Informe: El teletrabajo en las nuevas condiciones de trabajo.

Páginas:26-27

Si uno de sus cometidos tradicionales en la sociedad es la defensa de los intereses de los trabajadores en las relaciones laborales, ¿cómo va a abordar la proliferación de nuevas formas de trabajo?

Si los miembros de las plantillas de las empresas que forman parte de su organización han desarrollado su actividad hasta la fecha en las instalaciones de la misma cumpliendo jornadas de trabajo regulares, ¿cómo piensa responder a la tendencia a la individualización y la flexibilidad en cuanto a horarios y lugares de trabajo en el contexto de las negociaciones con las organizaciones de trabajadores?

El consorcio MIRTI se creó a iniciativa del Instituto Europeo de Estudios Sociales, con sede en Roma. Otros miembros fundadores del consorcio fueron entidades industriales como Saritel en Italia, IBM Austria y Telehaus Wetter en Alemania, así como organizaciones de trabajadores como Workers' Educational Association Telematics Centre, con sede en Manchester, y centros de investigación como IUK Dortmund.

En respuesta al reto planteado, el consorcio MIRTI optó por adoptar una forma de gestión del conocimiento en un intento por afrontar la declarada revolución del conocimiento con sus propios medios. Entre 1996 y 1998, el consorcio se ocupó del estudio de lo previamente realizado en materia de negociación laboral respecto a las condiciones de teletrabajo, con el fin de ampliar los datos disponibles sobre este tipo de experiencias y aprender de ellas.

A tal efecto, se examinó la utilización de Internet como herramienta para el debate y la sensibilización. El consorcio limitó su actividad a la cuestión de las negociaciones industriales sobre teletrabajo, aunque, para abordar este objetivo, fue necesario optimizar el conocimiento del teletrabajo en sí.

Elaboración de un manual

Tras identificar los experimentos de teletrabajo llevados a cabo en las empresas y las ciudades estudiadas con el fin de analizar las múltiples facetas de la cuestión, el consorcio entrevistó a las personas pertinentes y obtuvo copias de sus acuerdos contractuales. Basándose en estas entrevistas, se elaboraron estudios de caso.

Para dar coherencia a su labor y facilitar su divulgación, el consorcio MIRTI definió varias categorías de públicos potenciales destinatarios de su trabajo: empleados, grandes empresas, PYME, trabajadores autónomos, iniciativas locales, autoridades locales y organismos públicos. Determinaron los aspectos de los estudios de caso que probablemente fuesen de interés para las distintas categorías establecidas. Entre los temas elegidos figuraban la jornada de trabajo, la protección de datos, las normas relativas a los programas informáticos, el control de la gestión y las disposiciones sobre extinción de la relación contractual.

Respecto a cada público destinatario, el material se presenta clasificado en función de los tipos de teletrabajo y los pasos para acceder a éste, y se incluyen una lista de comprobación, estudios de caso y contratos. Se ofrecen referencias cruzadas mediante la disposición de hipertexto, de forma que un par de clics con el ratón bastan para que el usuario localice los datos pertinentes. Los resultados se encuentran disponibles en un "Manual" en versiones inglesa, francesa, alemana, española e italiana accesible en Internet (www.telework-mirti.org).

Algunas dudas

La naturaleza del Manual MIRTI plantea algunas dudas. En primer lugar, ¿en qué medida puede generalizarse la experiencia contenida en los estudios de caso a diversas circunstancias? ¿Cuál será su aplicabilidad en el futuro, cuando la tecnología y la cultura pueden haberse transformado? Estas limitaciones son las características de todo sistema de conocimiento con el que se pretende fijar éste en un momento y un contexto determinados.

En segundo lugar, la tarea de concepción y redacción de los estudios de caso no fue acometida necesariamente por los propios interesados. En este sentido, ¿cuál es la pertinencia de tal perspectiva externa y de los términos utilizados para expresarla? Este es el dilema que se plantea al generar información especializada e intentar con posterioridad transmitirla a legos en la materia, en lugar de ayudar a los interesados a desarrollar su propia información.

A pesar de estos inconvenientes, el Manual MIRTI constituye un verdadero avance, de considerable utilidad para aquellos que afrontan el desarrollo y la gestión del teletrabajo.

Alan McCluskey es director de "Connected",

un boletín de noticias on-line.