Ofrecer a la nueva generación de indonesios las cualificaciones y la confianza necesarias para encontrar un trabajo decente

Páginas:17-19
RESUMEN

Los jóvenes de la nueva generación de Indonesia son creativos, utilizan las tecnologías digitales, sienten preocupación por lo que les rodea y desean triunfar. Sin embargo, son demasiados los que no pueden encontrar un empleo decente en la actualidad. Más de 6 de cada 10 trabajadores jóvenes están atrapados en ocupaciones de baja cualificación y productividad en la economía informal. Ahora bien, es posible que se produzca un cambio, como se muestra en el presente artículo del periodista indonesio Eric May, puesto que la creación de puestos de trabajo para los jóvenes se ha convertido en una prioridad máxima.

 
CONTENIDO
Mayo 2012, N.º 74 |En portada |17
© M. Crozet/OIT
Ofrecer a la nueva generación
de indonesios Ƥ
Ƥ
encontrar un trabajo decente
Los jóvenes de la nueva generación
de Indonesia son creativos, utilizan
las tecnologías digitales, sienten
preocupación por lo que les rodea
y desean triunfar. Sin embargo, son
demasiados los que no pueden encontrar
un empleo decente en la actualidad.
Más de 6 de cada 10 trabajadores
jóvenes están atrapados en ocupaciones
de baja cualificación y productividad
en la economía informal. Ahora bien,
es posible que se produzca un cambio,
como se muestra en el presente artículo
del periodista indonesio Eric May, puesto
que la creación de puestos de trabajo
para los jóvenes se ha convertido en una
prioridad máxima.
Wardah es una estudiante universitaria matriculada
en un curso de formación en cualificaciones
empresariales denominado “Inicie su negocio”, que
forma parte del proyecto ILO EAST en Sulawesi
Meridional, una zona con una de las tasas más
elevadas de desempleo juvenil en Indonesia.
Tras los estudios, Wardah invirtió sus ahorros en el
establecimiento de su propia empresa de servicios
de telefonía móvil en un mercado local. A los
dos meses ya había recuperado la inversión, y la
empresa marcha tan bien que Wardah tiene previsto
desplazarse a un establecimiento más grande.
Wardah es una de las decenas de miles de
jóvenes que se beneficiaron de las actividades
de la OIT y sus socios en el gobierno indonesio,
así como de las asociaciones de empleadores
y los sindicatos del país. Todos ellos, junto
con el apoyo de donantes internacionales, han
contribuido de manera notable a la mejora de la
situación del empleo juvenil en Indonesia.
Hace diez años la OIT ayudó a centrar la atención
en el problema del empleo juvenil en Indonesia
y respaldó a las autoridades ejecutivas para que
pusieran en marcha las prioridades. En 2002,
Indonesia se convirtió en uno de los primeros
países en responder a los Objetivos de Desarrollo
del Milenio de las Naciones Unidas en materia de
empleo juvenil, convirtiéndose en uno de los países
principales de la Red de Alto Nivel sobre el Empleo
de los Jóvenes, gestionada por las Naciones Unidas.
Con el apoyo de la OIT y del Gobierno de los
Países Bajos, el gobierno indonesio junto con las
organizaciones de empleadores y los sindicatos
han contribuido de manera notable a la mejora
de la situación del empleo juvenil en Indonesia.
Presidente Susilo Bambang Yudhoyono durante su
intervención en la 100.ª Conferencia Internacional del
Trabajo (CIT) en Ginebra
LOS JÓVENES
PUEDEN CONTRIBUIR
SIGNIFICATIVAMENTE A LA
PROSPERIDAD MUNDIAL. SE
DEBE INVERTIR MÁS EN LOS
SECTORES QUE GENERAN
TRABAJO PARA LOS JÓVENES
18 | Mayo 2012, N.º 74 |En portada
Hacer del empleo juvenil una
prioridad nacional
En 2004 se desarrolló el “Plan de Acción sobre el
Empleo Juvenil” para abordar los problemas en este
ámbito. En la actualidad, el empleo juvenil es una
de las prioridades del Plan Nacional de Desarrollo,
y de su aplicación se encarga un grupo de jóvenes
profesionales designado a tal efecto que trabajan
en el Ministerio de Planifi cación y que se han
comprometido a reforzar la coordinación y la acción
conjunta entre los diversos socios.
A escala nacional, el programa “Oportunidades
de trabajo para los jóvenes” reforzó la capacidad
del gobierno para formular y aplicar políticas y
programas de fomento del empleo juvenil. Por
ejemplo, se crearon ofi cinas de empleo para
facilitar a los demandantes jóvenes información
práctica sobre carreras profesionales y sobre
cómo buscar trabajo de forma efi caz. Se
organizaron también ferias de empleo para
facilitar encuentros entre empleadores y jóvenes
demandantes.
En las provincias rurales de Java Oriental, en las
que la demanda de empleo es mucho mayor que
la oferta y en las que hay muy pocos empresarios,
la OIT y sus socios decidieron que ofrecer
formación a los jóvenes para la adquisición de
cualifi caciones en materia de autoempleo podría
constituir una estrategia viable.
La idea recibió el respaldo del Gobernador
provincial y se dieron instrucciones para que
todos los distritos escolares aplicaran la medida.
18
© A. Mirza/OIT
Mayo 2012, N.º 74 |En portada |19
Más de 2.000 profesores y facilitadores han
recibido formación para poder enseñar cómo
se pone en marcha un negocio y destrezas
empresariales en las escuelas de formación
profesional y los centros de los proveedores de
formación. Los profesores no solo se convirtieron
en mejores profesores de iniciativa empresarial,
sino en mejores profesores en general, gracias a
las cualifi caciones que ellos mismos adquieren.
El programa “Educación y formación para la
adquisición de competencias para el empleo
juvenil” (EAST por sus siglas en inglés) se centró
en la mejora de la transición entre la escuela y
el mundo laboral en seis provincias. Eligió como
destinatarios a grupos específi cos de jóvenes
desfavorecidos, a los que facilitó un paquete
de medidas educativas y servicios de empleo
que abarcaban desde programas de “segunda
oportunidad” para los que habían abandonado los
estudios, hasta orientación profesional, formación
sobre capacitación empresarial y otros servicios.
Por ejemplo, más de 4.000 niños sin
escolarizar y en peligro de verse incluidos
en el trabajo infantil fueron matriculados en
centros escolares o de educación informal;
más de 76.000 estudiantes se benefi ciaron
de sesiones periódicas de orientación. Cerca
de 13.000 jóvenes, tanto escolarizados como
sin escolarizar, recibieron formación sobre
competencias profesionales y de iniciativa
empresarial utilizando los programas “Inicie y
mejore su negocio” y “Conozca su negocio”. Más
de un 40% de ellos establecieron microempresas
en los seis meses siguientes a la conclusión de
los cursos.
Iniciativas pioneras de empleo
juvenil
En Indonesia se han desarrollado y
experimentado varias iniciativas de empleo
juvenil. Por ejemplo, la OIT dirigió el desarrollo
de un enfoque integrado que incluye la
identifi cación de cualifi caciones para las que
hay demanda, seguido de la ejecución de
programas de formación basada en la adquisición
de competencias que incluyen la evaluación
y certifi cación de cualifi caciones, así como el
apoyo a los jóvenes en la búsqueda y colocación
laboral.
Tras el éxito de la iniciativa piloto, el Ministerio
de Educación adoptó este enfoque y lo aplicó a
escala nacional. Del mismo modo, los sindicatos
indonesios revisaron el módulo de formación
sobre los derechos en el trabajo para los jóvenes
a fi n de que respondieran a las realidades del
país. La asociación de jóvenes empresarios
estudió el clima empresarial para ayudar a los
jóvenes dispuestos a crear su propia empresa.
“Las asociaciones de amplia base para el
empleo juvenil establecidas en Indonesia han
demostrado que la acción conjunta para asumir
el reto del empleo juvenil puede tener un efecto
mayor. Incluyen la colaboración entre escuelas y
proveedores de formación, los ministerios públicos,
los interlocutores sociales y las organizaciones de
jóvenes tanto a escala nacional como local. De igual
modo, la cooperación entre diversas organizaciones
internacionales puede mejorar la coherencia
de las políticas y la coordinación en materia de
empleo juvenil en un país”, concluye Gianni Rosas,
Coordinador del Programa de la OIT sobre Empleo
Juvenil (YEP).