ARREDONDO, R., Derecho diplomático y consular, Buenos Aires, Abeledo Perrot, 2016, 310 pp.

Páginas:305-306
BIBLIOGRAFÍA 305
REDI, vol. 69 (2017), 1
Entre los autores hay coincidencias
críticas que, en su momento, deberían
tomarse en cuenta para futuras mejoras
de la ley: la asimetría del texto de algunos
preceptos, la simple traslación literal de
los términos del Convenio de Viena so-
bre el Derecho de los Tratados de 1969,
la repetición de algunos preceptos, el
papel que debiera darse al proceso par-
lamentario y a la mayor participación de
los miembros de las cámaras en dicho
proceso, al aún complejo anclaje consti-
tucional de algunos preceptos (como el
de la aplicación provisional), el papel de
las Comunidades Autónomas, al relativo
vacío respecto de los acuerdos relativos a
la Unión Europea o la coincidente crítica
sobre el concepto, calificación, autoriza-
ción y publicación de los acuerdos inter-
nacionales administrativos. Si bien en
cada comentario encontramos el qué y el
por qué de cada crítica, hubiera sido aca-
so deseable —por los momentos políticos
que vivimos en 2016— una propuesta de
lege ferenda final sobre las posibles líneas
de reforma constitucional que incorpo-
rara a nuestra Carta Magna el fenómeno
convencional como realmente se merece.
Mariano J. AZNAR GÓMEZ
Universitat Jaume I, Castellón
http://dx.doi.org/10.17103/redi.69.1.2017.3.01
ARREDONDO, R., Derecho diplomático y consular, Buenos Aires, Abeledo Pe-
rrot, 2016, 310 pp.
Las relaciones diplomáticas y con-
sulares son instituciones fraguadas a lo
largo de varios siglos y dotadas de un
régimen jurídico asentado convencional
y consuetudinariamente en torno a las
convenciones codificadoras de Viena de
1961 y 1963, respectivamente. La im-
pronta de estas figuras jurídicas las lleva,
al creer de mucha gente, a identificarlas
con el conjunto del ordenamiento jurídi-
co internacional; o bien a singularizarlas
como un sistema self-contained, tesis que
refuta acertadamente el autor de la obra
objeto de esta reseña.
Sin embargo, es manifiesto que las
relaciones diplomáticas y consulares son
más referidas que comprendidas en su
verdadera dimensión. De ahí la impor-
tancia de un manual —como el mismo
autor denomina adecuadamente a su
libro— de la materia. Bienvenida sea,
pues, en lengua española esta nueva obra
que aspira y alcanza a contribuir a la me-
jor comprensión por parte de principian-
tes y aun de iniciados de los mecanismos
diplomáticos y consulares.
Ricardo Arredondo es un hombre
polivalente en sus facetas de profesor,
abogado, escribano y miembro del Ser-
vicio Exterior de su país, Argentina. En
España es bien reputado y apreciado,
entre otras cosas por sus funciones aca-
démicas como profesor invitado que fue
durante algunos años de la Universidad
Autónoma de Madrid. El Doctor Ricar-
do Arredondo ha llevado a cabo asimis-
mo una activa función publicista como
director, en particular, de un Manual de
Derecho internacional público.
En este libro se hermanan su doble
formación y vocación como diplomáti-
co y divulgador científico. El resultado
es digno de encomio. Con un estilo ele-
gante y didáctico va desentrañando las
principales vertientes de las relaciones
diplomáticas y elegantes. La estructura
del libro es sencilla, la prosa es diáfana,
la edición resulta muy manejable.
El primer capítulo presenta las gran-
des coordenadas de la diplomacia. El
segundo, bajo la rúbrica —que luego se
repite en el cuarto— de «las relaciones
diplomáticas», hace una aproximación a
la acción exterior del Estado y a los ór-
ganos, también los internos, del Estado
en sus relaciones exteriores. El tercer

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba