La relacion bilateral Argentina-Chile en clave politica 2010-2015. Continuidades y matices con cambios de gobierno.

Autor:Colacrai, Miryam
Cargo:Ensayo
 
EXTRACTO GRATUITO

The Argentina-Chile bilateral relations in political terms from 2010 to 2015. Continuities and nuances within changes in government

INTRODUCCION

La continuidad y profundizacion de la relacion bilateral argentino-chilena constituye un "capital politico" que diversos gobiernos han sostenido, aun con matices y prioridades ancladas en las respectivas politicas domesticas, a veces no totalmente coincidentes.

Pero no cabe duda de que, aun con trayectos que han cambiado su velocidad, esta variada, densa y compleja relacion--por los multiples niveles gubernamentales que se interrelacionan--exhibe una auspiciosa continuidad.

Dado que sostenemos que las "Politicas Exteriores" de los paises pueden ser injustamente evaluadas cuando se les asigna un calificativo totalizante y que pretende erigirse en el "denominador comun" de una gestion, un periodo o un ciclo, trabajamos en la observacion de agendas multiples, que comprenden un variado elenco de actores gubernamentales e issue areas para mostrar procesos, logros o deficits en las politicas particulares desarrolladas.

Es en funcion de lo dicho que pretendemos dar cuenta de las "multiples diplomacias" que operan y se despliegan de modo creciente en la relacion bilateral argentino-chilena, rebasando la definicion mas tradicional de Politica Exterior que se circunscribe a los contactos y politicas ejercidas por los Ministerios de Relaciones Exteriores y los Ejecutivos.

En primer lugar, ofreceremos una breve caracterizacion de los grandes lineamientos de las politicas exteriores de Argentina y Chile, en el periodo 2010-2015, con el proposito de despejar posibles cuestiones que pudieran afectar o influir sobre la relacion bilateral.

Asimismo, pondremos en perspectiva el Tratado de Maipu (2009) y su contribucion a generar politicas de Estado en lo que a esta relacion bilateral se refiere. A partir de alli, recorreremos las principales acciones que se dieron en el espacio de la "diplomacia tradicional" y, como parte integrante de la "alta politica", destacaremos lo mas relevante y distintivo en cuestiones de Defensa y Seguridad.

Seguidamente, nos referiremos a los diversos vinculos de caracter transgubernamental, las novedosas practicas generadas entre ellos y el potencial que encierran. Esa densidad de relaciones sigue siendo uno de los rasgos distintivos de la relacion bilateral y es asi que ese "segundo anillo o circulo" se percibe como uno de los mas dinamicos y en constante expansion.

Finalmente, abordaremos aspectos de la "diplomacia de los partidos politicos" que, aunque le hemos asignado un caracter de "categoria experimental" en el esquema de analisis, puede evidenciarse como sus acciones contribuyen a limar asperezas o prevenir situaciones incomodas, como veremos en este trabajo.

Puestos en perspectiva todos estos aspectos, las conclusiones finales recogeran fortalezas y debilidades de esta vinculacion compleja, para reflexionar acerca de los anos por venir.

CARACTERIZACION GENERAL DE LAS POLITICAS EXTERIORES DE ARGENTINA Y CHILE 2010-2015: ?IMPACTOS SOBRE LA RELACION BILATERAL? (1) LA RELEVANCIA DEL TRATADO DE MAIPU

Con la asuncion de Sebastian Pinera como Presidente de Chile, el 11 de marzo de 2010 se iniciaba el gobierno de una coalicion conservadora tras veinte anos de ejercicio por parte de la Concertacion. Dicho de modo muy sintetico, los objetivos de esa nueva gestion serian conducir una modernizacion del pais y relanzar la proyeccion exterior de Chile, para mejorar su insercion economica en el escenario de la globalizacion. Se apuntaba a consolidar una accion exterior basada en un sentido pragmatico y realista. Se especulaba, particularmente, acerca de la continuidad o redireccionamiento que habria de imprimirle el Presidente a las relaciones con America Latina, sobre todo teniendo en cuenta que habia bastante distancia ideologica con algunos de sus paises.

Los anos venideros mostrarian que, aunque predomino la vision comercialista, no se desafio la participacion en espacios regionales como la Union de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados de America Latina y Caribe (CELAC). Sinteticamente, esto podria expresarse afirmando que la distancia ideologica no atento contra el pragmatismo. Como sostiene Bolanos (2011: 10), "el objetivo fundamental era evitar una excesiva confrontacion con el bloque bolivariano en la construccion de UNASUR y en otros mecanismos de cooperacion".

Puede recordarse, por ejemplo, que el entonces Secretario General de la UNASUR, Nestor Kirchner, en su viaje para promover la incorporacion formal de Chile, declaraba: "Pinera esta trabajando por el respaldo. El participa activamente en la idea de la constitucion de una UNASUR plural, constructiva, agil y dinamica, que represente los intereses de la region". (2)

Es muy probable que el interes fundamental de la participacion chilena en ese espacio regional pueda encontrarse en factores energeticos y de infraestructura, como asi tambien la cooperacion en aspectos de seguridad sudamericana.

Puede senalarse que Pinera ejercio la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados de America Latina y Caribe (CELAC) desde diciembre de 2011 a enero de 2013; la de la Alianza del Pacifico, entre marzo de 2012 y mayo de 2013. Presidio, asimismo, la Septima Cumbre Europa-America Latina-Caribe, en enero de 2013 (a la vez, primera reunion CELAC-UE).

Con relacion al resto del mundo, se profundizo la tendencia hacia la apertura comercial (la firma de cerca de sesenta acuerdos de libre comercio asi lo demuestra), haciendo una fuerte apuesta por convertirse en un pais "ancla" para el comercio exterior de los paises de la region contigua, con las economias mas dinamicas del sudeste asiatico. Su ingreso a la Organizacion para la Cooperacion y el Desarrollo Economicos (OCDE), en 2010, y sus relaciones con Europa, sostenidas por la percepcion de un Chile modelo politico y de institucionalidad, completan el escenario de su multiple insercion internacional.

El recambio presidencial que trajo nuevamente a la primera magistratura a Michelle Bachelet, el 10 de marzo de 2014, vino cargado de expectativas tanto en lo relativo a la politica interna como en lo atin gente a la politica exterior. En esta ultima, las precisiones hechas por la Presidenta y su Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Munoz, indicaron, desde el principio, el objetivo prioritario de acercamiento a la region. Ello, sin desmedro de los avances y profundizaciones de los tratados multilaterales en materia economica. Tambien resulta auspiciosa la participacion de Chile en el Consejo de Seguridad, para el periodo 2014-2015.

En 2014, la agenda del vecindario mas proximo estuvo practicamente dominada por la alta visibilidad que cobraron las cuestiones con Peru y Bolivia. En el primer caso, porque durante 2014 se comenzo a llevar a la practica el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y con Bolivia hubo de hacer frente a la presentacion boliviana ante aquel organismo internacional, situacion que tenso una relacion de por si sumamente compleja, a la que se fueron sumando la estrategia comunicacional por parte de Bolivia y su intencion de multilateralizar la cuestion (contrariando la posicion tradicional caracterizada por el bilateralismo). Gran parte de la energia del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile estuvo dirigida a contrarrestar dichas estrategias.

Como politica de insercion regional, los propositos quedaron claramente declarados en la expresion "convergencia en la diversidad", formula que apunta a darle relevancia a la Alianza del Pacifico --como esquema de integracion economica y plataforma comercial de proyeccion a la region de Asia Pacifico--, pero sin que ello signifique la conformacion de un bloque ideologico excluyente o antagonico con otros proyectos de integracion (3). La apuesta mas importante es hacer que Chile se erija como un nexo entre el Atlantico y el Pacifico, de modo que pueda acercarse al Mercosur aquellas dinamicas economicas emergentes.

Por su parte, la Politica Exterior en Argentina, bajo la administracion de Cristina Fernandez de Kirchner, cuyo segundo periodo presidencial se inauguro el 10 de diciembre de 2011, se debatio entre discursos y acciones principistas (ancladas en la cuestion de la autonomia), y necesidades de insercion economica que la enrolaron dentro de una logica pragmatica. Dicha politica podria sintetizarse en tres ejes que consideramos preponderantes: 1) La integracion latinoamericana--preferentemente sudamericana--con fuerte enfasis en los derechos humanos y la democracia; 2) El pronunciamiento hacia la conformacion de un mundo multipolar y dentro de ello, el empleo de las diversas alternativas que ofrece el derecho internacional y los regimenes internacionales para constrenir a los poderosos; 3) El reclamo de soberania de Malvinas.

La accion externa del Gobierno tambien se oriento a llevar adelante una estrategia de desendeudamiento --con logros y agenda todavia abierta--y, en el plano de las negociaciones agricolas, registro una actividad intensa en la Ronda Doha. Asimismo, la participacion en las reuniones del G-20 fue considerada como un componente de insercion internacional del pais y un ambito de interlocucion con los paises politica y economicamente mas importantes, y de coordinacion con los otros dos estados latinoamericanos presentes en el grupo--Mexico y Brasil--, para apuntar a reforzar la mirada regional.

En el espacio interamericano y en su relacion con Estados Unidos --de modo similar al de Brasil--podria decirse que lleva adelante una "oposicion limitada".

En lo que respecta al espacio estrictamente regional, la Argentina se viene debatiendo entre permanentes relanzamientos del Mercosur --asi aposto a su reforzamiento con el ingreso de Venezuela--y el apuntalamiento de UNASUR, al cual le asigna potencial para construir autonomia. La posibilidad de un dialogo entre "actores propiamente latinoamericanos", sin la presencia de Estados Unidos y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA