Continuidad y cambio del modelo social del sur de Europa

AuthorMaria KARAMESSINI
DOIhttp://doi.org/10.1111/j.1564-9148.2008.00023.x
Publication Date01 Mar 2008
Revista Internacional del Trabajo,
vol. 127 (2008), núm. 1
Copyright © Organización Internacional del Trabajo 2008
Continuidad y cambio del modelo social
del sur de Europa
Maria KARAMESSINI
*
Resumen.
A lo largo de los últimos decenios han cambiado sustancialmente muchos
aspectos del modelo social de Europa meridional. Los cambios acaecidos en las rela-
ciones laborales, la fijación de los salarios y las leyes de protección del empleo han
aumentado por lo general los salarios y la flexibilidad laboral y han atenuado el frac-
cionamiento del mercado de trabajo. El Estado de bienestar ha procurado mejorar
la formación profesional de los trabajadores, colmar las lagunas y disminuir las desi-
gualdades de la protección social, y moderar el alza del gasto social. Estos cambios
institucionales no han acabado totalmente con los dos rasgos principales del modelo,
es decir, un gran fraccionamiento del mercado de trabajo y un «familismo» intenso,
pero el descenso de la natalidad a cifras mínimas anuncia el declive inminente del
segundo.
S
e denomina modelo social a un modo de reproducción social propio de un
entorno nacional, internacional o regional durante un período determi-
nado, en este caso de Europa meridional. En el presente artículo nos propone-
mos estudiar el régimen de empleo y el sistema de bienestar social de este
modelo. Veremos cómo se organizan las relaciones laborales y la adquisición
de cualificaciones profesionales, cómo se fijan los salarios y cómo está regla-
mentado el empleo. Asimismo, estudiaremos las funciones que desempeñan el
Estado, el mercado y la familia en la producción y en la distribución de bienes-
tar social.
Sostendremos que Grecia, Italia, Portugal y España poseen unos siste-
mas de reproducción social iguales o semejantes, el modelo social de Europa
meridional, que es diferente del que existe en otros países europeos. Esta tesis,
que fue elaborada originalmente en el marco de investigaciones socioeconómi-
* Universidad Panteion de Ciencias Sociales y Políticas, Atenas. Dirección electrónica:
mkarames@panteion.gr. La autora manifiesta su reconocimiento y gratitud, por sus observacio-
nes, a Lydia Fraile, Paola Villa, Maria do Pilar Gonzales, Josep Banyuls, Annamaria Simonazzi y
a los especialistas que han examinado anónimamente este artículo.
La responsabilidad de las opiniones expresadas en los artículos sólo incumbe a sus autores,
y su publicación en la
Revista Internacional del Trabajo
no significa que la OIT las suscriba.
KaramessiniS Page 47 Tuesday, April 1, 2008 4:46 PM
48
Revista Internacional del Trabajo
cas comparadas llevadas a cabo en la primera mitad del decenio de 1990, tiene
cierto nivel de abstracción y está lejos de ser irrefutable habida cuenta de las
diferencias considerables que presentan los países del grupo. Las obras favora-
bles a esta tesis destacan las características que tienen en común las estructuras
del Estado de bienestar, la familia y el mercado de trabajo en el sur de Europa,
y aducen cifras e informaciones que datan principalmente del decenio de 1980 y
de los primeros años del decenio siguiente.
Los modelos sociales cambian, por lo que es menester reconsiderar pe-
riódicamente las tipologías confeccionadas en épocas ya pasadas. Como hemos
dicho, el objeto de este artículo es analizar las transformaciones principales
que han sufrido los regímenes de empleo y los sistemas de bienestar social de
Grecia, Italia, Portugal y España durante los últimos decenios, verificar si el
concepto de modelo social de Europa meridional ha conservado su validez con
el paso del tiempo y, por último, sopesar las posibilidades de permanencia que
tiene el modelo.
Argumentaremos que los cambios al respecto acaecidos durante los vein-
te años últimos en estos cuatro países han sido profundos, pero no hasta el pun-
to de acabar con dos rasgos del modelo: el gran fraccionamiento del mercado
de trabajo y un «familismo» intenso
1
. Y estos rasgos han sido durante largo
tiempo dos características fundamentales de dichos países, que han apuntalado
la validez del concepto de modelo social de Europa meridional. El gran frac-
cionamiento del mercado de trabajo plantea problemas de equidad social, pero
no pone en peligro la sostenibilidad del modelo en el futuro próximo. En cam-
bio, el declive del «familismo» se viene haciendo de manera desequilibrada,
por lo que estos países han llegado a unas tasas de nacimientos tan bajas que
impedirán mantener el modelo de Europa meridional en el porvenir.
En la primera parte del trabajo expondremos las características funda-
mentales del modelo. En las siguientes describiremos los cambios instituciona-
les sucedidos durante los últimos decenios en Grecia, Italia, Portugal y España
en materia de relaciones laborales, fijación de los salarios y normativa de em-
pleo; enseñanza y formación profesional; protección social frente al desem-
pleo, la ancianidad, la enfermedad y la pobreza; y división por sexos del trabajo
y del régimen de provisión de atención y cuidados. Relacionaremos los cam-
bios institucionales con las transformaciones estructurales y las tendencias do-
minantes en el mercado de trabajo, el sistema de bienestar social y la familia.
En la última parte comentaremos brevemente la orientación y la intensidad de
los cambios y formularemos unas conclusiones provisionales sobre la robustez
del concepto de modelo social de Europa meridional y las posibilidades que
tiene de perdurar.
1
En los estudios de política social esta palabra designa los sistemas de bienestar social en
que la familia es el centro principal proveedor de solidaridad y bienestar social, y en que la política
estatal parte del principio de que los hogares deben asumir la responsabilidad esencial del bienes-
tar de los miembros que los componen (Esping-Andersen, 1999).
KaramessiniS Page 48 Tuesday, April 1, 2008 4:46 PM

To continue reading

Request your trial