De las leyes Elia Sentia y Fufia Caninia

Autor:Francisco Samper
Páginas:31-37

Page 31

  1. De todos modos, no a cualquiera se le permite manumitir.

    Page 33

  2. Así, quien manumite en fraude de sus acreedores o en fraude de su patrono, no manumite válidamente, puesto que la ley Elia Sentia impide tal libertad.

  3. De la misma manera, al amo menor de veinte años no se le permite manumitir sino por vindicta y después de que sea probada en consejo una justa causa de manumisión.

  4. Son justas causas de manumisión por así decirlo, si alguien manumitiera a un padre o a una madre, a un maestro o a un hermano de leche. Pero también pueden alegarse aquellas causas que hemos mencionado antes a propósito del esclavo menor de treinta años, respecto del cual hablamos también en este caso. Y por lo mismo, las causas referidas para un amo menor de veinte años pueden servir para el esclavo menor de treinta años.

  5. Y ciertamente, aunque la ley Elia Sentia estableció una restricción de manumitir para los amos menores de veinte años, sucede que el amo que haya cumplido catorce años de edad, si bien le está permitido hacer testamento e instituir en él un heredero u ordenar legado, sin embargo, si en aquel momento todavía no había cumplido los veinte años, no podrá dar a su esclavo la libertad.

  6. Y si un amo menor de veinte años quiere hacer latino a su esclavo, también deberá probar causa en consejo, y después manumitirlo entre amigos.

  7. Por otra parte, la ley Fufia Caninia estableció un límite para manumitir a los esclavos mediante testamento.

    Page 35

  8. Así, al que tenga más de dos y no más de diez esclavos se le permitirá manumitir hasta la mitad de ese número; al que tenga más de diez y no más de treinta se le permitirá manumitir hasta la tercera parte; y a quien tenga más de treinta y no más de cien, se le concederá manumitir hasta una cuarta parte. Por último, a quien tenga de ciento uno a quinientos, no se le permitirá manumitir más de una quinta parte. En la ley Fufia Caninia no se hace mención de quien tiene más de quinientos, pero sí prescribe que no podrá manumitir más de cien. Si alguien tiene un solo esclavo, o dos, no hace al caso para dicha ley, y tiene plena libertad de manumitirlos.

  9. Esta ley sólo se aplica a las manumisiones testamentarias. Los que manumiten por vindicta, censo, o entre amigos, pueden dar la libertad a todos sus esclavos, siempre que otra causa no la impida.

  10. No obstante, respecto a lo que hemos dicho del número lícito...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba