Los países de las Islas del Pacífico instan adoptar un planteamiento basado en el trabajo decente para la recuperación

Páginas:34
RESUMEN

Los ministros de trabajo de los países de las islas del Pacífico alcanzaron un acuerdo para respaldar una recuperación basada en el impulso del empleo mediante el fomento del trabajo decente en la región del Pacífico, y a tal efecto, aprobaron la Declaración de Port Vila sobre trabajo decente y el instrumento asociado denominado “Plan de acción del Pacífico para el trabajo decente”.

 
CONTENIDO

Page 34

Los delegados tripartitos de alto nivel de Australia, Fiji, Kiribati, Islas Marshall, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Islas Salomón, Tuvalu y Vanuatu convinieron en adoptar un nuevo marco común, con el que se dará prioridad a las cuestiones y los retos que afrontan los países de las islas del Pacífico al abordar la crisis del empleo. Afirmaron su compromiso con la aplicación del Pacto Mundial para el Empleo, acordado por los mandantes tripartitos en la Conferencia Internacional del Trabajo de 2009, y apoyado por los líderes del G20 y las Naciones Unidas.

Sachiko Yamamoto, Directora Regional de la OIT para Asia y el Pacífico, señaló en una declaración dirigida a las delegaciones de la conferencia: “No cabe duda de que, a pesar de los indicios de que las islas del Pacífico se beneficiarán de una recuperación económica mundial este año, las cifras de desempleo siguen siendo elevadas y un gran número de personas lucha aún por encontrar un puesto de trabajo. La crisis también ha dado lugar a una caída de las remesas de familiares en el extranjero, que se encuentran actualmente en situación de desempleo. Las cifras de dos dígitos del desempleo juvenil en algunos Estados miembros del Pacífico se convertirán en un grave problema si siguen sin adoptarse medidas al respecto”.

Los principales componentes del Plan de acción son los siguientes: mejorar la cantidad y la calidad del empleo mediante el crecimiento y la mejora de las oportunidades de trabajo; modernizar la legislación laboral basándose en las normas internacionales del trabajo; contribuir a la reforma de las estructuras de bienestar sociales y los sistemas formales de protección social existentes para ofrecer una red de seguridad en este ámbito y facilitar el ajuste del mercado de trabajo, y reforzar el diálogo y la participación de los interlocutores sociales en la aplicación de estrategias de desarrollo a corto y medio plazo relacionadas con el Plan de acción.

La capacidad de los ministerios de trabajo, los interlocutores sociales y las instituciones tripartitas en muchos países de las Islas del Pacífico es demasiado débil para facilitar la contribución tripartita activa a la realización de las reformas necesarias. Por otra parte, los interlocutores sociales señalaron en términos generales la necesidad de que su personal actualice sus destrezas de administración, dirección y gestión para prestar mejores servicios a sus afiliados y reforzar su capacidad como agentes de desarrollo.

Los ministros y los interlocutores sociales de las Islas del Pacífico se comprometieron a incorporar sus programas nacionales de trabajo decente en sus respectivos planes nacionales de desarrollo, incluidas las estrategias de mitigación de la pobreza. El Plan de acción del Pacífico para el trabajo decente proporcionará un marco regional a la OIT y los distintos interlocutores en el ámbito del desarrollo para asistir a los países de las Islas del Pacífico en la realización de sus prioridades y planes nacionales.

El Plan de acción y la Declaración de Port Vila se someterán al examen de la comunidad del Pacífico y de las Naciones Unidas en la Conferencia del Pacífico sobre la cara humana de la crisis económica mundial, que también se celebrará en Port Vila,Vanuatu, del 10 al 12 de febrero de 2010.