El secreto diplomático después de Wikileaks: Las relaciones internacionales en una era de filtraciones

AutorPablo Francescutti
Cargo del AutorUniversidad Rey Juan Carlos - Madrid
Páginas579-593
EL SECRETO DIPLOMÁTICO DESPUÉS
DE WIKILEAKS: LAS RELACIONES
INTERNACIONALES EN UNA ERA DE FILTRACIONES1
Pablo Francescutti
Universidad Rey Juan Carlos - Madrid
INTRODUCCIÓN
Ya han sido dos años del inicio del “Cablegate”: la filtración de los cables
del Departamento de Estado estadounidense realizada por entregas a partir
del 28 de noviembre de 2010 por la organización de ciberactivistas Wiki-
leaks, a través de cinco medios de referencia internacional (The Guardian,
Der Spiegel, Le Monde, The New York Times y El País). En las semanas si-
guientes a su publicación, las valoraciones de su impacto se polarizaron: los
más optimistas hablaron del “fin del secreto diplomático”, de la apertura
de una nueva era en la esfera pública global, de un salto cualitativo en la
transparencia de las relaciones internacionales; los más pesimistas, de un de-
terioro de la seguridad nacional e internacional o del fin de la diplomacia2.
El tiempo transcurrido desde aquel acontecimiento nos parece un lapso su-
ficiente para calibrar en qué medida las afirmaciones formuladas al calor de
los hechos se han visto refrendadas por la evolución posterior de la actividad
diplomática.
EL CABLEGATE
Para comenzar, un breve resumen de los hechos. La filtración de docu-
mentos conocida como “Cablegate” fue presuntamente llevada a cabo por
un soldado estadounidense, Bradley Manning, quien entregó a Wikileaks
1 Este trabajo forma parte de los resultados del proyecto de I+D “El fenómeno Wikileaks en
España: Un análisis semiótico y mediológico”. Ref. CSO 2011-23315.
2 Entre quienes expresaron este punto de vista figuran el ex embajador estadounidense Alvin
Adams, con una trayectoria de treinta años, quien dijo: “Wikileaks nos hace menos seguros, no porque
haya expuestos fragmentosde información, sino porque su consecuencia será la imposibilidad del com-
promiso diplomático”; y el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Franco Frattini, quien sostuvo
que era el fin de la diplomacia y acusó a Assange de querer destruir el mundo.

To continue reading

Request your trial