El sistema monetario internacional (II): el fondo monetario internacional

Autor:Manuel López Escudero
Páginas:273-295
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO XII
EL SISTEMA MONETARIO INTERNACIONAL (II):
EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL
Manuel López Escudero
I. INTRODUCCIÓN
1. Desde su creación, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ocupa
una posición central en la organización de las relaciones monetarias inter-
nacionales y, por ello, el conjunto del sistema monetario internacional gira,
en buena parte, a su alrededor, aunque existen, como se ha explicado en el
capítulo precedente, otras organizaciones y foros internacionales que son,
también, actores de dicho sistema. Es más, puede decirse que la cooperación
internacional en el ámbito económico y monetario adquirió relevancia con la
creación del FMI tras la Segunda Guerra Mundial, siendo la consolidación
del Derecho monetario internacional como sector específico del Derecho
internacional público deudora de su actuación.
2. El FMI es una organización universal de carácter técnico, que tiene
el estatuto de organismo especializado de conformidad con el art. 57 de la
Carta de las Naciones Unidas y con el acuerdo entre la ONU y el FMI con-
cluido el 10 de julio de 1957. El derecho originario del FMI está formado
por el Convenio Constitutivo del Fondo Monetario Internacional, adoptado
en la Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas celebrada
en Bretton Woods el 22 de julio de 1944, que entró en vigor el 27 de diciem-
bre de 1945 y que ha sido enmendado en tres ocasiones.
274 MANUEL LÓPEZ ESCUDERO
El FMI, que comenzó sus actividades el 1 de marzo de 1947, logró un
éxito espectacular hasta 1970 en el cumplimiento de su misión fundamental
de asegurar un sistema monetario internacional con convertibilidad de las
monedas de los Estados con economías desarrolladas a un tipo de cambio
fijo, basado en el patrón oro y en el que el dólar estadounidense ocupaba una
posición crucial, porque la Reserva Federal garantizaba la convertibilidad
ilimitada de los dólares por oro. El número de Estados pertenecientes al
FMI ha ido en aumento constante, pasando de los cuarenta y cinco países
miembros iniciales de 1946 a los 186 actuales, con lo que puede afirmarse
que el FMI tiene una jurisdicción casi universal en materia monetaria. A
esta extensión geográfica, se ha unido una diversificación de su ámbito de
actuación y de sus actividades, de manera que a partir del abandono en 1978
del sistema de paridades fijas con la segunda modificación de su Convenio
Constitutivo, el FMI ha pasado de ser una institución eminentemente mo-
netaria, centrada en el control de los tipos de cambio y la convertibilidad
monetaria, a convertirse en una organización con competencias monetarias,
pero también económicas y financieras, que se ocupa de los sistemas de pa-
gos, de los mercados de capitales y de las reformas financieras.
3. El FMI es, sin duda, una de las organizaciones internacionales más
poderosas, tanto por el volumen de fondos que maneja como por su capaci-
dad de influencia sobre numerosos Estados. Sin embargo, esta organización
ha sido una presencia misteriosa en la sociedad internacional durante buena
parte de su historia, que atraía sólo la atención de los economistas iniciados
en las finanzas internacionales. No obstante, este poder en la sombra del
Fondo comenzó a ser objeto de atención a mediados de la década de los
ochenta y desde la década de los noventa se ha convertido en una de las or-
ganizaciones internacionales con mayor impacto político y mediático, como
consecuencia de las críticas procedentes de los movimientos antiglobaliza-
ción.
El inicio del siglo XXI supuso un duro correctivo para el Fondo, que
afrontó una crisis profunda de legitimidad y de eficiencia, a la vez que una
crisis de su funcionamiento institucional y un agotamiento de su sistema
de financiación. Para enfrentar estos desafíos, el FMI inició un proceso de
modernización en septiembre de 2005, con la denominada Estrategia a Me-
diano Plazo, cuyo objetivo era conseguir un FMI más acorde con las nece-
sidades de gobierno económico y monetario de la sociedad internacional
globalizada del siglo XXI. La crisis financiera global de 2008 ha vuelto a po-
ner de manifiesto la necesidad del FMI para articular un sistema monetario
y financiero internacional ordenado y controlado. En efecto, con la crisis el
FMI ha vuelto a reforzarse, puesto que el G-20 ha acordado aumentar con-
siderablemente sus recursos para favorecer la concesión de más préstamos a
los países emergentes y de bajo ingreso que están sufriendo las consecuen-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA