"Well-Bodi-Osusu" la apuesta de Sierra Leona por la asistencia sanitaria universal

Páginas:20-21
 
CONTENIDO

La salud es riqueza.

Page 20

A mediados de 2008, el Gobierno de Sierra Leona dio a conocer su intención de establecer en el país un sistema de asistencia sanitaria gratuito, universal y de alta calidad. Pidió ayuda a la OIT para evaluar las opciones del país para un seguro social de salud. Stephen Douglas, un periodista residente en el país, analiza la apuesta de Sierra Leona por crear un sistema de seguro social de salud para todos.

Tengbeh Kamara, de 58 años, el pasado 13 de septiembre, justo después del almuerzo, sintió un súbito dolor opresivo en mitad del pecho. El dolor persistió la mayor parte de ese día. A la mañana siguiente, Tengbeh fue al servicio de consultas externas del Hospital Connaught. Fue ingresado y pasó seis días y cinco noches hospitalizado atendido por enfermeras y por miembros de su familia. El importe de su estancia fue de 350.000 Le. "Eso no incluye el dinero que mi familia tuvo que pagar por medicamentos, comidas, pagos a médicos y enfermeras, cargo por ingreso, cargo por alta y transporte".

El caso de Tengbeh, en el que el coste de la asistencia sanitaria lleva a las personas a la pobreza o las hunde más en ella, es uno de los muchos de los que uno se entera cuando entra en contacto con el sistema de asistencia sanitaria de Sierra Leona, país del África Occidental. Este enorme coste de la asistencia impide a algunas personas acceder a la atención médica necesaria o las hace aplazar hasta muy tarde el momento de acudir a un establecimiento sanitario.

Sierra Leona se está recuperando gradualmente de una guerra civil brutal que ha durado una década y que ha afectado gravemente al país, incluido el sistema de asistencia sanitaria. El país figura como uno de los más pobres del mundo, con un PIB per cápita de 310 dólares en 2004. El 70% de la población vive con menos de 1 dólar al día, con un margen muy amplio entre quienes viven en la capital, Freetown, y quienes habitan las zonas rurales (el 15% y el 79%, respectivamente, viven por debajo del umbral de la pobreza).

La tasa de desempleo del país también es muy elevada. Según la OIT, en 2008 el nivel de subempleo y desempleo en Sierra Leona alcanzó aproximadamente el 70%. La esperanza media de vida es de unos 40 años, la tasa de mortalidad infantil es de unos 165 niños por cada 1.000 nacidos vivos, la tasa de mortalidad de los menores de 5 años es de 286 por cada 1.000 nacidos vivos y la tasa de mortalidad materna por cada 100.000 mujeres se sitúa entre 1.300 y 2.000. Menos de la mitad (el 42%) de los partos cuentan con la presencia de un asistente cualificado y menos de uno de cada cinco niños nacen en centros sanitarios.

Según el Ministro de Sanidad, el doctor Soccoh Kabia, "existen algunos problemas, pero tenemos planes para abordar todas estas cuestiones a lo largo de un período de tiempo".

El Ministro de Sanidad Sr. Kabia se refiere a un Page 21 sistema propuesto de asistencia sanitaria -el Fondo de Seguro Social de Salud de Sierra Leona (SLeSHI)- que iniciará y aplicará la cobertura universal de la asistencia sanitaria para todos. Los fondos para el SLeSHI serán aportados por los trabajadores y los empleadores del país. La Adminis-tración central también aportará subvenciones y se llevará a cabo una reasignación de fondos de distintos sectores al sector de la salud. La creación del SLeSHI será respaldada por una ley parlamentaria.

El Gobierno de Sierra Leona es muy consciente de la relación entre la salud de la población, los niveles de productividad y el crecimiento económico del país. La creación del SLeSHI está recibiendo un enorme apoyo y voluntad política. El lema del SLeSHI, "Well-Bodi-Osusu", que significa "La salud es riqueza", fue propuesto por el Presidente del país, Su Excelencia el Dr. Ernest Bai Koroma.

La Administración central también invitó a la OIT a prestar asistencia técnica para evaluar las opciones de un seguro social de salud en Sierra Leona. La OIT está ayudando a los países a conceptualizar y desarrollar estrategias de financiación sanitaria que promuevan la equidad, la eficiencia y la inclusión social, y que sean sostenibles y acordes con los sistemas de los países a la vez que proporcionan una protección sanitaria social suficiente. Sobre esta base, la OIT ha esbozado diver- sas opciones en su informe presentado al Gobierno de Sierra Leona. Las prestaciones deben cubrir a todos, incluidos los más vulnerables: mujeres embarazadas, niños menores de 5 años, personas mayores y los más pobres.

Se determinará una cuantía de cotización que sea asequible para los trabajadores y empleadores de Sierra Leona. Según Michael Amara, economista experto en salud del Ministerio de Sanidad e Higiene, "también estamos estudiando integrar a los curanderos tradicionales (los acreditados), médicos, enfermeras y todos los profesionales sanitarios y pensamos elaborar asimismo planes de retribución para eliminar los pagos no regulados al personal hospitalario". La atención del país sigue centrada en la asistencia sanitaria, tanto preventiva como curativa.

Susan Mshana, Asesora del Departamento de Desarrollo Internacional (DfID) del Reino Unido en Sierra Leona, observa el número de personas, organizaciones y donantes que intervienen en el desarrollo del sistema y afirma que "hay muchas personas interesadas en este proyecto y trabajando en él". "Las iniciativas anteriores no han dado fruto, pero esta vez conseguiremos que la cosa funcione", añadió.

La apuesta de Sierra Leona ha comenzado por la asistencia sanitaria universal y el proceso avanza a un ritmo rápido. La esperanza es que, con el apoyo financiero y técnico continuado de la comunidad internacional, Sierra Leona será capaz de ofrecer asistencia sanitaria universal de calidad a todos sus ciudadanos.