Editorial. El Derecho internacional en los albores del siglo XXI: luces y sombras

Autor:José Antonio Pastor Ridruejo
Cargo:Catedrático de Derecho Internacional Público
Páginas:13-17
REDI, vol. 69 (2017), 1
EDITORIAL
EL DERECHO INTERNACIONAL EN LOS ALBORES
DEL SIGLO XXI: LUCES Y SOMBRAS
Las luces y las sombras en el Derecho internacional han sido y siguen
siendo tan abundantes que su tratamiento y análisis podrían dar lugar a un
trabajo muy largo y complejo. Bajo esa perspectiva, no obstante, en la presen-
te editorial vamos a brindar algunas reflexiones, sucintas y genéricas, sobre
la evolución de dos grandes ideas que constituyen realmente la espina dorsal
del ordenamiento: en primer lugar, el nivel de seguridad jurídica generado
por sus fuentes y, en segundo lugar, la brecha existente entre la dimensión
normativa de la disciplina y el plano del control del acatamiento de las nor-
mas, y en su caso de las sanciones que el incumplimiento acarrea.
1. Empiezo hablando del primero de los planos apuntados, el normativo,
o lo que es lo mismo, del sistema de fuentes de la disciplina y del nivel de segu-
ridad jurídica que esas fuentes generan. Pues bien, en este punto hay que decir
que estamos ante un déficit tradicional del Derecho internacional. Sin embargo,
contemplada la situación desde estos primeros años del siglo XXI y comparada
con tiempos muy anteriores, es preciso dejar constancia de que esa seguridad
ha mejorado. Ello es así porque si durante muy largo tiempo la fuente principal
de la disciplina ha sido la costumbre —madre de la norma no escrita—, hoy,
sin duda, el peso específico de los tratados —padres de la norma escrita— es
muy superior al de la norma consuetudinaria. Y ahí está, para demostrar este
aserto, el éxito que desde la creación de las Naciones Unidas, y justamente en
su marco, está teniendo la codificación del Derecho internacional en temas
tales como la protección de los derechos humanos, los propios tratados, las
relaciones diplomáticas y consulares, la sucesión de Estados, los usos de los
mares y océanos, la exploración del espacio ultraterrestre o la preservación del
medio ambiente. Hay que destacar, además, las convenciones auspiciadas por
las organizaciones sectoriales de la familia de las Naciones Unidas y las con-
cluidas en el seno de organizaciones regionales como el Consejo de Europa, la
Organización de Estados Americanos y la Organización de la Unidad Africana.
Pero la mayor importancia relativa que tienen hoy los tratados y sus nor-
mas derivadas —como las resoluciones de las organizaciones internaciona-

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba