La 100ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo abordará los principales retos de la seguridad social

Páginas:24-29
RESUMEN

En junio de este año, la 100ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo debatirá el objetivo estratégico de la OIT para ampliar la cobertura de la seguridad social a todos los trabajadores.

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 24

En junio de este año, la 100ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo debatirá el objetivo estratégico de la OIT para ampliar la cobertura de la seguridad social a todos los trabajadores. La realidad a la que nos enfrentamos es que la mayor parte de la población mundial no tiene acceso a la protección social, y es una mayoría la que más la necesita: las personas pobres y vulnerables que viven en los países en desarrollo. Todas estas personas carecen de acceso asequible a los servicios de asistencia sanitaria. Además, los niños, las personas de edad avanzada, los discapacitados y los desempleados no tienen acceso a medios fiables de apoyo a los ingresos de los que disfrutan hombres y mujeres en los países más desarrollados. Por otra parte, los esfuerzos realizados para ampliar la cobertura han tenido sus efectos en diversos países.

La Campaña Mundial sobre Seguridad Social y Cobertura para Todos, iniciada por la OIT hace ocho años, ha constituido un firme apoyo para estas iniciativas. Entre otras, se incluye la que intenta que todas las personas de edad avanzada tengan una pensión básica, como ya sucede en Bolivia, Brasil, Lesotho, Mauricio, Namibia, Nepal, Sudáfrica y Tailandia, y se espera que les sigan otros países de renta media y baja. El debate de la próxima Conferencia ofrece una oportuna ocasión para sugerir aún más ideas sobre cómo aumentar con rapidez y eficacia la cobertura de la protección social a escala mundial y alcanzar al menos un régimen básico de protección social. El reto de ampliar la protección social se agrava con el envejecimiento de las sociedades tanto en los países en desarrollo como en los desarrollados, y así se demuestra en los dos artículos siguientes.

Page 25

La seguridad social y el envejecimiento de la población en los países en desarrollo

Es sabido que la esperanza de vida en los países occidentales ha aumentado en los últimos decenios y va a seguir haciéndolo. no obstante, tal vez sorprenda saber que el porcentaje de personas de edad avanzada está aumentando en los países en desarrollo con mayor rapidez que en los industrializados. en algunos casos, incluso, la esperanza de vida media en los países emergentes es superior ahora a la de los países más ricos. en la actualidad, la mayoría de las personas de edad avanzada vive en los países de renta baja, sin cobertura de pensiones. en un plazo de cincuenta años, el 80% de los mayores vivirá en estos países. reportaje de alyssa sewlal, alumno en prácticas de la oit.

A principios de la década de 1950 la esperanza de vida en el mundo en su conjunto era de unos 46,6 años. Se espera que en 2010-2015 sea de 68,9 años. En Asia, donde la esperanza de vida era sólo de 41,2 en el período de 1950-1955, se prevé que alcance los 70,3 años en 2010-2015. Aparte del aumento de la esperanza de vida, las tasas de natalidad han disminuido en muchas regiones del mundo, lo que ha producido un cambio demográfico en el que la población de personas mayores de 60 años aumenta de forma rápida. En todo caso, en los países en desarrollo en los que se está produciendo este envejecimiento de la población, los gobiernos con recursos limitados disponen de un plazo relativamente breve para garantizar que cuentan con eficaces regímenes de jubilación.

El caso de la India

La India constituye un ejemplo interesante, con casi 80 millones de personas de edad avanzada en la actualidad, una cifra que se prevé que aumente considerablemente en los próximos años. Los motivos de este profundo cambio demográfico son muchos, pero los avances en materia de educación, medicina, condiciones higiénicas y planificación familiar tienen mucho que ver al respecto.

Page 26

[VER PDF ADJUNTO]

Una persona mayor dirige una tienda de chatarra de automóviles cerca de Jama Masjid, Delhi, India

Además de afectar a la duración de la vida de las personas, tales avances han modificado también algunas de las dimensiones sociales de la India, en particular, una de las más características de su cultura: el sistema de familia unida. En India, los hijos adultos seguían viviendo tradicionalmente en la casa de los padres o de la familia política, y desempeñaban un papel importante para garantizar que éstos reciban cuidados y apoyo en la vejez. Pero esta tradición está cambiando lentamente a medida que la economía evoluciona con rapidez, lo que deja a los mayores en una situación de especial precariedad. Dado que en la India siempre ha habido sistemas informales de apoyo a los ingresos durante la vejez apenas están extendidas las pensiones financiadas por el Estado y hasta hace poco se han denegado en gran medida a la población activa en la economía informal. Bimal Kanti Sahu, Comisario de Seguros de la Corporación Estatal de Seguros de los Empleados de la India, señala que algunos responsables políticos han propuesto la reactivación del sistema de familia unida mediante la aprobación de leyes que obliguen a los hijos adultos a hacerse cargo de sus padres y parientes de edad avanzada1. No obstante, afirma, que tales políticas pueden en realidad agravar el problema. Otros han sugerido reforzar el requisito de que la población activa ahorre para su jubilación, ya sea en regímenes privados o públicos. Por el contrario, parece que la India tendrá que encontrar un equilibrio entre el apoyo de la familia tradicional y la autosuficiencia en forma de pensiones y otros sistemas de jubilación.

El envejecimiento: uno de los principales retos para los países en desarrollo y emergentes

El informe de la OIT elaborado para la Conferencia Internacional del Trabajo2señala que el reto de cuidar a una población de edad avanzada cada vez más numerosa es un problema no sólo para la India, sino para otros países en rápido desarrollo de África, Asia y América Latina en los que el envejecimiento de la población va a aumentar a ritmo cada vez mayor. Al igual que en la India, significa que los recursos de estos países se van a ver sometidos a graves tensiones.

Page 27

Como señala el informe, el problema se agudiza por el hecho de que un gran número de personas de edad avanzada trabaja en la economía informal y tiene un acceso escaso o nulo a regímenes contributivos de seguridad social; esto significa que debe ser prioritario abordar adecuadamente las cuestiones relacionadas con la prestación de la seguridad social.

Aunque el discurso del desarrollo se centró anteriormente en la limitación del gasto público, ahora se admite que el gasto social es realmente necesario para el crecimiento. En el informe de la Conferencia, los expertos de la OIT en seguridad social señalan que los programas de protección social bien diseñados, en especial en forma de pensiones de la seguridad social, en lugar de constituir un obstáculo para el desarrollo económico han demostrado ser "muy eficaces para prevenir la pobreza y la inseguridad social durante todo el ciclo de vida de una persona". Además, desempeñan un papel crucial como estabilizadores económicos.

EN INDIA, LOS HIJOS ADULTOS SEGUÍAN VIVIENDO TRADICIONALMENTE EN LA CASA DE LOS PADRES O DE LA FAMILIA POLÍTICA, Y DESEMPEÑABAN UN PAPEL IMPORTANTE PARA GARANTIZAR QUE ÉSTOS RECIBAN CUIDADOS Y APOYO EN LA VEJEZ

En los países en desarrollo es asequible un régimen básico de protección social

Algunos economistas e instituciones financieras han afirmado que los programas de seguridad social no pueden, sencillamente, costearse en los países en desarrollo. Pero si las crisis son buenas para algo es para demostrar el gran valor que tienen las prestaciones de seguridad social y asistencia para los segmentos más vulnerables de la sociedad. Lo cierto es que, como señala el equipo de Seguridad Social de la OIT , hay un conjunto básico de medidas de protección social que resultan asequibles en la práctica totalidad de los países, con un coste -si se diseñan de forma adecuada- que representa un porcentaje relativamente reducido del PIB. Para que estos programas resulten eficaces, la clave puede estar en su aplicación gradual.

La seguridad social es desde hace tiempo un elemento característico de los países industrializados que desempeña un papel fundamental para atenuar los efectos no sólo de una serie de azares que se producen a lo largo de la vida, sino también de muchas de las crisis económicas, y que sirve para reducir de forma eficaz las desigualdades de renta. Existen sobradas razones sobre la necesidad de que los gobiernos de los países en desarrollo y emergentes organicen e instauren programas de seguridad social universal; en particular, el hecho de que, si no se toman medidas al respecto, estos países no tardarán en tener que hacer frente a un elevado número de personas de edad avanzada viviendo en la pobreza. No obstante, señala Bimal Kanti Sahu, es importante reconocer en concreto en qué medida la población de edad avanzada contribuyó en su juventud al desarrollo de sus países y a garantizar que puedan pasar el resto de sus vidas con dignidad.

Page 28

La reforma de las pensiones y el envejecimiento de la población en las economías desarrolladas

En la próxima reunión de la conferencia internacional del trabajo abordará también la reforma de las pensiones en las economías desarrolladas. el debate continuará en 2012, año en que la conferencia mantendrá un debate general sobre el empleo y la protección social en el nuevo contexto demográfico. se prevé que ambos debates redefinan la postura de la OIT en relación con las políticas recomendadas por otros organismos internacionales en esta área. gary Humphreys, periodista residente en estados Unidos, informa al respecto.

"En 1950 en la OCDE había más de siete personas en edad de trabajar por cada pensionista", señala Edward Whitehouse, economista de la División de Política Social perteneciente a la Dirección de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). "En 2047 es probable que la cifra se reduzca a sólo dos trabajadores por pensionista".

Whitehouse cree que hacer frente a este problema exigirá una movilización de todos los recursos disponibles en los mercados de trabajo para impulsar la productividad. Tal movilización incluye prolongar la vida laboral de las personas mayores, en particular de los hombres, ya sea retrasando la edad de jubilación o reduciendo los incentivos de la jubilación anticipada. "Desde la década de 1970, los índices de participación de los varones de edad madura en la población activa han disminuido sustancialmente", señala Whitehouse, que considera que el impulsor principal de esta tendencia son los incentivos incluidos en los sistemas de pensiones.

¿Se entiende la magnitud del problema?

Que el problema se tiene muy presente queda manifiesto en la tendencia de reformar las pensiones emprendida por un grupo de países durante la década pasada, añade Whitehouse, quien señala que en casi todos los casos, los responsables de las políticas han incluido algún elemento dirigido a estimular la prolongación de la vida laboral y a abordar las disposiciones que fomentan significativamente la jubilación anticipada. Sin embargo, no todos los

Page 29

países han seguido esa línea. Whitehouse subraya que Grecia, Luxemburgo, España y Turquía no han optado hasta la fecha por realizar tales cambios.

En todo caso, cabe preguntarse si está en lo cierto la OCDE al conceder tanta importancia a la reforma de las pensiones. Martin O’Brien, economista y especialista en cuestiones de empleo relacionadas con los trabajadores de edad de la Universidad de Wollongong, Australia, no comparte esa opinión y alega que la OCDE no tiene en cuenta el efecto que las condiciones del mercado de trabajo ejerce en las decisiones de los trabajadores de edad madura. "Aunque algunos estudios de la OCDE parecen reconocer la situación de desventaja en el mercado de trabajo a la que se enfrentan los trabajadores de edad madura -como puede observarse en los resultados de estimaciones comparables de variables del mercado de trabajo- se muestra reacia a defender una postura política sólida y activa en materia de demanda de mano de obra y empleo", señaló O’Brien en un artículo3.

En otras palabras: intervenir en el sistema de pensiones no tendrá gran repercusión a menos que haya empleos disponibles que permitan a los hombres de edad seguir activos laboralmente. John Woodall, especialista senior en seguridad social de la OIT , se expresa en los mismos términos: "Es necesario reiterar firmemente que la idea de mantener a las personas más tiempo en el trabajo sólo resulta realista si hay oportunidades adecuadas de trabajo", señala.

Whitehouse no acepta la idea de que la OCDE esté descuidando la cuestión de la demanda de trabajadores de más edad. "Somos muy conscientes de este problema", añade, y hace alusión a publicaciones recientes de la OCDE en las que se destaca el número de países miembros que ahora aplican algún tipo de legislación que prohíbe la discriminación por razón de edad en el empleo. En cualquier caso, para Whitehouse las pruebas de la eficacia de tales políticas no son convincentes, como se refleja en un reciente informe4de la OCDE: "Es difícil detectar si estas medidas han sido eficaces para luchar contra la discriminación por motivos de edad y aumentar las oportunidades de empleo para las personas de más edad".

John Woodall considera que los temas se solapan en gran medida en los análisis de la OIT y la OCDE. "Creo que todas las agencias que trabajan en la materia estarían de acuerdo en términos generales y, entre ellas, desde luego, la OIT , la OCDE y el Banco Mundial", añade Woodall.

Necesidad de un enfoque integrado

Dicho lo anterior, Woodall considera que hay una diferencia importante en las prioridades que es necesario reconocer. "Las diferencias [entre las instituciones] se refieren a la evaluación del peso que debe concederse a los diversos aspectos de la cuestión en sentido amplio", señala. En su opinión, "es de máxima importancia reconocer la estrecha relación entre las cuestiones relativas a la financiación de las prestaciones de jubilación en sociedades en las que la población envejece y la adaptación de las políticas del mercado de trabajo a las necesidades de los trabajadores de más edad. Estas cuestiones deben abordarse de manera integrada".

OTRAS RESPUESTAS DE POLÍTICAS NECESARIAS

Desde el punto de vista de la OIT , el debate sobre los desafíos demográficos a los que se enfrentan las sociedades de todo el mundo debe incluir también las siguientes cuestiones:

· Un enfoque integrado y coherente sobre la promoción del empleo juvenil

· Aumentar la participación de las mujeres en la población activa y promover de la igualdad de género

· Fomentar las oportunidades de empleo para personas con discapacidad

· Gestionar la migración

· Mejorar las oportunidades de empleo de las personas de edad avanzada

· Invertir en empleabilidad en un marco de aprendizaje permanente

· Luchar contra los prejuicios y la discriminación por razón de edad, con especial atención a las mujeres de más edad

· Crear unas condiciones de trabajo justas y seguras para todos los trabajadores

· Establecer de nuevos regímenes de tiempo de trabajo y de organización del mismo

[1] Bimal Kanti Sahu: Mejora de la esperanza de vida y de la sostenibilidad de los regímenes de seguridad social, informe para la 6.a Conferencia Internacional de Política e Investigación en Seguridad Social, Luxemburgo, 29 de septiembre-1 de octubre de 2010.

[2] OIT : Seguridad social para la justicia social y una globalización equitativa, Informe VI, Conferencia Internacional del Trabajo, 100ª reunión, Ginebra, 2011.

[3] M. J. O’Brien: "Participación de los varones de edad madura en la población activa e inactiva".

[4] A. C. d’Addio, M. Keese y E. Whitehouse: "Population ageing and labour markets" (El envejecimiento de la población y los mercados de trabajo), en Oxford Review of Economic Policy (próximo número sobre el envejecimiento de la población).