El sistema monetario internacional (I): grupos, foros y organizaciones internacionales

Autor:Manuel López Escudero
Páginas:253-271
 
EXTRACTO GRATUITO
CAPÍTULO XI
EL SISTEMA MONETARIO INTERNACIONAL
(I): GRUPOS, FOROS Y ORGANIZACIONES
INTERNACIONALES
Manuel López Escudero
I. EL SISTEMA MONETARIO INTERNACIONAL: UNA VISIÓN
GLOBAL
1. La moneda o más bien el poder de acuñar moneda (ius cudendae
monetae) es un elemento esencial de la soberanía del Estado moderno, que
pertenecía a su esfera de competencia exclusiva hasta que se desarrolló la
cooperación monetaria internacional con la creación del FMI tras la Segun-
da Guerra Mundial. En principio, una moneda sólo tiene poder liberatorio en
el territorio del Estado emisor y la política monetaria es controlada por di-
cho Estado. Fuera del territorio del Estado emisor, una moneda es una mer-
cancía más, como otras muchas. No obstante, el desarrollo de las relaciones
monetarias internacionales ha erosionado la soberanía monetaria estatal y ha
convertido a la moneda en una materia de interés internacional, en relación
con la cual se han adoptado normas jurídicas internacionales.
Las normas que conforman el sistema monetario internacional tienen
su punto de partida en el hecho de que no existe centralización del poder
monetario en la sociedad internacional. En efecto, cada Estado emite, en
principio, su propia moneda, concediéndole poder liberatorio en su territorio
y dejando su control en manos de sus autoridades monetarias (banco central
nacional y ministerio de economía, normalmente). La excepción más rele-
254 MANUEL LÓPEZ ESCUDERO
vante es el euro, por ser la moneda común de dieciséis Estados, gestionada
por un banco central independiente, perteneciente a una organización inter-
nacional, como es la Unión Europea.
Por ello, las relaciones monetarias internacionales, a diferencia de las
internas, se caracterizan por la ausencia de una moneda común y por la
existencia de numerosos poderes monetarios soberanos. Resulta necesario
articular un sistema para compatibilizar la actuación de los Estados y para
intercambiar sus monedas, ya que la moneda es el aceite que mueve los
engranajes de la economía y no son posibles relaciones económicas inter-
nacionales si no se pueden cambiar monedas a un precio, que se denomina
técnicamente tipo de cambio.
Las normas del sistema monetario internacional cumplen este doble ob-
jetivo de garantizar las transferencias monetarias internacionales mediante
la convertibilidad de las monedas a un tipo de cambio determinado y de
asegurar la compatibilidad de la actuación exterior de los Estados en materia
monetaria. Este sistema monetario interestatal se diseñó en la Conferencia
de Bretton Woods en 1944 y es de naturaleza pública, ya que ha sido creado
por y para los Estados, aunque sus normas condicionan la actividad finan-
ciera de los operadores económicos privados.
2. El desarrollo tecnológico operado desde la década de los años se-
tenta ha posibilitado un aumento espectacular de las relaciones monetarias
internacionales entre particulares y ha provocado la aparición de un merca-
do financiero internacional de proporciones descomunales y que difícilmen-
te puede ser controlado por los Estados. Este mercado de las eurodivisas,
como se le denomina habitualmente, constituye hoy un auténtico sistema
financiero internacional, de carácter privado donde entidades financieras,
grandes empresas y Estados buscan financiación. El acceso a estos euromer-
cados depende sólo de la solvencia económica y financiera de la entidad y su
funcionamiento no está sometido a ningún régimen jurídico, determinando
los participantes el derecho al que someten sus operaciones (normalmente
la ley del Estado de Nueva York, la ley inglesa o la ley de otros centros fi-
nancieros importantes).
En la década de los años ochenta, este sistema financiero privado eclipsó
al sistema monetario internacional y los «eurobancos» sustituyeron al FMI
como prestamistas de divisas a los Estados. El endeudamiento excesivo de
muchos Estados y las crisis financieras internacionales de los años noventa
han obligado a un acercamiento entre el sistema monetario y el sistema fi-
nanciero internacional, de forma que hoy se puede hablar de la existencia de
un sistema monetario y financiero internacional que comprende el conjunto
de normas, acuerdos y prácticas aplicables a las relaciones monetarias entre
Estados y a la financiación de las transacciones internacionales. En realidad,

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA