The War that Ended Peace: How Europe Abandoned Peace for the First World War.

Autor:Wilhelmy, Manfred
Cargo:Reseña de libro
 
EXTRACTO GRATUITO

The War that Ended Peace--How Europe Abandoned Peace for the First World War

Margaret MacMillan

Londres, Profile Books, 2013, 699 págs. y Nueva York, Random House, 2013, 739 pp

En la amplia bibliografía surgida con motivo del centenario del estallido de la I Guerra Mundial, sobresale la obra de la historiadora canadiense, profesora en Toronto y Oxford, Margaret MacMillan. No se trata de un libro académico en el sentido habitual del término. Sin duda, la autora (que previamente había escrito sobre la Paz de Versailles de 1919) utiliza una amplísima variedad de fuentes, que dan cuenta de una notable erudición. Pero su amplio dominio del vasto tema de los orígenes de la guerra, así como su gran habilidad narrativa, la llevaron a escribir una obra que está al alcance de todo lector culto, más allá de los debates entre los historiadores interesados en sustentar diversas posturas teóricas o metodologías de investigación.

La composición del cuadro de circunstancias y factores que llevaron a Europa a precipitarse al abismo de una gran confrontación bélica es una tarea complejísima, que Margaret MacMillan acomete con sorprendente naturalidad, signo sin duda de maestría en el oficio histórico. Por una parte, eran numerosos y gravitantes los factores que hacían improbable, para muchos impensable, la ocurrencia de la tragedia. La interdependencia económica de los grandes países europeos era alta y creciente, de manera que una guerra necesariamente amenazaría los intereses comerciales y financieros de los sectores comprometidos en las cada vez más densas relaciones en este ámbito. La hipótesis bélica aparecía, des de este ángulo, como altamente irracional. La cultura dominante era de inspiración liberal, y la creencia, de raíz positivista, en el progreso generalizado parecía extenderse cada vez más, apoyada en importantes logros en el campo educacional. La Exposición Universal de París en 1900 fue una de las mayores expresiones públicas del avance de una nueva civilización material, caracterizada por las revoluciones en el transporte (redes ferroviarias cada vez más extendidas, masificación del motor de combustión interna), las telecomunicaciones (telégrafo), la información (diarios de circulación masiva) y la salud pública (nuevas y mejores prácticas de salubridad e higiene). Junto al progreso material se valoraba la estabilidad política e institucional, que posteriormente inspiraría nostálgicas páginas de escritores como Stefan Zweig, quien evocaría a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA