Crónica de la política exterior Española (julio-diciembre 2004)

Autor:María Isabel Castaño García/Irene Rodríguez Manzano/José Ángel Sotillo Lorenzo
Cargo:Profesora Titular de Escuela Universitaria/Profesora Titular de Universidad/Profesor Titular de Universidad
Páginas:959-1011

Page 959

1. Cuestiones generales

El Rey Juan Carlos preside, el 1 de julio, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, el acto de clausura del año académico de laPage 960 Escuela Diplomática, animando a los nuevos diplomáticos a trabajar «con los valores que presiden nuestra acción exterior, como el apoyo a la democracia, los derechos humanos, la paz y la solidaridad» (el texto del discurso puede consultarse en: http://www.casareal.es/casareal/diplo12di.html).

El ministro de Defensa, José Bono, da cuenta ante la Comisión de Defensa, el 7 de julio, del informe sobre el accidente del Yak-42 que sucedió en Trabzon (Turquía) el 26 de mayo de 2003, causando la muerte a 62 militares españoles. Bono afirma que hubo errores y responsables de errores; como consecuencia «ningún oficial general afectado seguirá en activo en las Fuerzas Armadas». Junto a la propia situación del avión y de la tripulación, destaca el error en la identificación de los cadáveres: 22 de los 39 casos analizados no se correspondían con los de sus parientes, los 22 fueron analizados por el equipo médico español. El informe entregado por el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses al Ministerio de Defensa, el 1 de septiembre, confirma que los médicos militares españoles -los generales Vicente Navarro y José Antonio Beltrán- se equivocaron en la identificación de todos los casos (30), mientras que los turcos identificaron correctamente a 32 cadáveres (DS/C, Comisiones, núm. 63, de 7 de julio). El día 3 de septiembre, el ex ministro Trillo-Figueroa hará pública una declaración en la que mantiene que «ninguna autoridad política o militar de Defensa conocía los errores en la identificación», y que los médicos españoles «hicieron el trabajo que pudieron en las excepcionales circunstancias y limitadísimas posibilidades de Turquía, que era la única responsable de la identificación». Por su parte, el ministro Bono informará -el 21 de octubre- al Pleno del Congreso de las últimas investigaciones con relación al accidente (DS/C, Pleno, núm. 42, de 21 de octubre).

El juez Garzón decreta, el 13 de julio, la libertad bajo fianza de Hamed Abderrahman Hamed, el ciudadano español capturado por el ejército de Estados Unidos en Afganistán que estuvo dos años preso en Guantánamo como «combatiente enemigo».

La Cadena Ser da a conocer, el 22 de julio, que el ex presidente José María Aznar contrató los servicios del despacho de abogados Piper Rudnick, para actuar como «lobby» ante la Administración de Estados Unidos. Entre los trabajos realizados, por un importe de dos millones de dólares, destaca el de conseguir la concesión de la medalla de oro del Congreso estadounidense, la distinción más alta de ese país. El contrato había sido aprobado por el Consejo de Ministros de 26 de diciembre de 2004, para obtener «consejo, asesoramiento y otros servicios en una amplia gama de asuntos políticos, económicos y de otro tipo del Gobierno de España». Desde México, Aznar responde que «se pueden intentar muchas cosas para desviar la atención -de los atentados del 11-M-, e incluso intentar manchar la honorabilidad de las personas, pero yo no voy a entrar en esas cosas».

El 6 de septiembre se celebra en Madrid la III Conferencia de Embajadores, en la que el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación pide a los embajadores que participen activamente en el proceso de reforma integral del servicio exterior puesto en marcha por el Gobierno. El objetivo de esta reforma no es otro que la aprobación de una ley sobre el servicio exterior que se traduzca en el mérito como incentivo, la búsqueda de perfiles adecuados para cada puesto y la formación continua de los funcionarios. El jefe de la diplomacia española identificó como variante internacional central el terrorismo, señalando que ha pedido a los responsables de esta materia en elPage 961 Ministerio que presenten un Plan tan pronto como la Comisión del 11-M termine sus trabajos y que uno de los aspectos de ese Plan será dar continuidad y reforzar la cooperación internacional tanto contra el terrorismo de ETA como contra las redes de Al-Qaida. En cuanto a Europa, definida como eje prioritario de su política exterior, el ministro afirmó que los intereses españoles se definen mejor dentro de una lógica integracionista y, por lo tanto, en colaboración de los grandes motores de esa lógica: Francia y Alemania. También hizo referencia a la negociación de las próximas perspectivas financieras, reconociendo en la gradualidad y el reparto equilibrado y equitativo de los costes y beneficios de la ampliación entre todos los Estados miembros la clave de la negociación. Miguel Ángel Moratinos se refirió también a Gibraltar, diciendo que la intención de España era avanzar mediante una política de intereses compartidos con los gibraltareños, y a Rusia, subrayando el interés por una relación que incluya la cooperación contra el terrorismo, la consolidación de la estabilidad europea y la colaboración en otras regiones. En cuanto a Estados Unidos, el ministro reconoció que España es un socio y aliado firme de este país y que Oriente Medio, Afganistán, el Norte de África e Iberoamérica son áreas relevantes en la concertación con Washington. No obstante, apuntó que las relaciones con Estados Unidos no podían limitarse al ámbito de la defensa sino extenderse al terreno comercial, científico y a los contactos entre sociedades civiles. En referencia a Iberoamérica, Miguel Ángel Moratinos anunció una acción política más decidida, con más presencia política y más iniciativas comunes, subrayando que habrá una mayor implicación en los procesos de diálogo y consolidación democrática en Colombia y Venezuela y que con Cuba se buscará la forma más eficaz de promover una dinámica democratizadora y de promoción de los derechos humanos. También fueron objeto de su consideración los problemas de estabilidad y falta de oportunidades en el Norte de África, reconociendo en el avance de la integración regional el medio para solventarlos, siempre que antes se superara el problema del Sahara, y del África Subsahariana, afirmando que sus pretensiones se centraban a su incorporación a la política exterior española más allá de la cooperación. Respecto a Oriente Próximo, el Gobierno español -en palabras de Miguel Ángel Moratinos- tratará de recuperar activamente el Proceso de Paz en el marco de la Hoja de Ruta y con la plena implicación del Cuarteto. El ministro insistió también en que el principio fundamental de su política exterior es el multilateralismo eficaz y, en particular, el aumento a las contribuciones a los organismos de desarrollo y una mayor implicación en las iniciativas de lucha contra la pobreza, el firme compromiso con la reforma de las Naciones Unidas y una plena implicación en la defensa de los derechos humanos. Por último y entre otras cuestiones, recordó el compromiso del Gobierno con el incremento de los fondos de ayuda al desarrollo hasta el 0,5 por 100 del Producto Interior Bruto para el final de la legislatura desde el 0,23 por 100 actual. El día 7 es el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el que en similares términos pronuncia un discurso ante esta tercera conferencia de embajadores (el texto del discurso puede consultarse en: http://www.la-moncloa.es/web/asp/ muestraDocImp.asp?Codigo=p0709040).

Desde Túnez, el presidente Rodríguez Zapatero afirma, el 9 de septiembre, respecto a la situación en Irak y la decisión de retirar las tropas: «La situación hoy la veo con profunda preocupación. Con el respeto a todos los países que están allí, si hubiera más decisiones en la línea del Gobierno español, se abriría una expectativa más favo-Page 962rable» (el texto completo de la conferencia de prensa del primer ministro de Túnez, Mohamed Ghannuchi, y el presidente del Gobierno en el que se contienen estas declaraciones puede consultarse en: http://www.la-moncloa.es/web/asp/muestraDocImp.asp?Codigo=p0909041).

El 29 de septiembre, la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso debate y aprueba una proposición no de ley relativa a la muerte de periodistas españoles en la guerra de Irak y medidas para responder solidariamente con los Estados Unidos (el debate de la proposición se encuentra en DS/C, Comisiones, núm. 85, de 29 de septiembre; y el texto de la proposición aprobada en BOCG/C, serie D, núm. 82, de 8 de octubre).

Tras finalizar el XV Congreso Nacional del PP, el nuevo presidente, Mariano Rajoy, propone, el 3 de octubre, un pacto en política exterior para que España sea fiable en el escenario internacional. Rajoy...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba