La Consttucion alemana de Weimar (1919) ?una utopia en medio de la crisis? Un analisis historico a sus aspectos interventores, modernizadores y derechos sociales/The German Consttuton of Weimar (1919). A Utopia in the Midst of the Crisis? A Historical Analysis of Its Interventatve, Modernizing and Social Rights Aspects.

Autor:Zapata, Juan David Restrepo
 
EXTRACTO GRATUITO
  1. EL IMPERIO ALEMAN Y LOS ANOS DE AGITACION, 1870-1919

    La Alemania imperial fue una invencion que abogo por la unidad, la cohesion y el progreso de su pueblo y Estado. Los disgregados principados tuvieron su final como entidades politicas independientes en 1871, cuando, bajo la direccion de la elite aristocratica prusiana --una maquinaria estatal poderosa-- rompio con los animos fragmentarios de los pueblos que habitaban los territorios entre el rio Rin y el Oder. La carrera imperialista estaba servida y la economia, la politica y la guerra, fueron las bases para consolidar el proyecto expansionista germano (Hobsbawm, 2009, p. 124-125). El nuevo Estado-nacion se caracterizo por su modelo conservador, que mantenia muchas de las caracteristicas del Antiguo Regimen --siendo el monarca la maxima cabeza del Estado--, pero dando representatividad, mediante el Parlamento, a la aristocracia y a la burguesia; de la misma manera sentaba las bases para consolidar un sector burgues poderoso, que movilizara la industria y la economia nacional. Al mismo tiempo, el pais ostento una explosion demografica, que represento un aumento poblacional de casi el 63% entre 1871 y 1914, pasando de 41 millones a 67,7 millones en 43 anos. Esto, a su vez, provoco una urbanizacion acelerada, donde se incremento la mano de obra y la division social se hizo mas tangible (Fulbrook, 2009, p. 191).

    Las crisis economicas de la segunda mitad del siglo xix fueron alternadas con periodos de alto desarrollo industrial. Poco a poco, la antigua produccion carbonifera, de metales y de ingenieria pesada, se transformo en un progreso cientifico, tecnologico y manufacturero, que visibilizo a la empresa alemana por sobre la inglesa. Una de las caracteristicas diferenciadoras del antiguo modelo aleman era su forma de ver la educacion del proletariado como garantia para el incremento productivo. La ensenanza basica era obligatoria y las posibilidades de formacion superior, con una influencia del sector industrial, contribuyeron a la cualificacion de la clase obrera germana que potencio la productividad hombre-hora, comparado con otros paises industriales como Gran Bretana o Francia (Kuhnl, 1991, p. 19). Ademas, a diferencia del liberalismo comercial ingles, Alemania procuro construir un sistema con algunas caracteristicas interventoras en sus aspectos economicos (Fulbrook, 2009, p. 193).

    La sociedad alemana estaba fuertemente dividida en tres sectores: el primero, los junker, herederos de los tradicionales poderes terratenientes, cuyo eje de influencia estaba dado en el mundo rural, decadente por la rapida migracion a las ciudades. Un segundo sector, ubicado en los industriales, promotores de medidas estatales --como la reduccion de aranceles--, tropezaba en muchas ocasiones con los intereses terratenientes. Adicionalmente, el crecimiento de un tercer sector, el obrero, supuso un choque con las partes anteriormente descritas y con algunas politicas estatales, lo que fomento la creacion de agrupaciones sindicales y el apoyo a partidos en florecimiento, como el Partido Socialdemocrata o spd. De esta manera, la balanza electoral comenzo a inclinarse hacia partidos obrero-sindicales, por el peso que ejercian las tasas de crecimiento demografico urbano y, con el, el aumento del proletariado en las principales ciudades alemanas, por lo que no fue casualidad que partidos socialdemocratas, como el spd, obtuvieran victorias contundentes en el Reichstag: para 1912, fue el partido mas votado de Alemania (Fulbrook, 2009, p. 194), y contaba con 1,1 millon de afiliados, mientras que los sindicatos registraban cifras de 2,5 millones de integrantes (Kuhnl, 1991, p. 19). Es de resaltar que segun la historiadora Mary Fulbrook, "las elites de la Alemania imperial no eran, por lo general, capaces de apreciar las sutiles distinciones sociologicas, y se limitaban sencillamente a temer la amenaza de la revolucion desde abajo, sin examinar en profundidad los autenticos objetivos y la capacidad de accion de los distintos sectores del proletariado aleman" (Fulbrook, 2009, p. 195).

    El ocaso de la Alemania de Otto von Bismark fue un caldo de cultivo para ocasionar fuertes choques entre las distintas capas de la sociedad. Muchos de los historicamente favorecidos consiguieron, mediante una "solidaridad de intereses mas bien negativa, (...) aunar sus diferencias y juntarse contra la amenaza del enemigo comun, que se adivinaba por debajo" (Fulbrook, 2009, p. 197). Una de estas asociaciones tomo el nombre de "alianza del centeno y el acero", que se inclino hacia una tendencia antisocialista. Frente a estas presiones de las elites del pais, el gobierno promulgo una serie de ablandamientos de las leyes que controlaban la economia, favoreciendo --de nuevo--a ambos sectores antes mencionados. Las tradicionales relaciones de poder, herederas del pasado prusiano, nunca asumieron su papel frente a cuestiones fundamentales de la sociedad que se construia rapidamente en Alemania. Los vaivenes de la politica interior giraban sin llegar a soluciones de fondo (Fulbrook, 2009, p. 213).

    En 1914, la Primera Guerra Mundial llego como la noticia mas esperada de Europa. Los Estados habian alistado su maquinaria belica con mucha anticipacion y los esquemas tradicionales de los choques armados dejaban pensar que la tan esperada confrontacion duraria poco mas de unos cuantos meses. Nunca se imaginaron que las nuevas tecnologias transformarian los rios en sangre; mucho menos que los meses se convertirian en anos.

    Para mediados de 1918, el fin de la Guerra era ya inevitable; guerra de la cual el Imperio aleman habia salido derrotado. La Gran Guerra acentuo las divisiones internas de la sociedad germana, y parcialmente borro a las clases medias, marcando con mayor ahinco al sector de la elite industrial, monopolistico del capital y al sector obrero empobrecido, del cual eran subsidiarios los grandes sindicatos, ahora reconocidos por el Estado. La Guerra, sin embargo, posibilito la organizacion de los trabajadores, que habian sido esenciales para el mantenimiento economico del Imperio. Se les doto de una estructura que comenzaria a marcar la vida politica de Alemania y a sus bases se les incorporo la presencia de sectores historicamente excluidos, tales como las mujeres y los jovenes (Fulbrook, 2009, p. 217).

    Fue, entonces, necesaria una recomposicion de la estructura de Alemania, que era presionada por la gran agitacion interna del pais. Muchos de los senalamientos iban dirigidos a culpar a uno u otro bando, asi que para la izquierda "era evidente que el pueblo aleman habia sido descarriado y enganado por los militares irresponsables y sus aliados en las altas clases sociales" (Parker, 1987, p. 243). Para octubre de 1918, las primeras reformas tendieron a desmilitarizar la direccion del Estado --en parte para dilatar los senalamientos hacia la responsabilidad del Ejercito en la perdida de la guerra--, por lo que un gobierno civil tomo el control parcial. Desde alli se dieron pasos hacia unas reformas al sistema electoral, al Parlamento y al sistema monarquico, que estaria supeditado a una constitucion, aspectos que Guillermo III nunca acepto y su camino unico fue la abdicacion y exilio en Holanda, cosa que finalmente ocurrio el 9 de noviembre del mismo ano (Fulbrook, 2009, p. 218). Un fragmento del periodico ABC de Madrid del 10 de noviembre de 1918, informaba que: "El Emperador y el principe heredero han abdicado. Ha sido derrumbada la dinastia. Es una brillante victoria del pueblo aleman. Ebert ha sido encargado de formar un nuevo gobierno, en el que tendran cabida todas las ideas del partido social-democrata" (1).

    Los levantamientos comenzaron a aparecer por toda Alemania. Sectores militares se rebelaron contra algunos aspectos de su estructura jerarquica y tomaron el poder de localidades. Tambien, mediante la figura de "consejos", los obreros se amotinaron y arrebataron al Estado el control de algunas poblaciones, donde el objetivo se convirtio en democratizar y "transformar el regimen de propiedad; en una palabra, se pretendia instaurar el socialismo" (Kuhnl, 1991, p. 23). Esta figura de Consejos era vista como un movimiento que "permitia la accion politica desde la base" (Kuhnl, 1991, p. 23). Mientras tanto, con el titular "Alemania hacia la Republica Socialista", la prensa sostenia que:

    "Al propio tiempo que en Berlin se sustituia el antiguo regimen por un Gobierno popular, y se constituia en la capital un Consejo de obreros y soldados, el movimiento revolucionario se extendia por toda la nacion. De todas partes llegan noticias sobre la formacion de Consejos de obreros y soldados. En general, la revolucion se deslizo sin alteracion esencial del orden economico y sin derramamiento de sangre. En muchas ciudades fue reconocido, sin vacilacion alguna, el Consejo de Obreros y Soldados por las autoridades militares, encargandose de la administracion municipal" (2). Las condiciones para la revolucion --de estilo marxista-- estaban servidas, aunque fueron enfriadas por una serie de compromisos que, "aunque a corto plazo parecian estabilizadores, en realidad lo que hacian era encubrir, y no resolver, tensiones cuyo estallido posterior seria mas poderoso" (Fulbrook, 2009, p. 220). El gobierno transicional fue asumido por el partido spd en cabeza de Friedrich Ebert, promotor de una Asamblea Nacional Constituyente, que transformara al Estado en una republica democratica y que resolviera los grandes problemas del momento, tales como la firma del armisticio, la desmovilizacion del Ejercito, evitar la revolucion y levantar la economia (Fulbrook, 2009, p. 220).

    Cabe mencionar que el levantamiento de los Consejos era catalogado como comunista, es mas, segun el ABC de Madrid, ni siquiera el gobierno conformado por Ebert era capaz de controlar al turbado proletariado que queria "hacer realidad el Manifiesto Comunista de Carlos Marx. (...) La masa obrera se alista en el bando comunista". Mientras tanto, los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA