Como las tragedias griegas pero sin dioses

Autor:Ignacio Muñagorri
Páginas:477-478
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 477

Querido Roberto.

¿Cómo estás?

En este curso he leído un reciente trabajo tuyo en la página de internet de "Reforma Penal Internacional" y he vuelto a acudir al libro que editaste en 1998 Contradicciones entre Derecho y Control Social. ¿Es posible una vinculación entre estos conceptos, tal como parece pretenderlo un cierto funcionalismo jurídico? Además de releer tu participación en él, "¿De cuál Derecho y de qué control social se habla?", ante el protagonismo que se ha atribuido a "lo penal" en la así llamada, hasta hace muy poco, "violencia doméstica", me interesaba que estudiantes preocupadas y preocupados por estas agresiones leyesen, ¡oh sorpresa!, los trabajos de G. Smaus, "Análisis feminista del Derecho Penal" y de P. Giménez Alcocer, "Algunas cuestiones en torno al tema Mujer y Derecho". Pensaba que esa lecturas les podían ayudar a salir de la envolvente publicidad reinante, ayudarles a desvelar lo no contado y, de paso, complicarse la vida, cuestiones estas últimas que no es que resulten sorprendentes sino mas bien milagrosas. También he releído la dedicatoria con la que me enviaste el libro, siempre amistosa conmigo, y en la que me presentabas el texto como "prueba de la ruptura definitiva con el establishment". ¿Te acuerdas?

Cuando hace unos meses unos queridos amigos comunes me hablaron de preparar juntos una publicación para felicitarte por tu setenta cumpleaños, pensé que una buena manera de participar en ella, contigo y con ellos, podía ser escribirte sobre estas lecturas recientes en las que hay presente y memoria. Sabes que cuando leo a los amigos, les veo. Te veo, al leerte, no solo contándome lo que te estoy leyendo sino también en muchos de los momentos en los que hemos estado juntos, hablando de mil cosas, momentos muy gratos y otros en que el afecto se presenta siempre por delante, y por encima, del enfado. Sabes bien Roberto que a veces tienes una manera sorprendente de provocar la sonrisa, a modo dialéctico se me ocurre llamarla, porque parece preciso mandarte a hacer gargaras para defender el cariño.

Hace unos días hablando de la Tesis de Marta te comenté mi participación en el Patronato del Instituto Internacional de Sociología Jurídica de Oñate en representación de la Universidad y hace unos meses estuvimos juntos en Barcelona preparando la investigación europea alrededor de "la tortura". Bueno, el destino nos sigue uniendo, el destino de cada uno que, como me decía un día Gabriela, es responsabilidad de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA