El impacto de las politicas de multiculturalismo en el Estado de bienestar.

AutorFern

Resumen

El propósito de este artículo es revisar la reciente evidencia empírica sobre el efecto de la adopción de políticas de multiculturalismo (PMC) en el sustentamiento del Estado de bienestar en países desarrollados. Se analizan estudios relevantes desde la perspectiva de la comparación multinacional, el análisis de un caso país y el federalismo. Se enfatiza el impacto del reconocimiento de inmigrantes, minorías nacionales y emo-raciales en las variaciones del gasto social y la redistribución de beneficios sociales a de demostrar un posible debilitamiento del Estado de bienestar ocasionado por las PMC en concomitancia con otros procesos políticos y económicos. Finalmente, se entrega una serie de reflexiones sobre los mecanismos en virtud de los cuales las PMC afectan la política de partidos y el discurso público anti-inmigración, a la vez que promueven la integración económica y social de grupos culturalmente diferenciados dentro de la nación-Estado y en esta forma fortalecen política y económicamente el Estado de bienestar.

PALABRAS CLAVE: Estado de bienestar, políticas de multiculturalismo, debilitamiento, inmigración, integración.

The impact of multiculturalism policies on the Welfare State

Abstract

The purpose of this article is to review recent empirical evidence on the consequences of the implementation of multiculturalism policies on the sustainability of the Welfare state in developed countries. Relevant studies are analyzed from the standpoint of multinational comparison, case analysis and federalism. It emphasizes the impact of the recognition of immigrants and ethno-racial and national minorities on variations in social expenditure and redistribution of benefits with the aim of demonstrating a possible erosion of the Welfare state caused by MCPS together with other political and economic processes. Finally, it provides reflections on the mechanisms by which MCPs impact partisan politics and anti-immigration public discourse while promoting economic and social integration of culturally distinct groups within the nation-state and thus politically and economically strengthen the Welfare state.

INTRODUCCIÓN

El irregular desarrollo industrial y social así como su desigual distribución territorial, marcados por la revolución industrial y la acumulación de capitales, provocó la acción de algunos gobiernos de los Estados-nación europeos por priorizar las políticas de protección social. Estas medidas cimentaron la subsiguiente y progresiva implantación del Estado de bienestar, reforzado después de la segunda Guerra Mundial, que se tradujo en el desarrollo progresivo de estructuras asistenciales públicas en materia de educación, salud, vivienda y protección de la vejez como pilares fundamentales. En los distintos países desarrollados, el Estado de bienestar se estructuró de acuerdo con tradiciones políticas. El trabajo seminal de Esping-Andersen clasificó el Estado de Bienestar como social-demócrata, cristianodemócrata y liberal basándose en las diferencias en materia de gasto social, esquema de financiación, conjunto de beneficios, equilibrio entre ingresos, transferencia y servicios sociales y el rol de programas universales versus dirigidos (Esping-Andersen, 1990).

En la década de los años sesenta y principalmente durante el decenio de 1970 se observó un decaimiento del Estado de bienestar particularmente en países europeos, que se vieron inmersos en una profunda crisis fiscal, con insuficientes recursos para financiar un creciente sector público, fundamentalmente población longeva. Esto llevó a plantear la teoría de la erosión del Estado de bienestar.

Desde entonces se ha estudiado el impacto de una serie de variables causales de la erosión del Estado de Bienestar, por ejemplo, el nivel de desarrollo económico, el liberalismo económico, el tamaño de la población mayor de 64 años, el porcentaje de trabajo sindicalizado, el dominio histórico de partidos de izquierda en el gobierno y la estructura de las instituciones políticas. Sin embargo, el impacto de las políticas de multiculturalismo en la sustentabilidad del Estado de bienestar ampliamente omitido pese a que la inmigración y el reconocimiento emo-racial se perciben como causas de una demanda excesiva de servicios y beneficios sociales, ha fomentado el arraigo creciente de un discurso anti-inmigración. Según Banting y Kymlicka, en un plano más cercano a lo normativo, la expresión del multiculturalismo puede analizarse en la construcción de las llamadas políticas de multicukuralismo, definidas por ellos como las que van más allá de la protección de los derechos civiles y políticos básicos garantizados a todos los individuos en un estado liberal-democrático, para también alcanzar algún nivel de reconocimiento público y apoyo a las minorías etno-culturales para mantener y expresar sus distintas identidades y prácticas tales como la aceptación de la autonomía territorial y derechos de lengua a las minorías nacionales y el reconocimiento de reclamos de derechos de tierra y derechos de autogobierno para indígenas (Banting y Kimlika, 2006).

El establecimiento de poblaciones inmigrantes significa para los países que los reciben destinar más fondos para otorgar beneficios en materia de cobertura sanitaria, vivienda y educación, o bien limitar su entrega, lo que se agudizaría cuando existen condiciones que impiden aumentar el gasto social, por ejemplo, un bajo crecimiento económico. De cualquier forma, esto significa una presión importante sobre el Estado de bienestar y un costo electoral para el gobierno de turno. Los beneficios de salud, por ejemplo, se han ampliado incluso a inmigrantes ilegales, que son financiados por las contribuciones e impuestos de los residentes o de quienes forman parte de la fuerza laboral. En este mismo sentido, la desregulación de los mercados, particularmente el mercado laboral, genera condiciones de inestabilidad de empleo para toda la población; la llegada de inmigrantes es vista como amenaza por el sector obrero, ya que los inmigrantes son contratados por salarios más bajos. Para los sectores de menores ingresos, se percibe que la implementación de políticas de multiculturalismo sirve más a quienes no sostienen el Estado de bienestar en contraposición a aquellos que sí lo hacen.

En muchos países, el debate público distingue entre inmigrantes > y > estos últimos vistos como ilegales o flojos, o más cercanos al crimen, al fanatismo religioso o el extremismo político (Miller, 2006). Asimismo se considera que son los más importantes beneficiarios de las políticas de multiculturalismo, de ahí que el apoyo a estas políticas haya experimentado un retroceso. Se considera buenos inmigrantes a los profesionalmente calificados, capaces de incorporarse y adaptarse al mercado laboral del país que los acoge, capaces también de sustentar el Estado de bienestar mediante contribuciones con cargo al salario o impuestos generales. La reunificación familiar es importante para los inmigrantes pero no siempre útil para los países receptores, ya que se traduciría en la llegada de inmigrantes económicamente inútiles como los ancianos, que requieren de beneficios sociales inmediatamente disponibles sin haber contribuido nunca a los recursos del sistema. En lo que se refiere a la política de inmigración de Estados Unidos, Miller (2006) revisa planteamientos según los cuales los inmigrantes deberían elegirse más por sus características económicas y menos por sus condiciones familiares. Sin embargo, de esta manera se negaría el derecho a las personas a vivir con sus familias, por lo cual la mayoría de los Estados autoriza las reunificaciones familiares.

Pero a pesar de que se argumenta que la inmigración calificada es buena para el país receptor, también se plantea la desventaja económica del país de origen por el proceso de fuga de cerebros. Se configura así un discurso anti-inmigración de índole altruista. Desde la perspectiva de la búsqueda del bienestar mundial, en muchos casos la permanencia de profesionales en sus países de origen no se traduce necesariamente en mayor bienestar local en una importante proporción de los casos, ya que el impacto de su actividad profesional se ve fuertemente disminuido debido a una deficiente calidad institucional, como la inestabilidad política y económica del país. Aun así, países que son importantes receptores de inmigrantes han comenzado a implementar progresivamente políticas de cooperación...

To continue reading

Request your trial