Actividad Comercial en Mercados Internacionales: El Contrato como Instrumento Legal, Preventivo y Previsor

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Entorno Internacional y Riesgos Jurídicos

"Toda empresa que desarrolla su actividad comercial en mercados exteriores debe adquirir la conciencia y la mentalidad apropiadas para hacer frente a los posibles riesgos derivados de su actividad, negociando y gestionando adecuada y profesionalmente el consiguiente contrato por escrito. Se trata de activar y hacer efectivo instrumento esencial para garantizar la seguridad jurídica de la relación, así como para proteger los intereses y expectativas de los implicados en la misma".

Es indudable que la operativa del comercio internacional implica mayores riesgos que la actividad comercial desarrollada en entornos domésticos. Desde ese punto de vista la empresa que piensa estratégicamente está obligada a conocerlos primero para, en una segunda etapa catalogarlos, realizar el correspondiente análisis y medir sus efectos, seleccionando los instrumentos jurídicos más adecuados para minimizar su posible impacto.

En un escenario global de los negocios cada vez más complejo e incierto la lógica de dicho argumento se debe extender a todos los aspectos que puedan afectar a la actividad internacional de la compañía, ya que el impacto de cualquier error o negligencia legal puede tener consecuencias muy perniciosas para la organización, incluyendo el daño causado a su reputación e imagen en los mercados. Así, es del todo evidente que el contrato desempeña una función estratégica primordial e insustituible para hacer frente a posibles situaciones de riesgo, como elemento de previsión y prevención de escenarios poco deseables para la empresa.

En materia legal dicho análisis abarca todo el proceso, iniciado en la fase precontractual con los primeros contactos y la negociación realizada entre las partes, pues como es lógico no se puede ni se debe desconocer y menos aún, obviar que con algunas excepciones en las que la norma aplicable no la reconoce, existe responsabilidad jurídica por los actos realizados en el periodo de actos preparatorios a la firma del contrato definitivo.

Igualmente, en la etapa de formación del contrato existen una serie de circunstancias que pueden afectar los intereses y expectativas de los operadores en el desarrollo de la transacción comercial, por lo que deben de ser conocidas, analizadas y valoradas por las partes. La más relevante hace referencia a la redacción de los términos del acuerdo, que debe ajustarse a la realidad de la operación además de otorgar la necesaria seguridad jurídica a las partes implicadas.

Este hecho implica la necesidad de conocer en profundidad para luego aplicar unos conocimientos técnicos de los que muchas empresas carecen, por no contar con profesionales especializados en el área jurídica. Por este motivo y en dichas circunstancias es altamente recomendable que las compañías acudan al asesoramiento profesional y busquen el consejo legal externo, entendiendo que dicha opción responde a la idea de una inversión estratégica en seguridad jurídica, y no a un gasto irrelevante, superfluo, o que pueda ser evitado.

Si el contrato está bien armado y surge algún problema en su fase de ejecución las partes sabrán a qué atenerse y actuar en consecuencia, incluso en el supuesto de que la viabilidad del acuerdo tenga que pasar por la necesidad de recurrir a dirimir las discrepancias en vía judicial...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA