El Presidente Sarkozy insta al G20 a fortalecer la dimensión social de la globalización

Páginas:47-48
 
CONTENIDO

Page 47

El pasado mes de mayo, Juan Somavía, Director General de la OIT, acogió favorablemente el reconocimiento por parte del Presidente francés, Nicolas Sarkozy, del papel esencial que una organización tripartita como la OIT puede desempeñar en reforzar la dimensión social de la globalización. "Una globalización más sólida, fuerte, que beneficie a los trabajadores y promueva el progreso social. Ésta es la ambiciosa hoja de ruta que les ha sido delegada" declaró el Presidente francés el lunes ante quienes participarán en la reunión de ministros de Trabajo y Empleo del G20 que se llevará a cabo en París el 26 y 27 de septiembre, en preparación de la Cumbre de noviembre en Cannes.

En respuesta a estas declaraciones, el Sr. Somavía dijo: "al hacer un llamamiento a favor del fortalecimiento de la dimensión social de la globalización, la presidencia francesa del G20 busca acercar a este Grupo a las inquietudes de la población respecto al empleo, la dignidad del trabajo y la seguridad. El G20 debería escuchar este llamamiento a favor de una mayor coherencia

Page 48

entre las políticas macroeconómicas y los beneficios sociales, así como del empleo que éstas deben promover".

El Jefe de Estado de Francia, que ejerce actualmente la presidencia de turno del G20, subrayó la necesidad de "garantizar que la globalización se base en el progreso social para impulsar el progreso económico", y añadió que el progreso social es "la mejor manera de garantizar una prosperidad económica prolongada". Sus palabras reflejan las declaraciones recientes de la OIT sobre justicia social y trabajo decente.

Al hacer un llamamiento a favor de "una gobernanza económica mundial, representada por el G20, y las principales organizaciones económicas internacionales", el Jefe de Estado francés señaló que el Director General de la OIT ha comprometido desde hace tiempo a su organización con el logro de "una gobernanza internacional más equitativa y eficiente".

El Presidente Sarkozy se refirió a la "Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa" (2008) y al "Pacto Mundial para el Empleo" (2010), y señaló que en 2010, la Conferencia Internacional del Trabajo puso de manifiesto "la necesidad de una mayor coherencia entre las políticas económicas, financieras y sociales, y las instituciones que las aplican".

Colocar al empleo en un lugar prioritario de las decisiones económicas

Al referirse a la necesidad de colocar al empleo en un lugar prioritario de las decisiones económicas, el Presidente Sarkozy elogió el trabajo que la OIT y la Organización de Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han realizado ya para la presidencia francesa del G20. "Si queremos recuperar en 2015 el nivel de empleo previo a la crisis, debemos crear 110 millones de puestos de trabajo en todos los países del G20, o 22 millones anuales durante cinco años", dijo, citando la labor de las dos organizaciones.

Al abordar el desarrollo de redes de protección social en todo el mundo, el Presidente francés elogió la labor "extraordinaria" realizada por el Grupo de Consulta sobre Protección Social, y destacó la aportación de su Presidenta, la Sra. Bachelet.

El Presidente Sarkozy se refirió también a la necesidad de intensificar el respeto por los derechos en el trabajo, expresando abiertamente su desaprobación "por la competencia sin normas que arrastrará a todos hacia abajo".

"Francia no puede aceptar que los miembros del G20, la mayoría de los cuales son también miembros de la OIT, no hayan ratificado en su totalidad los convenios de la OIT sobre los ocho derechos fundamentales en el trabajo".

Subrayó que Francia confiere gran importancia a la participación de los interlocutores sociales en los debates sobre cuestiones sociales en el seno del G20, y reiteró que Francia se propone firmemente reforzar la contribución de estos interlocutores a la labor del G20 durante su presidencia del Grupo.