Mejora de la labor de reconstrucción

Autor:Moyette Gibbons
Páginas:21-24
 
CONTENIDO
21
revista TRABAJO
NÚMERO ESPECIAL DE 2017
Alrededor de 1.500 millones de personas viven en países que se encuentran en situación
de fragilidad o de violencia armada, y 200 millones de personas más se ven afectadas
por catástrofes que surgen de forma paulatina o repentina. Si bien los conictos y las
catástrofes obedecen a factores de índole diversa y pueden incidir de distinta manera en la
sociedad, de un modo u otro menoscaban los medios de vida de la población y el trabajo
decente. Estas dicultades, de no subsanarse, pueden provocar un aumento de la pobreza,
de la desigualdad y del malestar social.
Por Moyette Gibbons
En el orden del día de la 106a Reunión de la
Conferencia Internacional del Trabajo gura la revisión
de la Recomendación de la OIT sobre la organización
del empleo (transición de la guerra a la paz) (Núm. 71),
adoptada en 1944. Dicha revisión pone de maniesto una
mayor concienciación internacional en relación con la
importancia que revisten el empleo y el trabajo decente
en países frágiles afectados por crisis.
Ello obedece al consenso internacional, cada vez
mayor, resultante de la necesidad de abordar esas
dicultades, incluido el modo de hacerlo, en situaciones
de fragilidad, conicto o catástrofe, y de restablecer
la estabilidad. La Recomendación objeto de revisión
constituye el único instrumento normativo relativo al
empleo y al trabajo decente en el marco de iniciativas de
desarrollo, humanitarias y de consolidación de la paz en
los planos nacional e internacional.
La OIT contribuye de forma directa desde hace
mucho tiempo a la promoción del empleo y del trabajo
decente en países afectados por crisis, por ejemplo,
en Afganistán, República Centroafricana, Colombia,
República Democrática del Congo, Haití, Liberia, Malí,
Sierra Leona, Somalia y Timor-Leste, y recientemente,
en Ucrania. La labor de la OIT en esos países, entre
otros, abarca todas las esferas del programa estratégico
de la organización, en particular, la promoción de los
MEJORA DE
LA LABOR DE
RECONSTRUCCIÓN
La OIT presta asistencia a varios países para
superar situaciones de conicto y catástrofe
y evitar crisis en el futuro
© Marcel Crozet/OIT
22
revista TRABAJO
derechos laborales fundamentales, la facilitación de
las oportunidades de empleo, la protección social y el
fomento del diálogo social y del tripartismo.
A continuación se enumeran varios ejemplos.
Liberia ha logrado notables avances para consolidar la
paz, fomentar su economía, mejorar los servicios sociales y
facilitar la reconstrucción y el desarrollo de infraestructuras
a gran escala desde que en 2003 terminó su guerra civil
de 14 años. Su economía fue una de las que se desarrolló
a un ritmo más rápido en 2013, con arreglo a una tasa de
crecimiento aproximada del 8,7%. Sin embargo, la crisis del
Ébola ha menoscabado algunos de esos logros.
El 91% de los jóvenes trabajadores de Liberia tiene un
empleo en el sector informal, sin formación profesional,
oportunidades laborales, ni acceso a servicios sanitarios
adecuados. El desempleo juvenil, particularmente elevado
entre excombatientes, sigue constituyendo una gran
amenaza para la paz y la estabilidad del país.
En el marco de la estrategia de recuperación de los
efectos del Ébola, la OIT colabora con UNICEF, la Ocina
Nacional de ONU-Hábitat y las autoridades de Monrovia
en un proyecto piloto sobre servicios de suministro de agua,
sanitarios e higiénicos (WASH) en Clara Town, una de las
cuatro comunidades beneciarias del proyecto.
Se prevé que el proyecto de la OIT contribuya a
ampliar los servicios de saneamiento de base, mejorar las
condiciones ambientales e higiénicas, y promover el empleo
LIBERIA
LA RECUPERACIÓN DEBERÍA HACER
HINCAPIÉ EN EL EMPLEO
El proyecto “Empleo por la paz y la resiliencia”, uno de
los cinco programas de referencia de la OIT, tiene como
objetivo fomentar la paz y la resiliencia mediante nuevas
oportunidades laborales, la promoción del empleo y el
fortalecimiento de la capacidad institucional en países
asolados por conictos y propensos a catástrofes. Dicho
proyecto facilita el desarrollo y la ejecución de proyectos
que hacen hincapié en el empleo, así como el acceso al
mercado de trabajo mediante estrategias que fomentan
la inversión ecaz en el empleo y el desarrollo de
competencias y capacidades empresariales, así como un
entorno político propicio para la recuperación en el plano
socioeconómico.
El proyecto permitirá fomentar el empleo juvenil en aras
de la paz y la resiliencia. También facilitará el desarrollo
de la capacidad de varios países para que superen el
círculo vicioso que forman las catástrofes, la pobreza y
los conictos resultantes de la vulnerabilidad económica,
social y medioambiental.
juvenil en las comunidades de los barrios marginales de
Monrovia. Además de mejorar la calidad del agua y de los
servicios de saneamiento, el proyecto también hace hincap
en la gestión de residuos sólidos. Con objeto de promover la
participación de la comunidad en el proyecto piloto, el año
pasado se organizaron una presentación y un taller sobre el
mismo durante dos días en Clara Town.
“El objetivo es que el proyecto redunde en benecio de
la comunidad, en particular de los jóvenes, que constituyen
el principal grupo [de población] que padece los efectos
de una elevada tasa de desempleo...; el proyecto ofrecerá
formación de índole diversa que facilitará a los jóvenes
la búsqueda de empleo en el futuro”, arma Bestman
Toe, Presidente de la Asociación de habitantes de zonas
marginales de Liberia.
En otros países, los conictos y la violencia constituyen
los mayores obstáculos para alcanzar los objetivos de
desarrollo acordados a escala internacional, e impiden que
los ciudadanos gocen de oportunidades laborales y que se
benecien del progreso socioeconómico.
El tifón Haiyan devastó varias zonas de las Islas Filipinas,
matando a miles de personas. La OIT brindó asistencia a las
víctimas en actividades de recuperación y reconstrucción.
Afganistán ha permanecido en guerra durante más de
30 años y actualmente los combates y las actividades de
grupos insurgentes siguen proliferando en el país. Más
del 90% del empleo en Afganistán puede considerarse
trabajo vulnerable. El Proyecto “Road to Jobs” (R2J), de
tres años de duración, puesto en marcha conjuntamente
por la Cooperación sueca para el desarrollo (Sida), la
AFGANISTÁN
© Marcel Crozet/OIT
© Marcel Crozet/OIT
23
revista TRABAJO
NÚMERO ESPECIAL DE 2017
© Marcel Crozet/OIT
24
revista TRABAJO
OIT y el Gobierno de Afganistán, tiene como objetivo crear
empleo de mejor calidad en las provincias de Samangan y
Balkh, situadas en el norte de Afganistán.
“El proyecto se rige por un enfoque de sistemas de
mercado para dar respuesta a las restricciones subyacentes
que dicultan el desarrollo y el empleo, y contribuye a
mejorar los medios de vida de la población y a reducir
el nivel de pobreza”, arma Julius Mutio, Asesor Técnico
Principal del Proyecto de la OIT “Road to Jobs”. “El proyecto
R2J se destina a hogares pobres y vulnerables del medio
rural y a trabajadores de comunidades rurales o centros
urbanos, así como a otros centros de trabajo destacados”.
Entre los principales logros del proyecto R2J cabe
destacar la capacitación de más de 1.500 mujeres del sector
lácteo en labores de cría de ganado y suministro de piensos
para animales, la vinculación de viticultores con empresas
productoras de vino, el establecimiento de un programa de
readquisición de pollos en apoyo a los avicultores y la mejora
del acceso a medicamentos adecuados para el ganado.
pidieron un préstamo para sufragar los costos adicionales
y contrataron como conductor a su hermano mayor,
Mohamed, que estaba sin empleo.
“Tenemos ambición y deseamos continuar nuestro
negocio, devolver el préstamo y comprar otros bajajs,
gracias a los conocimientos que adquirimos durante nuestra
formación”, arma Fartun. “Creo rmemente que podremos
invertir en otras actividades comerciales si gestionamos
ecazmente los benecios de este negocio”.
En Timor-Leste, el Proyecto de la OIT “Oportunidades
y servicios de apoyo empresariales (BOSS)” ha ayudado a
las comunidades locales a mejorar sus prácticas agrícolas,
facilitar su acceso al mercado, crear puestos de trabajo y
fomentar la creación de pequeñas y medianas empresas.
El proyecto, nanciado conjuntamente por “Irish Aid” y el
Programa de Ayuda de Nueva Zelandia, ha promovido el
desarrollo económico de la población pobre y el empleo de
calidad tanto para las mujeres como para los hombres, y ha
contribuido indirectamente a la consolidación de la paz y a
la prevención de conictos.
El proyecto BOSS forma parte de la labor del Instituto de
apoyo empresarial de Timor-Leste (IADE), dependiente de la
Secretaría de Estado para el desarrollo y la promoción del sector
privado. El proyecto ha contribuido a fortalecer la capacidad de
IADE para prestar servicios de desarrollo empresarial ecaces en
el incipiente sector privado de Timor-Leste.
El trabajo decente ayuda a las personas y a la sociedad a
abandonar situaciones de crisis y a emprender el camino del
desarrollo sostenible. También ofrece a las personas afectadas
por la crisis libertad, seguridad, dignidad, estima propia,
esperanza e interés en la reconciliación y la reconstrucción
de sus comunidades. La OIT brinda apoyo a los actores
nacionales para afrontar situaciones de crisis y evitar la
pérdida de los avances logrados en materia de desarrollo
sostenible. Esta labor tiene como objetivo principal proponer
a la comunidad internacional estrategias de inversión a largo
plazo, con miras a prevenir escaladas de crisis humanitarias,
preservar la paz y velar por el respeto de los derechos
humanos.
TIMOR-LESTE
Somalia es uno de los países más pobres del mundo, y
desde el derrocamiento del gobierno de Siad Barre en 1991
ha padecido diversos conictos que han fragmentado el
país y han dado lugar a una situación de vulnerabilidad
generalizada. El 47% de la población está desempleada
y el 75% de las jóvenes (de 15 a 24 años de edad) son
analfabetas.
Las hermanas Fartun Abdi Omar y Rahma Abdi Omar
participaron a mediados de 2014 en el programa “Jóvenes
por el Cambio”, una iniciativa conjunta de la OIT, el
PNUD y UNICEF. Ambas jóvenes, que abandonaron la
escuela a raíz del empeoramiento de la seguridad en su
ciudad, recibieron formación comercial y empresarial y
adquirieron competencias en materia de gestión nanciera;
posteriormente participaron en un concurso de elaboración
de planes de negocios y obtuvieron una subvención inicial
de 700 USD.
Ello les permitió adquirir un bajaj (tuk-tuk), medio de
transporte público ampliamente utilizado en Mogadiscio.
Puesto que el dinero que obtuvieron no era suciente,
SOMALIA
© Marcel Crozet/OIT