El alca ¿integración o incorporación?

Autor:Aída Kemelmajer De Carlucci
Cargo del Autor:Ministra de la Corte de Justicia de Mendoza-Argentina.
Páginas:581-622
RESUMEN

El porque de un titulo en forma de pregunta - Un punto de partida - Una aclaración inicial respecto al material bibliográfico - Un poco de historia sobre la integración en América. Dos grandes tendencias: latinoamericanísimo y panamericanismo - Orígenes del alca: breve historia. Las Cumbres de las Américas - Qué pretende Estados Unidos esta vez - En que condiciones negocian los países... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 581

Antes se decía que Estados Unidos estornudaba y México se resfriaba. Con la globalización, Estados Unidos estornuda y toda América Latina y gran parte del mundo resultan con una fuerte gripe. Desafortunadamente, ahora Estados Unidos está con neumonía".JOSEPH STIGLITZ1.

La globalización incluye sólo el 15% de la población mundial, mientras que gran parte del mundo vive con 2 dólares por día. Basta decir que el 65% de los habitantes del planeta nunca ha hecho una llamada telefónica y que en la isla de Manhattan hay más conexiones electrónicas que en toda África. Pedro Briegel

Page 582

1. El porque de un titulo en forma de pregunta

En junio del año 2001, José Miguel Hernández Mederos, funcionario del Departamento de Relaciones internacionales de la Central de Trabajadores de Cuba, se preguntó: ALCA ¿Integración o absorción?

Soy argentina, no pertenezco al régimen cubano, y tres años más tarde, lamentablemente, me hago una pregunta similar; la razón fundamental del interrogante es que las conductas de los distintos países implicados sigue sin tener la claridad exigida por todo proceso de integración real e igualitaria.

2. Un punto de partida

Confieso al lector que estoy profundamente convencida de la necesidad de la integración de América Latina. Mi convencimiento obedece a muchas razones; una de ellas es que la historia demuestra que en todos los órdenes resulta difícil y costoso enfrentar al poderoso; de ahí que la integración de nuestros empobrecidos y débiles países no sólo constituye una necesidad, sino también un reclamo histórico.

3. Una aclaración inicial respecto al material bibliográfico

En su gran mayoría, la bibliografía consultada para redactar estas líneas proviene de Internet. Dos dominios de la Web me han prestado auxilio: por un lado, la página oficial del ALCA (www.ftaa-alca.org) por el otro, una página altamente crítica, alimentada por grupos muy extendidos de la so-Page 583ciedad civil latinoamericana, especialmente cubana, bajo el expresivo nombre www.alcaabaio.cu2.

4. Un poco de historia sobre la integración en América Dos grandes tendencias: latinoamericanísimo y panamericanismo

Rene Báez, economista ecuatoriano, profesor de la Universidad Católica de Quito3, enseña que los convenios de integración del continente americano han sido inspirados por dos visiones contrapuestas: el latinoameri-canismo y el panamericanismo.

El latinoamericanismo, enmarcado en la teoría Prebisch-CEPAL, sustentó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) y el Mercado Común Centroamericano (MCCA) en sus momentos fundacionales, entre fines de los 50 y comienzos de los 60 del siglo pasado. Este movimiento integracionista prosiguió con el Acuerdo de Cartagena de 1969, y abogaba, entre otras pautas, en favor de una fuerte intervención del Estado, la industrialización sustitutiva de importaciones, y la regulación estricta de la inversión extranjera. No es de extrañar, pues, que este proceso se convirtiese en un "factor de enfrentamiento con los Estados Unidos, opuesto a este tipo de políticas, percibidas como una restricción al libre flujo de sus mercancías y capitales". La integración latinoamericana siguió adelante en Page 5841973 con el Tratado de la Comunidad del Caribe (CARICOM), en 1980 con la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), y en 1991 con el Tratado de Asunción que dio paso al Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Pese a todas sus limitaciones y dificultades, nadie puede discutir un aspecto positivo de este proceso: ha sido pensado desde las propias demandas de la América Central y del Sur.

Sobreviven cinco de los procesos de integración mencionados, "cada uno de ellos asociado a una forma de integración económica diferente, la cual responde, a su vez, tanto a las características de los países participantes y de sus relaciones recíprocas, como a los alcances del acuerdo político previo que le sirve de supuesto". Esos procesos vigentes son:

  1. El Mercado Común Centro Americano formado por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

  2. La Comunidad Andina de Naciones, la CAN, formada por Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela.

  3. La Comunidad del Caribe, CARICOM, integrada por Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominicana, Granada, Guyana, Jamaica, Montserrat, San Cristóbal-Nieves, Santa Lucía, San Vicente, las Granadinas y Trinidad Tobago.

  4. La Asociación Latinoamericana de Integración, ALADI, de la que forman parte Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

  5. El Mercado Común del Sur, MERCOSUR, constituido por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, y los Estados asociados Chile y Bolivia.

El panamericanismo, en cambio, ha tenido origen en los EE.UU. "Cada vez que el latinoamericanismo resurge, la reacción de Estados Unidos no se hace esperar. A una fase inicial de nerviosismo y enojo sigue otra de expectación y análisis para, finalmente, proclamar su eufemístico apoyo y compromiso a tales experimentos unionistas, y al mismo tiempo, llevar adelante políticas de presión económica que contradicen totalmente la declaración".

Quiero creer que la Alianza para el Progreso impulsada por el presidente Kennedy fue un intento de acercar ambos movimientos, de signos tan contrarios. Lamentablemente, la trágica muerte del líder impidió llevar adelante esta iniciativa.

Page 585

De cualquier modo, hay que reconocer que el latinoamericanismo no ha funcionado armónicamente y que deben hacerse grandes esfuerzos para clausurar la dicotomía planteada por John Galtung entre los modelos spill over (efecto acumulativo) y spill around (efecto desparramo). El primero funciona con una visión holística (global) y sinérgica (de cooperación, por lo que el efecto producido es superior a la suma de los elementos); es el caso del modelo Unión Europea. El segundo, con compartimientos estancos, es el modelo vigente en América Latina; la ALADI, la Cuenca del Plata, la Cooperación Amazónica, el MERCOSUR y la CAN frecuentemente operan en paralelo, sin proyectos convergentes.

Estas líneas intentan establecer en cuáles de los movimientos se ubica el ALCA. Adelanto que para muchos pensadores latinoamericanos, el ALCA no es sólo la continuación de las políticas norteamericanas para América Latina gestadas desde el siglo XIX, sino también un instrumento de profundización de las políticas de apertura unilateral, impulsadas en las dos últimas décadas del siglo XX por la tríada integrada por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio.

5. Orígenes del alca: breve historia Las Cumbres de las Américas

¿Qué pasaba a comienzos de los años noventa? En Europa, el proceso de integración ganaba un nuevo impulso, extendiéndose hacia el Este, y definiendo las bases para su profundización hacia la unión económica y monetaria. En Asia se creaba la APEC (Asian Pacific Economic Cooperation Initiative), el EAEC (East Asian Economic Caucus) y el AFTA (Asian Free Trade Área). En América, el gobierno de Estados Unidos anunciaba el inicio de las tratativas con México para el establecimiento del NAFTA. Dos semanas después de anunciar el Nafta, el Presidente George Bush lanzó la llamada "Iniciativa para las Américas".

El escenario internacional descrito permite presumir que la Iniciativa para las Américas constituyó la respuesta política de los EE.UU. al nuevo ambiente internacional signado por la regionalización; tampoco fueron ajenos los cambios internos en los países de América Latina caracterizados Page 586por la liberalización comercial, las reformas estructurales en el plano económico, y la democratización en el plano político.

En sus comienzos, la pretensión sufrió un período de estancamiento dada la no concesión del llamado fast track al Presidente norteamericano por parte del Congreso de EE.UU.

Cuatro años más tarde del lanzamiento de la idea, en el mes de diciembre de 1994, en la ciudad de Miami, los presidentes de los 34 países del hemisferio americano, con excepción de Cuba, suscribieron el Pacto para el Desarrollo y la Prosperidad de las Américas. Una parte se refería a los objetivos, y otra al plan de acción. El punto 9o de la segunda parte (El libre comercio en las Américas) decide la creación del área del libre comercio de las Américas (ALCA).

Desde 1994 a la fecha, se han desarrollado cuatro cumbres. De las tres primeras (Miami, 1994...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA