Introducción

Autor:Anita Pipan
Páginas:13-23

Page 13

La globalización -la liberalización del comercio, el aumento y los cambios en los flujos financieros, el incremento en el tamaño y el poder de las corporaciones, los avances en la tecnología de la información y la comunicación, y los flujos cambiantes de población1- es una de las principales características del mundo moderno y ha puesto en marcha un proceso de cambio de gran alcance que nos afecta a todos.

Un elemento central de la globalización es el carácter primordialmente mutable del nivel y la naturaleza del comercio internacional. En este contexto, la Organización Mundial del Comercio (OMC), sucesora del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), se configura como uno de los principales agentes de la globalización económica a través de sus políticas, que favorecen la liberalización del comercio y la apertura de los mercados2.

De conformidad con el tratado constitutivo de la OMC, mediante su ingreso a ésta los países acuerdan que "sus relaciones en la esfera de la actividad comercial y económica deben tender a elevar los niveles de vida, a lograr el pleno empleo y un volumen considerable y en constante aumento de ingresos reales ... Page 14 permitiendo al mismo tiempo la utilización óptima de los recursos mundiales de conformidad con el objetivo de un desarrollo sostenible y procurando proteger y preservar el medio ambiente"3. Asimismo, los Miembros entienden la necesidad de "realizar esfuerzos positivos para que los países en desarrollo, y especialmente los menos adelantados, obtengan una parte del incremento del comercio internacional que corresponda a las necesidades de su desarrollo económico"4.

La integración económica mundial y la liberalización del comercio han sido consideradas exitosas en el logro de un incremento global tanto en productividad como en prosperidad durante las últimas cinco décadas. Se sostiene que el crecimiento del comercio internacional acarrearía beneficios para los distintos países y, en particular, para aquellos que tratan de aprovechar dicho comercio para su crecimiento y desarrollo. De este modo, la OMC, estableciendo las normas de un sistema mundial de comercio, ha obtenido una aceptación casi universal, contando en la actualidad con 149 Miembros5. Sus mayores defensores sostienen que, al favorecer el comercio, la OMC promueve la creación de la riqueza, eleva el bienestar general al tiempo que fortalece el "imperio del derecho"6. Page 15

Sin embargo, mientras que la liberalización del comercio,junto con la creación de un sistema basado en las reglas establecidas en los acuerdos de la OMC, han acarreado ventajas para muchas naciones e individuos, el desmantelamiento de las barreras comerciales y la eliminación de las medidas de proteccionismo nacional no han tenido siempre un impacto positivo. Puede observarse, como resultado, que mucha gente ha quedado rezagada de las posibilidades que brinda la liberalización comercial y que las desigualdades, tanto entre los países como dentro de los mismos, han ido en aumento7.

Los vínculos entre comercio, desarrollo y disfrute de los derechos humanos son cada vez más evidentes: desde el impacto de los mercados abiertos sobre el empleo en los países desarrollados, hasta la implementación de estándares laborales y medioambientales en los países en desarrollo; como desde la cuestión de las medidas restrictivas al comercio con el fin de proteger la salud pública, hasta los obstáculos a la participación plena de los países en desarrollo en el sistema económico internacional. Más aún, la OMC se ha convertido en el blanco de muchas de las críticas de la sociedad civil contra la globalización económica, y ha sido acusada de colaborar en la promoción de un modelo de globalización económica orientado hacia las corporaciones, poniendo el comercio por delante del medio ambiente, los procesos democráticos y los derechos humanos.

Es el propósito de este trabajo investigar y analizar la relación existente entre los derechos humanos y el comercio internacional moldeado de conformidad con las normas de la OMC. Page 16 Se debe aclarar que, no obstante su vasta importancia, la OMC no es el único organismo internacional de regulación del comercio. A lo largo de los últimos años los acuerdos regionales de comercio se han ido incrementando en número e importancia. Algunos de ellos, como la Unión Europea y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (más conocido como NAFTA), han excedido las pautas mínimas de la OMC, estableciendo como objetivo una mayor liberalización del comercio. Han tendido a imponer a los países en desarrollo estándares mucho más elevados que las reglas de la OMC, y a limitar la libertad que los países tienen de regular en favor de su interés público mucho más que la OMC. Si bien un análisis global acerca de las relaciones entre las reglas del comercio internacional y las normas sobre derechos humanos debería incluir el estudio de los acuerdos regionales, en el presente trabajo la atención se concentrará en una de las porciones más...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba