El fallo de la Corte Internacional de Justicia y la politica exterior chilena posterior a la Guerra del Pacifico.

Autor:Fermandois, Joaquin
 
EXTRACTO GRATUITO

El fallo de la Corte Internacional de Justicia del pasado 1[degrees] de octubre constituyo un sello mas a un largo proceso de la politica exterior chilena post Guerra del Pacifico. Se sumo al fallo de enero de 2014 sobre el limite maritimo con Peru, el cual, aunque dejo una sensacion ambivalente y sento un precedente dudoso, en el sentido de permitirse interpretar las intenciones de un tratado, constituyo una sancion mas acerca de la legitimidad y legalidad de las fronteras de Chile. Al final, fue un colofon a lo acordado mediante el Tratado de 1929. Dada la contemporaneidad de ambos casos y la raiz historica comun de las controversias resueltas por la CIJ, ambos fallos forman parte del mismo proceso historico e institucional de formacion, consolidacion y persistencia de la territorialidad de los paises sudamericanos. Como lo atestiguan estos y otros casos de controversias limitrofes en la region, este proceso de consolidacion territorial continua su desarrollo incluso hoy, mas de 200 anos despues de la independencia de las republicas hispanoamericanas. Por una parte, esto se explica porque buena parte de las sociedades boliviana y peruana aun alberga reservas emocionales y culturales sobre sus fronteras. Por otra parte, dada la importancia esencial que tienen la constitucion territorial y las fronteras en la existencia misma de los estados, particularmente en su version moderna, es casi inevitable que las cuestiones sobre el territorio, contenciosas o no, sean parte fundamental de la experiencia politica estatal. En este sentido, la reciente demanda boliviana sobre una supuesta obligacion de negociar, la demanda peruana sobre el limite maritimo y la demanda chilena sobre el rio Silala, responden a una dinamica historica inherente a la existencia institucional de los Estados y el delineamiento de sus fronteras, independientemente de las circunstancias particulares que hayan conducido a su fijacion actual.

LA HISTORIA QUE NO SE CLAUSURA

Una parte del pais ha mirado la historia posterior a 1883, ano del fin de la Guerra del Pacifico y la suscripcion del Tratado de Ancon, como de continuo asedio vecinal, ante el cual Chile habria ido cediendo paulatinamente. Esta vision es incorrecta. Un problema clave de la politica vecinal de Chile hasta el primer tercio del siglo XX fue la necesidad de cerrar definitivamente todo este ciclo con instrumentos juridicos compatibles con la evolucion del derecho internacional. El origen y la definicion politica de la Guerra del Pacifico estuvieron ligados a una legitimidad internacional existente por siglos, que adquirio una impronta particular a raiz de los conflictos interestatales e internacionales de los siglos XCIII Y XIX, particularmente entre potencias europeas. No puede reiterarse y enfatizarse suficiente la importancia que tuvo para la cultura internacional de las ultimas decadas del siglo XIX la guerra franco-prusiana y sus resultados politicos. Retrospectivamente, puede afirmarse que en ellos chocaron los principios tradicionales de sellar la paz--casi siempre con transferencia territorial--con el nuevo principio de la autodeterminacion nacional. No solo a la luz de todo esto, pero ocupando un puesto importante en el imaginario de la region, la idea de que Chile era un pais expansionista calo hondo en las miradas politicas del cono sur. Se podra decir que esto es injusto, dado que la Guerra del Pacifico no fue la unica en el ambito sudamericano, y que Chile solidarizo con Peru ante Espana en 1865, una decision costosa. Sin embargo, lo que quedo en la memoria internacional--en algun escondrijo hasta el dia de hoy--es la Guerra del Pacifico, en lo que el reivindicacionismo de Bolivia ha jugado un papel destacado.

En fin, la tardanza en sancionar definitivamente a traves de un tratado la realidad que resulto de la guerra, lo cual fue responsabilidad de todos los involucrados, ayudo a intensificar esta singularidad de la posicion internacional de Chile en el cono sur y finalmente en America Latina. Ello, junto al cambio de legitimidad--aunque no en su practica a nivel global--en las formas de compensacion al establecerse la paz tras un conflicto, hizo imperioso de parte de Chile manejar el reconocimiento de su estructuracion fronteriza como objetivo en un ambiente regional en donde flotaba un cierto aire de censura al pais por el resultado de la guerra. Habra sido injusta esta ultima apreciacion, pero constituia y en menor pero aun perceptible medida--se ha visto en la simpatia espontanea por algunos aspectos de la demanda boliviana--sigue constituyendo un factor en la mirada continental. Este escenario empujo a la diplomacia chilena, incluso antes del cambio de legitimidad en torno a la Primera Guerra Mundial, a favorecer un sistema de tratados definitivos.

Tras la experiencia traumatica y transformadora de paradigmas que fue la Primera Guerra Mundial, se produjo una intensificacion algo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA