El informe del secretario general de las Naciones Unidas sobre los acontecimientos ocurridos en la ciudad y campamento..

AutorEsther Barbé Izuel/Alegría Borrás Rodríguez/Cesáreo Gutiérrez Espada
CargoDerecho Internacional Público/Derecho Internacional Privado/Relaciones Internacionales
Páginas530-536

El informe del secretario general de las Naciones Unidas sobre los acontecimientos ocurridos en la ciudad y campamento de refugiados de Yenn en abril de 2002

Page 530

  1. El 30 de julio de 2002 el Secretario General de las Naciones Unidas hacía público su informe sobre los acontecimientos que tuvieron lugar en la ciudad y campamento de refugiados de Yenín y otras ciudades palestinas durante la denominada «Operación Muro Defensivo» desencadenada por las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) entre marzo y abril de 2002 (vid. el informe en el Documento A/ES-10/186, reproducido también en International Legal Materials, 2002.6). Como es sabido, durante esta operación se produjo una grave situación de violencia, principalmente en el campamento de refugiados de Yenín, generada por un uso desproporcionado de la fuerza, la imposición de toques de queda generalizados y de todo tipo de restricciones, incluso para personal sanitario y personal internacional, con fundadas acusaciones de graves violaciones de las normas humanitarias. Esta situación llevó a que el Consejo de Seguridad acogiera una actuación en relación con la investigación de los hechos y, cuando fracasó el equipo de constatación de los hechos enviado por el Secretario General, a que la Asamblea General solicitara de éste la elaboración de un informe sobre los acontecimientos ocurridos.

    El informe fue elaborado por la secretaría sobre la base de las informaciones y materiales remitidos tanto por el Observador Permanente de Palestina como por otros Estados, entre los que cabe señalar el Informe de la Unión Europea transmitido al Secretario General por la Misión Permanente de España ante las Naciones Unidas (Anexo IV del informe). El Gobierno de Israel no atendió la solicitud de información y las Naciones Unidas dependieron de declaraciones públicas de funcionarios israelíes y de otros documentos de libre difusión del Gobierno de Israel. Pese a estas limitaciones, sobre la base de la información disponible y de las fuentes consultadas, el Secretario General consideraba que su informe constituía «una representación justa de una realidad compleja» (párrafo 82).

    En términos de valoración y análisis jurídico, cabe destacar dos órdenes de cuestiones: de un lado sobre el papel de las Naciones Unidas y de la Asamblea General y, especialmente sobre el ejercicio de las responsabilidades del Consejo de Seguridad y de su capacidad para establecer y hacer efectivo un procedimiento de constatación de los hechos (3); y, de otro lado, sobre la cuestión básica de la situación humanitaria y de la responsabilidad de la potencia ocupante en relación con el respeto y la aplicabilidad de las normas de derecho internacional humanitario en los Territorios Palestinos Ocupados (4). Conviene, sin embargo, en primer lugar, referirse a los acontecimientos ocurridos en Yenín que describe el Informe del Secretario General (2).

  2. El informe describe los acontecimientos que tuvieron lugar en diferentes poblaciones palestinas de la Ribera Occidental (Cisjordania) en las que, de conformidad con el Acuerdo provisional Israelí-Palestino de 28 de septiembre de 1995, la Autoridad Palestina tenía plena y total competencia en lo referente a la seguridad de la población civil. Sin embargo, y como ya había sucedido en otras ocasiones desde el inicio de la actual intifada en septiembre de 2000, las FDI realizaron diversas incursiones a partir del 29 de marzo de 2002 en las ciudades palestinas de Ramallah, Tulkaren, Qalqilya, Belén, Yenín y Naplusa. Aunque la Operación Muro Defensivo se extendió por estas y otras ciudades, cabe recordar fundamentalmente tres escenarios: el de Ramallah, donde a partir del 29 de marzo las instituciones civiles de la Autoridad Palestina sufrieron daños importantes y donde se produjo la ocupación y destrucción de gran parte del complejo presidencial del Presidente Arafat; el de Belén, donde a partir del 4 de abril y hasta el 10 de mayo, 150 personas permanecieron refugiadas y sitiadas en la Iglesia de la Natividad; y el de Yenín, donde la resistencia palestina fue muy intensa y las víctimas y daños materiales muy numerosos, fundamentalmente en el campamento de refugiados adyacente a laPage 531 ciudad, establecido desde 1953 y que acogía aproximadamente a 14.000 palestinos en una superficie de 1 kilómetro cuadrado.

    Como ha venido sucediendo desde el inicio de la actual crisis, estos actos de violencia, de intensidad variable, configuran una constante escalada de violencia en una dinámica imparable de acción/reacción. Se trata de una violencia que llegó a su apogeo entre marzo y abril de 2002 con el aumento de la frecuencia de los atentados terroristas con bombas contra israelíes cometidos por grupos palestinos y las sucesivas oleadas de incursiones de las FDI en pueblos y aldeas palestinas de Cisjordania y en zonas bajo la responsabilidad administrativa y de seguridad de la Autoridad Palestina. En este ciclo de violencia se llevó a cabo la Operación Muro Defensivo, cuya causa inmediata ha de situarse en un atentado terrorista perpetrado el 27 de marzo en la ciudad israelí de Netanya en el que 28 personas resultaron muertas y 140 heridas.

    Tal como describe el informe, cuando las FDI entraban en estas ciudades se imponía el toque de queda y eran declaradas como «zonas militares cerradas», limitando y en ocasiones prohibiendo totalmente la circulación del personal internacional, incluido a veces el personal humanitario y médico. En sus operaciones, las FDI utilizaron armas pesadas en las zonas civiles y detuvieron a centenares de palestinos que consideraban implicados en los ataques armados contra Israel (desde el inicio de la Operación Muro Defensivo y hasta el 7 de mayo fueron arrestados más de 7.000 palestinos), destruyendo también infraestructuras que consideraban parte de la capacidad operativa de los grupos palestinos, así como la infraestructura de los servicios de seguridad de la Autoridad Palestina. En algunos casos, incluso, las fuerzas israelíes no respetaron la neutralidad del personal médico y humanitario y atacaron las...

To continue reading

Request your trial