Autonomía, tolerancia y civilización

Autor:Jesús Navarro Reyes
Cargo:Universidad de Sevilla
Páginas:33-51
REVISTA INTERNACIONAL DE PENSAMIENTO POLÍTICO - I ÉPOCA - VOL. 6 - 2011 - [33-51] - ISSN 1885-589X
33
AUTONOMÍA, TOLERANCIA Y CIVILIZACIÓN
AUTONOMY, TOLERANCE AND CIVILIZATION
Jesús Navarro Reyes
Universidad de Sevilla
E.mail: jnr@us.es
Palabras clave: Palabras clave:
Palabras clave: Palabras clave:
Palabras clave:
Autonomía, tolerancia, choque de civilizaciones, cultura, identidad humana
Key words:Key words:
Key words:Key words:
Key words:
Autonomy, tolerance, clash of civilizations, culture, human identity
Resumen: En este artículo analizo las posiciones contrapuestas de
Samuel P. Huntington y Tzvetan Todorov acerca del llamado ‘choque de
civilizaciones’. Aun defendiendo la posición de Todorov, dirijo dos
críticas a su planteamiento. En primer lugar, sostengo que la distinción
entre «civilización» y «cultura» ha de ser preservada, pues se trata de
conceptos que pertenecen a distintas categorías, y ambos tienen un
interesante poder explicativo. En segundo lugar, cuestiono que el mode-
lo de convivencia que defiende Todorov, apoyado sobre los pilares de la
autonomía y la tolerancia, sea tan neutro y susceptible de universaliza-
ción como él lo plantea. Por el contario, sostengo que se concreta
necesariamente en un modelo de identidad humana muy específico y
no exento de controversia, cuyos rasgos describo aquí.
Abstract: In this paper I analyse Samuel P. Huntington’s and Tzvetan
Todorov’s opposed opinions on the so called ‘clash of civilisations’. I
defend Todorov’s views, but my I aim here is to level two pieces of
criticism at his position. Firstly, I claim that the distinction between
«civilization» and «culture» ought to be preserved, since each concept
belongs to a different category, and both of them are valuable from an
explanatory point of view. Secondly, I question that the model of
coexistence defended by Todorov —which is based on the respect for
autonomy and tolerance— is so neutral as he believes, and so suscepti-
ble to be universalised. On the contrary, I claim that it is necessarily
fulfilled in a very specific and controversial conception of human
identity, whose main traits I describe here.
Recibido: febrero de 2011.
Aceptado: mayo de 2011.
REVISTA INTERNACIONAL DE PENSAMIENTO POLÍTICO - I ÉPOCA - VOL. 6 - 2011 - [33-51] - ISSN 1885-589X
34
1.
¿Cuál es la mejor manera de describir la
situación internacional actual? ¿Estamos
ante un choque entre civilizaciones irre-
conciliables, o más bien asistimos al
enfrentamiento de
la
civilización con
la
barbarie, pudiendo ambas tener lugar
en unas culturas o en otras? Samuel P.
Huntington defendió a mediados de los
noventa la primera de estas dos posibi-
lidades, sosteniendo que, tras el fin de
la guerra fría y la caída del bloque del
Este, el mundo se encontraba ante una
nueva coyuntura donde quedarían en-
frentadas distintas civilizaciones, domi-
nadas por concepciones religiosas an-
tagónicas1. La tesis ha gozado desde
entonces de gran popularidad y, a pe-
sar de haber recibido duras críticas des-
de el primer momento, hay quien sos-
tiene incluso que se ha convertido en el
paradigma dominante a la hora de ana-
lizar el contexto internacional. Y lo cier-
to es que, a primera vista, parece que
los eventos de la
era Bush
, desde el 11
de septiembre hasta las guerras de
Afganistán e Irak y los atentados de Lon-
dres y Madrid, no sólo hayan dado la
razón a Huntington, sino que incluso le
hayan otorgado cierto carácter proféti-
co, fundamentalmente en lo referente al
enfrentamiento entre las civilizaciones
occidental y musulmana. No obstante,
es posible que estemos, al menos en
parte, ante una de esas profecías que
contribuyen perversamente a su propio
cumplimiento. ¿Es la idea del choque de
civilizaciones una descripción correcta
de la situación actual? La respuesta es
incierta, pero una cosa es segura: la idea
de que
esa
es la descripción correcta
ha comenzado a formar parte del ima-
ginario colectivo, constituyendo un pre-
juicio determinante a todos los niveles,
desde la alta política internacional has-
ta las relaciones con nuestros vecinos
de barrio.
Más recientemente, Tzvetan Todorov ha
criticado el análisis de Huntington, de-
nunciando los límites y peligros de esta
concepción beligerante de las relacio-
nes interculturales2. En lugar de presen-
tar la situación como un enconado en-
frentamiento entre civilizaciones irrecon-
ciliables, Todorov propone comprender-
la apelando a la distinción entre la civili-
zación y la barbarie. La palabra «civili-
zación», sostiene Todorov, es ambigua,
teniendo dos significados profundamen-
te distintos según la usemos en plural o
en singular. En plural viene a significar
algo parecido a «cultura»: hay distintas
civilizaciones o culturas en el mundo,
cada una de ellas con su propia idiosin-
crasia particular. En singular, en cam-
bio, apela a un valor que en sí mismo
no corresponde más a una cultura que
a otra, siendo un concepto transcultural
que se contrapone al de barbarie.
Den-
tro
de cada cultura está la posibilidad
de ser civilizado o de ser bárbaro y, en
ese sentido, sólo hay
una
civilización:
aquella a la que pertenecen las perso-
nas
civilizadas
, sean de la cultura que
sean. ¿Cómo hablar de
la
civilización,
habida cuenta de la manifiesta diversi-
dad de culturas y tradiciones que pue-
blan nuestro planeta? ¿Hay algún con-
cepto de civilización (en singular) que
pueda atravesar trasversalmente las dis-
tintas civilizaciones (en plural)? Lo hay,
según Todorov, y el rasgo definitorio de
este concepto de lo civilizado es el res-
peto al otro: la aceptación de que el otro

To continue reading

Request your trial