Europea, en buen medida es definida por los propios Estados miembros, de acuerdo con la difícil y muy dinámica arquitectura supranacional que está construyendo a la Nueva Europa y tampoco debe olvidarse la férrea voluntad europea de fortalecer y unificar efectivamente su política exterior y de seguridad común, hablándose ya incluso del proyecto reestructurado de la Comunidad de Defensa.

Esta Nueva Europa es la que visualizamos como la Europa del Resurgimiento, la Europa que renace de entre las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, la Europa que recupera su importancia internacional en la historia mundial, la Europa que al fin logra realizar la Paz y la Democracia, la Europa que integra sus pueblos, sus culturas, su mercado, su moneda y su infraestructura.

Por lo que se refiere a América Latina, ésta región se caracteriza por tener unas relaciones internacionales que se dan más entre los Estados individualmente considerados y su respectiva contraparte; ello es así por cuanto no existe aún un bloque latinoamericano o al menos subregional verdaderamente fuerte y cohesionado, no obstante los certeros avances que se están logrando en la integración latinoamericana. Así las cosas, las relaciones con la Unión Europea se dan, más por la voluntad europea que por la latinoamericana, en un plano en el que se busca fortalecer el rol de los diversos entes u organismos de integración existentes, cuales son el MERCOSUR, la Comunidad Andina y el Sistema Centroamericano de Integra-Page 731ción: sólo cuando un Estado no hace parte plena de una subregión, como es el caso de México y de Chile, la Unión Europea acepta la relación bilateral con el respectivo Estado. Sin embargo, el rol de los Estados individualmente considerados es de enorme significación. Por lo que se refiere al nivel regional en América Latina, la Unión Europea ha venido desplegando importantes relaciones con el Grupo de Río y con el Parlamento Latinoamericano.

En...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA