Joint Plan of Action de 24 de noviembre de 2013. Un primer paso para la solución del conflicto sobre el programa nuclear de Irán

Autor:Inmaculada Marrero Rocha
Cargo:Universidad de Granada
Páginas:311-315
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 311

  1. Desde que en 2003 se conociese que Irán estaba desarrollando actividades nucleares, incumpliendo las obligaciones que había asumido en el marco del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), se han sucedido las propuestas para encontrar una salida negociada al conflicto [véase la última de estas propuestas en el Anexo IV de S/RES/1929(2010) de 9 de junio]. Finalmente, el 24 de noviembre de 2013, Irán y el llamado Grupo 5+1, también conocido como E3+3, compuesto por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas más Alemania, acordaron el denominado Plan Conjunto de Acción (Joint Plan of Action). Se trata de un documento que tiene como principal finalidad generar el clima más adecuado para alcanzar una solución global y definitiva al conflicto sobre las actividades nucleares iraníes. Este acuerdo, que tendrá una vigencia de seis meses, prorrogable si las partes así lo deciden, reconoce el derecho de Irán a utilizar la energía nuclear con fines pacíficos, a la vez que su renuncia a fabricar armas nucleares. A cambio, el resto de los Estados negociadores se comprometen a no adoptar nuevas sanciones contra Irán, y aliviar algunas de las sanciones decretadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y otras que son producto de iniciativas multilaterales y nacionales que, desde hace años, tienen asfixiada a la economía iraní.

    El Plan Conjunto de Acción recoge una serie de actuaciones concretas que debe afrontar el Gobierno iraní durante los próximos seis meses, y que consisten en no enriquecer uranio en más de un 5 por 100 y desmantelar la infraestructura técnica apta para alcanzar un nivel de enriquecimiento superior, además de diluir su stock de uranio enriquecido al 20 por 100 para convertirlo en combustible o en polvo de óxido. Irán también se compromete a no seguir avanzando en sus actividades nucleares en las plantas de Natanz, Fordow y en la construcción del reactor de agua pesada, apto para la producción de plutonio, en sus instalaciones de Arak. Además, debe renunciar a seguir instalando centrifugadoras de segunda generación y a poner en servicio las 1.000 centrifugadoras nuevas que ya tiene instaladas. Por último, tendrá que facilitar al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) toda la información sobre sus actividades nucleares, instalaciones, materiales, reservas de uranio y otros recur-sos necesarios para el ciclo nuclear, además de garantizar a los inspectores del OIEA el acceso diario a sus instalaciones, sin necesidad de aviso previo. Como contrapartida

    Page 312

    a las actuaciones a las que se compromete Irán, el Grupo E3+3 dejará de obstaculizar las ventas de petróleo iraní y liberará, progresivamente, una parte de los activos que Irán tiene inmovilizados en bancos extranjeros, resultado de sus ingresos por la venta de petróleo. Según fuentes oficiales estadounidenses (Fact Sheet: First Step Understanding Regarding The Islamic Republic of Iran’s Nuclear Program, The White House, Office of Press Secretary, 23 de noviembre de 2013), en estos primeros meses Irán podría llegar a disponer de 4.200 millones de los 50.000 millones de dólares que se calcula tiene bloqueados. Igualmente, Estados Unidos y la Unión Europea se comprometen a suspender sus sanciones sobre los sectores automovilístico y petroquímico de Irán, al igual que las sanciones norteamericanas sobre la importación de piezas y servicios de reparación para la aviación civil iraní. Además, Teherán podrá reanudar sus opera-ciones comerciales con oro y piedras preciosas, y dispondrá de una línea de comercio seguro para la adquisición de bienes de carácter humanitario (alimentos, productos agrícolas, medicinas o servicios médicos) a los que, en los últimos años, no ha tenido fácil acceso...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA