Crónica de hechos internacionales (Enero -junio 2015)

AutorMarta Iglesias Berlanga - Carmen Quesada Alcalá
CargoProfesora Doctora de Derecho Internacional Público en el IEB y en ICADE. - Profesora Titular de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la UNED.
Páginas1-22
www.reei.org
DOI: 10.17103/reei.30.21
CRÓNICA DE HECHOS INTERNACIONALES (ENERO -
JUNIO 2015)
Marta Iglesias Berlanga
y Carmen Quesada Alcalá
*
Sumario: I.
E
LECCIONES Y CAMBIOS POLÍTICOS EN EL MUNDO
.
II.
R
ECONOCIMIENTO DE ESTADOS
,
INDEPENDENCIA Y AUTODETERMINACIÓN
.
III.
R
ELACIONES DIPLOMÁTICAS
.
IV.
C
ONFLICTOS EN EL MUNDO
.
V.
L
OS ESTADOS
FRENTE AL TERRORISMO
.
VI.
L
AS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES Y LOS
ESTADOS
.
VII.
L
OS TRIBUNALES INTERNACIONALES Y LOS ESTADOS
.
VIII.
O
TROS
.
I.
E
LECCIONES Y CAMBIOS POLÍTICOS EN EL MUNDO
1. Triunfo conservador en Dinamarca
El 18 de junio de 2015, la coalición conservadora -liderada por Lars Lokke Rasmussen-
se impuso en las elecciones generales danesas al superar la barrera de los 90 escaños
sobre un total de 179. De este modo, Lokke Rasmussen, quien ya fue Primer Ministro
entre 2009 y 2011, volvió a formar gobierno.
Los resultados de estas elecciones confirmaron n otro dato importante: los
ultraderechistas del Partido Popular Danés (DF) habrían obtenido el mejor resultado de
su historia en unas elecciones legislativas, convirtiéndose en la tercera fuerza del país.
Recordemos que la extrema derecha danesa, que apuesta por cerrar las fronteras a los
solicitantes de asilo, ya ganó las últimas elecciones europeas.
2. Polonia y el triunfo ultraconservador: la influencia de la posición frente a Rusia
Polonia votó el 25 de mayo de 2015 en la segunda vuelta de sus elecciones
presidenciales. Se concedió la victoria a Andrzej Duda, de los ultranacionalistas de Ley
y Justicia, y Bronislaw Komorowski, actual presidente y candidato de los liberales de la
Plataforma Cívica, reconoció la victoria de su rival.
Recordemos que los poderes del presidente son muy limitados en Polonia, pero los
comicios marcan un cambio de tendencia y funcionan como una advertencia para la
Plataforma Cívica.
Komorowski inició la campaña como favorito indiscutible y se esperaba incluso que
ganara las elecciones en la primera vuelta. Sin embargo su programa, muy basado en su
Profesora Doctora de Derecho Internacional Público en el IEB y en I CADE.
* Profesora Titular de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la UNED.
[30]
R
EVISTA
E
LECTRÓNICA DE
E
STUDIOS
I
NTERNACIONALES
(2015)
- 2 -
DOI: 10.17103/reei.30.21
capacidad para gestionar las tensiones con Rusia y la política internacional no aguantó
el envite de Duda, que se centró en temas sociales, atrayendo la atención sobre las
desigualdades en el reparto de las riquezas en el seno de Polonia, sexta economía de la
Unión Europea pero con unos salarios muy bajos y un creciente descontento ante
medidas como el retraso de la edad de jubilación que recientemente ha introducido la
Plataforma Cívica.Además, la relación de Polonia con la UE es ambivalente: si bien sus
ciudadanos aprecian la seguridad económica y estratégica de la Unión, la parte más
vulnerable de la sociedad -sobre todo la anciana, rural y empobrecida- teme que su
identidad católica se disuelva dentro de la modernidad laicista que atribuyen a Europa.
Las elecciones son ante todo un indicador del cambio de tendencia de cara a las
legislativas. Tras dos legislaturas de hegemonía de los liberales, la conservadora Ley y
Justicia se presenta como una fuerza emergente ante la primera ministra, Ewa Kopacz,
enfrentada a un proceso de pérdida de confianza ciudadana.
El miedo a la belicosidad rusa, que en la primera vuelta era una de las principales bazas
de Komorowski quedó anulado en la segunda ronda por ser Ley y Justicia una
formación aún más severa en las relaciones con Moscú. El país se hallaba especialmente
preocupado por la fiabilidad de los recuentos electorales después de que un fallo
informático en las elecciones locales del año pasado bloqueara dos semanas el conteo de
votos.
3. Elecciones en Egipto: el triunfo de Al Sisi, en un contexto electoral discutible
El exjefe del Ejército egipcio y líder del golpe de Estado que depuso al Gobierno del
islamista Mohamed Morsi en 2013, Abdel Fatá Al Sisi, arrasó en las presidenciales
egipcias celebradas el 26 y 27 de mayo de 2015. Unos comicios que, a pesar de durar
tres días, movilizaron solo al 46% de los egipcios con derecho a acudir a las urnas. El
golpista obtuvo el 93,3% de los votos, según el Ministerio de Justicia. Su único rival, el
izquierdista Hamdín Sabbahi, se llevó menos del 4%. El resto de los sufragios fueron
declarados nulos. Al Sisi se había presentado pidiendo que le apoyaran masivamente,
pero la participación resultó seis puntos menor que en los comicios libres que dieron el
poder a Morsi hacía dos años. Tanto los ilegalizados Hermanos Musulmanes como
otros grupos opositores laicos habían llamado al boicoteo del proceso.
Sin embargo, si comparamos con los resultados de otras consultas egipcias la
participación del 46% no resulta baja. Estos comicios se vieron precedidos de una
intensa campaña mediática favorable a Al Sisi. Cuando el régimen vio que no se llegaba
a una participación reseñable en las primeras jornadas, concedió un tercer día para
votar, dio lugar a rumores de que se impodrían multas a quienes no lo hicieran y,
además, declaró festivo el martes. Se dijo que la participación hasta entonces apenas
superaba el 30%. El panorama de colegios electorales vacíos durante todo el miércoles
hizo que muchos sospecharan del aumento de 16 puntos en cuestión de horas.
Pero más allá del asombro por la aceptable participación, la legitimidad de las
elecciones quedó minada por la brutal ola represiva que las precedió: la oposición de los

To continue reading

Request your trial