Las Naciones Unidas se preocupan: conocer las realidades del VIH y del SIDA

Páginas:40-41
RESUMEN

Los trabajadores se enfrentan a menudo a la discriminación, la estigmatización y otras violaciones de los sus derechos fundamentales en el trabajo por razón de su situación, ya sea real o percibida, en relación con el ViH. también corren el riesgo de contraer una infección por el ViH si no son conscientes de las vías de transmisión del virus o de los métodos de prevención. como en cualquier otro lugar de trabajo, en las naciones Unidas se aplica un programa, denominado "la onU con nosotros", sobre el ViH en el lugar de trabajo cuyo fin es fomentar la concienciación en esta materia. charlotte cols informa sobre una sesión de aprendizaje organizada recientemente por el programa en la sede central de la oit en ginebra.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 40

Los trabajadores se enfrentan a menudo a la discriminación, la estigmatización y otras violaciones de los sus derechos fundamentales en el trabajo por razón de su situación, ya sea real o percibida, en relación con el ViH. también corren el riesgo de contraer una infección por el ViH si no son conscientes de las vías de transmisión del virus o de los métodos de prevención. como en cualquier otro lugar de trabajo, en las naciones Unidas se aplica un programa, denominado "la onU con nosotros", sobre el ViH en el lugar de trabajo cuyo fin es fomentar la concienciación en esta materia. charlotte cols informa sobre una sesión de aprendizaje organizada recientemente por el programa en la sede central de la OIT en ginebra.

Entre casi los 100.000 hombres y mujeres que trabajan para las Naciones Unidas en todo el mundo, un 1,5% puede ser portador del VIH. Porcentaje superior al umbral del 1% que suele servir de punto de referencia para definir una epidemia a escala nacional.

La movilidad y el estrés en el trabajo suelen caracterizar las vidas profesionales del personal de las Naciones Unidas y aumentan el riesgo de contraer el VIH. En consecuencia, es importante que los miembros de los diversos órganos de las Naciones Unidas reciban formación para protegerse.

Con ocasión del Día Mundial del SIDA -que se celebra el 1 diciembre de cada año- "La ONU con nosotros" organizó una sesión de formación en la sede de la OIT en Ginebra. La formación interactiva

Page 41

contó con la participación de 26 funcionarios de diversos órganos de las Naciones Unidas y se impartió según el método llamado "WildFire"-en referencia a la rapidez con la que se propaga el VIH.

En una escenificación planificada para suscitar la reflexión general se solicitó a dos participantes que representaran el papel de personas seropositivas, sin que el resto de participantes lo supiera. Tras un primer "apretón de manos" general, que simbolizaba las relaciones sexuales sin protección, el número de personas con riesgo de contraer el VIH había aumentado de forma exponencial.

Durante las dos horas que duró el ejercicio y dirigidos por expertos, los participantes reflexionaron sobre cómo se sentirían si se infectaran con el VIH o no supieran si están infectados o no. También se debatió si informarían de su situación de seropositivos a sus parejas, amigos y jefes.

La experiencia ayuda a las personas a comprender lo que significa protegerse, a uno mismo y a la pareja, y facilita información sobre los derechos y las prerrogativas que contempla la política relativa al personal de las Naciones Unidas. También anima a los miembros del personal a crear un entorno laboral justo, equitativo y respetuoso, con "tolerancia cero" en relación con la estigmatización y la discriminación. Este último objetivo refleja el principio clave que se acordó en la Recomendación de la OIT sobre el VIH y el SIDA y el mundo del trabajo (núm. 200), aprobada en la Conferencia Internacional del Trabajo en junio de 2010.

La Dra. Sophia K. Kisting, directora del programa de la OIT sobre el VIH/SIDA y el mundo del trabajo ( OIT / SIDA) se refirió durante la sesión de aprendizaje a la importancia de aplicar la nueva norma internacional de trabajo: "Para la dignidad de un portador del VIH es esencial tener un trabajo y poder seguir trabajando como cualquier otra persona".

"En ocasiones, los compañeros ni siquiera se atrevían a utilizar mi teléfono"

Manuel Da Quinta, representante de "La ONU con nosotros" en la sesión y seropositivo durante 15 años sin ocultar su condición, contó las dificultades que suele representar el lugar de trabajo a través de su experiencia personal y su lucha contra la falta de información y de tolerancia en el trabajo. "En ocasiones, los compañeros ni siquiera se atrevían a utilizar mi teléfono", afirmó.

Una gran mayoría de trabajadores seropositivos no informa de su situación en el trabajo por temor al rechazo de los compañeros, a ser excluidos de alguna promoción en el trabajo o a ser despedidos utilizando otros pretextos. Estos temores tienen consecuencias negativas para la persona y para el entorno laboral.

Pueden propiciar la soledad y disuadir a los afectados a buscar asistencia médica y apoyo. "Es esencial hablar y no sentirse aislado", concluyó el Sr. Da Quinta.

Con la organización de sesiones de aprendizaje, el programa "La ONU con nosotros" intenta fomentar una comunicación más abierta entre el personal en relación con el VIH. Con más información y mejor disposición para abordar la cuestión abiertamente, es más probable que los afectados por el VIH tengan menos miedo a la estigmatización y la discriminación. Sus compañeros también se sentirán más inclinados a garantizar que se sientan cómodos e integrados en el lugar de trabajo.

Además, los trabajadores tienen un mayor control de sus propios riesgos y conductas cuando el lugar de trabajo les ofrece un entorno seguro en el que voluntariamente pueden conocer su situación en relación con el VIH, con la garantía de que la información que reciban al respecto será confidencial.

En conclusión: con independencia del lugar en el que uno trabaje, la necesidad de garantizar que los trabajadores están protegidos e informados sigue siendo crucial. A pesar de una cierta reducción observada en las tendencias mundiales, la pandemia del VIH dista mucho de estar resuelta; siguen apareciendo nuevos casos de infección por el VIH en muchos países, aunque la prevalencia sea baja. ?

Deseamos expresar nuestro agradecimiento a Joanna Morris (OMS), a Xavier Orellana (La ONU con nosotros/ONUSIDA), a Jill Caughley ( OIT ), a la Dra. Jacquie Hardiman ( OIT ), a la Dra. Sophia Kisting ( OIT /SIDA) y Manuel Da Quinta (La ONU con nosotros) por aumentar el nivel de sensibilización entre los miembros del personal de las Naciones Unidas y por organizar este evento. Para más información sobre el VIH/SIDA y el sistema de las Naciones Unidas, véase: www. uncares.org;www.unplus.org; www.who.int/hiv; www.ilo.org/aids.