XXXIV. Después del g-8

Autor:José Manuel Aguilar de Ben
Páginas:137-139
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 137

XXXIV

DESPUÉS DEL G-8

La reunión de los lideres del G-8 de este año en Kananaskis, aislados del mundanal ruido en las Rocky Mountains, ha aportado tres novedades.

— Que la Administración de EE.UU. a falta de una visión de la interdependencia global, ha perdido gran parte de su tradicional posición de " primus inter pares", porque la Unión Europea ya no se doblega a todas las acciones de EE.UU.
— Que Rusia ya se incorpora definitivamente al G-8, mas por sus posiciones geoestratégicas, que por su economía y
— Que África vuelve a estar en el mapa de los grandes

La Administración de EE.UU, con su unilateralismo dominante, está perdiendo el liderazgo mundial que había acumulado en muchos frentes, pese a la mayor presencia militar en decenas de países miembros de la ONU, incluida España. Ya quizás ni una guerra contra la dictadura en Irak, devuelva a esta Administración americana la preeminencia que EE.UU. ha tenido en el siglo pasado. Los escándalos corporativos, el ajuste de la bolsa, el déficit exterior, la bajada del dólar y la inseguridad psicológica tras el 11 de septiembre, han puesto a la nación entre la "Liberty in the Americas" y una "Fortress America".

Quizás EE.UU. tiene necesidad de mirar a esta Europa, a la que tanto contribuyó a salvar (excepto a España y Portugal), y a la que tanto aportó a su construcción comunitaria actual. Y Europa tiene que aprender a ser por sí misma y en su nueva relación con EE.UU. En la Convención Europea ya se esta intentando. Hace falta que el Consejo Europeo y la Comisión también se defina mejor.

La incorporación de Rusia al G-8 debe ser bienvenida, no solo por el acuerdo sobre proliferación de armas de destrucción masiva y los


07.07.02

Page 138

seis principios sobre no proliferación acordados en la cumbre, sino porque también pueda servir para que la propia Rusia siga caminando por la senda democrática y una economía mas equitativa. Ello permitiría a Rusia incorporarse también al partenariado para el desarrollo sostenible que se defenderá en Johannesburgo, participar en la conclusión de la agenda de desarrollo establecida en Doha, y sumarse a la iniciativa para la reducción de la deuda de los países mas pobres, también acordadas en la cumbre, a falta de nuevas iniciativas para la reforma del sistema financiero internacional.

La contribución del Plan de Acción para África del G-8 para el Nuevo Partenariado para el Desarrollo de África, NEPAD, con 12 billones de dólares extra en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA