XLIX. Multilateralismo democrático y militarismo unilateralista

Autor:José Manuel Aguilar de Ben
Páginas:187-189
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 187

XLIX

MULTILATERALISMO DEMOCRÁTICO Y MILITARISMO UNILATERALISTA


01.04.05

El unilateralismo soberanista, desarrollado por los estados nacidos tras la Paz de Westfalia, hace tres siglos y medio, cohesionó a las sociedades interiores de esos estados, pero generó guerras entres estados, como es evidente hasta nuestros días.

Pero tras la devastación de la primera guerra mundial de 1914-19, tras el Tratado de Versailles, el presidente norteamericano Woodrow Wilson, propuso la creación de una Sociedad de Naciones, para garantizar la paz. Sin embargo fue el propio Senado de EE.UU. quien después no ratificó dicho tratado, y Wilson murió haciendo campaña por su ratificación. Europa sí ratificó y creo la Sociedad de Naciones, hasta que fue incapaz de prevenir, la guerra de España, 1936-39, y la siguiente segunda guerra mundial, 1939-1945. Al final de la contienda, otro presidente norteamericano Roosevelt, y su sucesor Truman, impulsaron la creación de las Naciones Unidas, en 1945, hace ahora 60 años en San Francisco, sobre las cenizas de la Sociedad de Naciones. En EE.UU. siempre ha habido fuerzas unilateralístas, unas veces aislacionistas y otras expansionistas, opuestas a vivir bajo leyes internacionales, que no se acomodasen sus interéses particulares, a veces convertidos en nacionales, como es el caso ahora con el petróleo, como fuente de energía, o antes en Latinoamérica con la teoría de la seguridad nacional que propicio con la ayuda de EE.UU. tantos golpes de estado en Latinoamérica.

Otras naciones han sido también aislacionistas, el primer estado franquista en España por ejemplo, o expansionistas fuera del marco internacional, como el estado de Saddam en Irak. Y muchos eventuales conflictos entre naciones que hubiesen podido degenerar en más guerras y catástrofes han podido ser evitados, por los bueno oficios de otras naciones o por la intervención de la ONU.

Lo que estamos viviendo con las actuales administraciones de EE.UU., tras el 9/11, pero ya desde antes, es una nueva campaña de

Page 188

desprestigio y deslegitimación de las múltiples tareas de la organización de Naciones Unidas y sus agencias especializadas, que si obviamente necesitan acometer grandes reformas, lo que no necesitan es afear su credibilidad, sino apoyar las transformaciones necesarias para un mejor funcionamiento de la organización al servicio de la humanidad.

Claramente en EE.UU, esta haciendo de la ONU su chivo expiatorio. No solo su gobierno, sino...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA