El compromiso del FMI y la OIT con la recuperación se centra en el empleo

RESUMEN

El pasado mes de septiembre, los directores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT ) junto con otros dirigentes, realizaron un llamamiento a favor de un amplio compromiso internacional con una respuesta política centrada en el empleo a la recesión económica mundial.

 
CONTENIDO

En una histórica conferencia celebrada en Oslo, en la que Jens Stoltenber, Primer Ministro de Noruega, ejerció como anfitrión, y el FMI y la OIT, como copatrocinadores, diversos líderes gubernamentales, del mundo del trabajo, de la empresa y del ámbito académico se reunieron para abordar el acusado aumento del desempleo y el subempleo experimentado desde el inicio de la crisis financiera mundial de 2008.

“La comunidad internacional debe responder al impacto genuinamente real que la crisis ha ejercido sobre los trabajadores”, dijo el Director Ejecutivo del FMI, Dominique Strauss-Kahn. “Este encuentro ha ayudado a definir las medidas que deben adoptarse para reintegrar a millones de personas a la población activa. Hacer frente a la crisis del empleo no sólo es vital para lograr una significativa recuperación económica mundial, sino también para la cohesión social y la paz”.

“Cuando el crecimiento no es equitativo, deviene insostenible”, dijo Juan Somavía, Director General de la OIT. “Esta ha sido la principal lección de la crisis. La consecución de niveles elevados de creación de empleo ha de constituir un objetivo macroeconómico clave, junto a una baja inflación y la elaboración de presupuestos sostenibles.

Debemos guiar la globalización hacia la dirección correcta. Para lograrlo, necesitamos coherencia y equilibrio entre las políticas, así como coordinación y diálogo entre instituciones y países. Esta conferencia ha constituido un importante paso en esa dirección”.

La OIT estima que la cifra de desempleados ha crecido en más de 30 millones en todo el mundo desde 2007. En las economías avanzadas, el incremento del desempleo ha sido especialmente grave, pero la crisis también ha afectado a los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

La Conferencia de Oslo congregó a altas autoridades de diversos gobiernos, entre las que figuraron la Presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf; el Primer Ministro de Grecia, George Papandreou, y el Presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero. Al frente de una numerosa delegación de dirigentes sindicales se situó la Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional, Sharan Burrow.

El FMI y la OIT convinieron en que colaborarán en la formulación de políticas en dos áreas específicas. En primer lugar, acordaron la consideración del concepto de una red de protección social para las personas que viven en condiciones de pobreza y en situaciones vulnerables, en el contexto de un marco de políticas macroeconómicas sostenibles y estrategias para el desarrollo de medio a largo plazo. En segundo lugar, las dos instituciones harán hincapié en las políticas de promoción del crecimiento generador de empleo.

Hubo asimismo acuerdo respecto al papel central que un diálogo social eficaz puede desempeñar en la creación del consenso necesario para afrontar los desafíos derivados de la dificultad de conseguir un ajuste necesario tras la crisis, y para garantizar que las consecuencias sociales de la crisis y sus repercusiones se tengan plenamente en cuenta.

Ambas instituciones convinieron asimismo en mantener y profundizar su cooperación en apoyo del G20 y su Proceso de Evaluación Mutuo, con el fin de asegurar la obtención de un crecimiento mundial sólido, sostenido y equilibrado.