Las reformas militares durante la II República: un asunto político

Autor:Enrique Roldrán Cañizares
Cargo:Universidad de Sevilla
Páginas:403-419
Revista inteRnacional de Pensamiento Político - i ÉPoca - vol. 11 - 2016 - [403-419] - issn 1885-589X
403
LAS REFORMAS MILITARES DURANTE LA II
REPÚBLICA: UN ASUNTO POLÍTICO
MILITARY REFORMS DURING THE SPANISH II REPUBLIC: A
POLITICAL MATTER
Enrique Roldán Cañizares
Universidad de Sevilla
enrolcan@gmail.com
Recibido: agosto de 2016
Aceptado: noviembre de 2016
Palabras clave: Ejército, España, II República, Reformas, Azaña
Keywords: Army, Spain, II Republic, Reforms, Azaña
Resumen: La historia de la II República española no podría entenderse sin
estudiar el conjunto de reformas que sufrió el ejército desde 1931, unas
reformas en las que el papel desempeñado por Manuel Azaña es más que
fundamental. Estas reformas implementadas a lo largo del corto periodo
republicano suscitaron las críticas del ejército español; sin embargo es ne-
cesario lanzar una pregunta: a pesar de tratarse de una maniobra política,
¿fueron necesarias en aras de la modernización del ejército español?
Abstract: The history of the Spanish II Republic can not be understood
without studying the whole pack of reforms that the army experimented
since 1931, where it is fundamental to stand out the role displayed by
Manuel Azaña. These reforms, developed along the short republican
period meant the opposition of the army; however, it is necessary to make
a question to ourselves: Besides the political fact, were they necessary in
order to modernize the Spanish army?
1. Introducción
La historia de la II República española no podría entenderse sin estudiar el conjun-
to de reformas que sufrió el ejército desde 1931, en las que el papel desempeñado
por Manuel Azaña es más que fundamental. Azaña, un civil al cargo del Ministerio
de Guerra1,iniciaría una serie de reformas que no solo se encuadraron en el proceso
1. Una de las características más relevantes de las reformas militares del periodo republicano radica
en el hecho de que dichas reformas fueron dirigidas por autoridades civiles, tal y como se desprende
del carácter civil de todos aquellos que ocuparon la cartera de guerra durante la II República, a saber:
Azaña, Martínez Barrios, Diego Hidalgo, Lerroux y Gil Robles. Vid. Fernando López Ramón, “Las
Revista inteRnacional de Pensamiento Político - i ÉPoca - vol. 11 - 2016 - [403-419] - issn 1885-589X
404
reformador republicano2, sino que se in-
sertaron en la corriente de pensamiento
político – militar que se había extendido
entre los países europeos tras el n de la
I Guerra Mundial3. En este sentido, cabe
destacar que el propio Azaña armó que
su preocupación por los temas militares
se basaba en un motivo interno, de una
parte, y en un motivo externo de otra,
como consecuencia de las posturas adop-
tadas por los líderes europeos tras el esta-
llido de la Gran Guerra4.
Azaña había visitado diversos frentes de
la I Guerra Mundial, y su interés y gus-
to por el modelo del ejército francés, el
que precisamente había vencido la gue-
rra, era algo latente5. De hecho, dicho
modelo, basado en la reducción del nú-
mero de hombres, en “el predominio del
fuego sobre el movimiento y la defensa
sobre la maniobra ofensiva”, así como
reformas militares de Azaña” en Las reformas
administrativas en la II República, Madrid, Ins-
tituto Nacional de Administración Pública, 2009,
p. 89.
2. José Luis Neila Hernández, “Azaña y los fun-
damentos teóricos de la Reforma Militar y la
Política de Defensa Nacional de la II Repúbli-
ca Española”, Cuadernos Republica nos, nº 22,
1995, p. 36
3. Michael Alpert, “Una reforma inocente: Azaña
y el ejército”, Studia Histórica. Historia Contem-
poránea, nº 1, 1983, p. 32.
4. Manuel Ramírez, Las reformas de la II Repú-
blica, Madrid, Túcar Ediciones, 1977, p. 51.
5. En las Obras Completas de Manuel Azaña se
pueden encontrar trabajos sobre la política mili-
tar francesa, donde se analizan, entre otros ele-
mentos, los antecedentes políticos de la reforma
militar francesa de 1872, la democratización del
ejército francés, la orientación de la política mi-
litar francesa y la situación de la misma en vís-
peras de la I Guerra Mundial. Vid. Manuel Aza-
ña, Obras Completas, México, Ediciones Oasis,
1966, pp. 257 – 434.
“en la rapidez de la movilización de la
nación en armas frente a la agresión ex-
terior” había sido aceptado e implantado
en países como Polonia, Checoslovaquia,
Yugoslavia y Grecia6. Pero a pesar de la
decantación de Azaña por el modelo del
ejército francés, el otrora Presidente de la
II República Española era consciente de
la necesidad de no ignorar las diferencias
entre ambos Estados ya que, entre otros
factores, había un elemento que los se-
paraba: a diferencia de lo que ocurría en
el caso francés, España no contaba con
ningún enemigo externo desde 1808,
enemigo que curiosamente, había sido la
propia Francia7. Pero la intención de Aza-
ña de constituir un ejército defensivo, no
solo se adaptaba al modelo francés, sino
que también lo hacía al modelo común-
mente aceptado tras la I Guerra Mundial,
que en connivencia con la Sociedad de
Naciones, apostaba por una política ge-
neral europea marcada por el pacismo8,
algo que a la postre también tendría su
reejo en la Constitución de 19319.
Antes de dar inicio al paquete de refor-
mas, el propio Azaña adelantó en el Con-
greso de los Diputados su intención de
implementar una serie de medidas que
tendrían como objetivo crear unas fuer-
zas armadas que fuesen adecuadas, no
solo a las necesidades, sino también a las
6. José Luis Neila Hernández, “Azaña y los fun-
damentos teóricos de la Reforma Militar y la
Política de Defensa Nacional de la II República
Española”, cit., pp. 40 – 41.
7. Ibid., p. 45.
8. Gabriel Cardona, El poder militar en la Es-
paña contemporánea hasta la guerra civil, Siglo
veintiuno de España editores, Madrid, 1983, p.
123.
9. El artículo 6 de la Carta Magna republicana es-
tablecía la renuncia a la guerra como instrumento
de política internacional por parte de España.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba