El terrorismo yihadista: la cooperación euro - magrebí

Autor:Sagrario Morán Blanco
Cargo del Autor:Profesora Contratada Doctora de Derecho Internacional Público. Universidad Rey Juan Carlos
Páginas:231-266

Page 231

EL TERRORISMO YIHADISTA: LA COOPERACIÓN EUROMAGREBÍ

Sagrario Morán Blanco

Profesora Contratada Doctora de Derecho Internacional Público Universidad Rey Juan Carlos

Sumario: I. Introducción: “La Guerra contra el Terror” ( 11- S 2001). II. Primeros ataques terroristas de corte islamista. III. El sistema internacional terrorista de Al Qaeda. III.1. La evolución de Al Qaeda. III.2. La red magrebí de Al Qaeda. IV. La cooperación antiterrorista en el ámbito euromagrebí. IV.1. Cooperación bilateral a varias bandas. IV.2. Cambios en la política antiterrorista en el ámbito de la UE. V. La prevención en el combate contra el terrorismo internacional.

Resumen: Desde los primeros años del siglo XXI, Europa se encuentra amenazada por el terrorismo yihadista. Los atentados de Madrid del 11 de marzo de 2004, y de Londres del 7 de julio de 2005, son una prueba evidente. Esta amenaza de dimensión preocupante precisa de una mayor eficacia en la lucha contra dicho terrorismo en el ámbito de la UE, máxime cuando se ha comprobado que los autores de los atentados cometidos por el terrorismo yihadista en Europa son jóvenes musulmanes que residen en Occidente. Esto implica que, en parte, la radicalización que conduce a la yihad terrorista se esta produciendo en nuestras propias sociedades. Con lo cual el terrorismo yihadista hay que combatirlo desde el interior de la UE. Sin embargo nos encontramos con problemas de forma. Por ejemplo la dificultad que existe a la hora de definir el propio fenómeno tiene importantes consecuencias a la hora de poner en marcha determinados aspectos legales. Pero al margen de estas precisiones, en este capítulo se trata de explicar: 1) La naturaleza del terrorismo yihadista, un terrorismo que parece inspirarse en una motivación global y que a juzgar por sus últimas acciones está dispuesto a atacar en cualquier país, 2) Los cambios en la política antiterrorista en el ámbito de la Unión Europea

Page 232

SAGRARIO MORÁN BLANCO

tras el 11-S de 2001. Y 3) El por qué de la importancia de la cooperación euromagrebí. ¿Qué avances se han producido en dicha cooperación, cuando se comprueba que los atentados terroristas se cometen en ambas orillas del Mediterráneo –recordemos el atentado de Casablanca en el 2003-?

  1. Introducción: “La Guerra contra el Terror” (11-S 2001)

    El derrumbe del Muro de Berlín en 1989 puso punto y final a la Guerra Fría, un período de la relaciones internacionales que duró 44 años y que se caracterizó por la enemistad ideológica entre el marxismo/comunismo, liderado por la Unión Soviética, y el liberalismo/capitalismo, capitaneado por Estados Unidos. El fin de esta fase dio paso a una nueva etapa conocida con el nombre de Posguerra Fría. A juzgar por el nombre con el que se inauguró la “nueva” etapa, el sistema internacional no parecía dispuesto a prescindir del concepto de “guerra”. La “nueva” fase mantenía elementos de la anterior. En efecto, una parte importante de las estructuras internacionales, algunas de defensa y seguridad como la OTAN, nacidas al calor de la Guerra Fría, se mantenían. Había continuidad en el cambio. Otro elemento que reflejaba esa continuidad era la persistencia de algunos conflictos surgidos en plena Guerra Fría. Por lo tanto, el nuevo sistema internacional heredaba algunos de los más destacados problemas y dinámicas de la Guerra Fría, agravados, en la mayoría de los casos, por algunos de los efectos negativos de la globalización1. Un fenómeno que si bien ha hecho posible

    Page 233

    El terrorismo yihadista: la cooperación euromagrebí

    que las organizaciones no gubernamentales promuevan una serie de causas liberales, cambios sociales y progresos económicos, también ha dado facilidades al entramado de los movimientos terroristas como Al Qaeda y al creciente perfeccionamiento de la "economía del terror".

    Junto a este panorama, se va a sumar un nuevo desafío a la seguridad del sistema internacional: el terrorismo internacional. Hoy el terrorismo se ha convertido en parte de nuestra vida cotidiana. Domina titulares, los debates parlamentarios y las conversaciones cotidianas. Sin embargo, es difícil definir con claridad qué es exactamente, pese a las muchas definiciones que se ofrecen al público. La historia sólo nos proporciona una ayuda limitada. La palabra se remonta al Régimen del Terror que siguió a la Revolución Francesa, pero podemos hallar referencias tempranas al terrorismo en el Imperio romano. Los políticos, el público, los académicos y los miembros de las organizaciones armadas utilizan invariablemente una definición literal, propagandística o académica2

    Cristiandad se rebeló contra la dominación del Islam. Tras el conflicto religioso, el poder económico inició y financió las Cruzadas, lo cual permitió que Occidente contuviera el Islam. A lo largo de estos últimos cincuenta años, el dominio económico y político de Occidente ha obstaculizado el crecimiento de las fuerzas económicas y financieras emergentes en el mundo musulmán. Estas fuerzas han forjado alianzas con grupos armados islamistas y con líderes religiosos pertenecientes a la línea más dura. Como en las Cruzadas, la religión no es más que un instrumento para reclutar efectivos; la verdadera fuerza impulsora es la economía”. NAPOLEONI, Loretta, Yihad, Ediciones Urano, Barcelona, 2004, pp. 23-24.

    Page 234

    SAGRARIO MORÁN BLANCO

  2. Primeros ataques terroristas de corte islamista

    Es en los primeros años de la llamada Posguerra Fría cuando Estados Unidos y algunos países europeos se convirtieron en el blanco de grupos terroristas islamistas. En 1993 tuvo lugar un atentado contra el World Trade Center. Según Michael Sheehan, coordinador de contraterrorismo del Departamento de Estado durante los últimos años de la Administración Clinton, “el aviso de alarma hubiese tenido que ser este primer atentado”. Sin embargo, durante las dos legislaturas de Clinton como presidente, la posición global en relación con la violencia política se mantuvo invariable: se consideraba un delito y no una amenaza para la seguridad nacional. Así es comprensible que, tras este ataque, las agencias antiterroristas buscaran a grupos de delincuentes aislados que operasen mayoritariamente fuera de Estados Unidos, y no a organizaciones armadas internacionales que planearan atentar dentro de las fronteras estadounidenses.

    Para muchos analistas sobre terrorismo, la inclusión entonces de los atentados terroristas en el marco de la delincuencia supuso un perjuicio para la seguridad nacional. Un error que impidió valorar adecuadamente la amenaza que suponían los grupos armados islamistas. Según la economista Loretta Napoleoni, la explicación a su comportamiento la encontramos en la relación tan "especial" existente entre Estados Unidos y Arabia Saudí3

    En el escenario europeo Francia fue uno de los países más castigados. Durante el verano de 1995, París fue víctima de una oleada de atentados terroristas protagonizados por miembros

    blanco potencial-, y sirven para generar un mensaje. Los procesos de comunicación basados en el temor y la violencia que se establecen entre terroristas (las organizaciones), víctimas (en peligro) y objetivos principales se utilizan con el fin de manipular el objetivo principal (la/las audiencia/as) y convertirlo en un objetivo de terror, en un objetivo de exigencias o en un objetivo de atención, según si lo primero que se persigue es la intimidación, la coerción o la propaganda".

    Page 235

    El terrorismo yihadista: la cooperación euromagrebí

    de los Grupos Islámicos Armados (GIA). Una organización que contó con el apoyo financiero de AlQaeda. Ese mismo año, un atentado con una furgoneta cargada de explosivos contra el Alfred P. Murrah Federal Building en la ciudad de Oklahoma, acabó con la vida de 168 personas. Esta acción terrorista obligó al presidente Clinton a dar órdenes para que se intensificara la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, no se diseñó una estrategia clara para lograrlo. Por entonces la burocracia política y antiterrorista no parecía muy consciente de la magnitud del peligro. La razón volvía a ser la misma: la violencia política se consideraba un delito aislado y no una amenaza para el Estado. A esto se sumaba la circunstancia de no prestar atención al asunto clave: descubrir las fuentes de financiación terroristas4

    Fue el atentado en el CentenalOlympia Park en Atlanta el que dio la señal de alarma y empujó al presidente norteamericano Bill Clinton a declarar que “la lucha contra el terrorismo es uno de los retos más importantes del siglo XXI”5

    En 1997 las agencias de inteligencia estadounidenses mencionaron a Bin Laden como el organizador principal de diversos ataques terroristas.

    En agosto de 1998 tuvieron lugar los espectaculares atentados contra las embajadas norteamericanas en Nairobi (Kenia) y Dar es Salaam (Tanzania). A estas acciones, siguieron otros atentados con bomba por todo el mundo contra intereses norteamericanos que afectaron a sedes en Sri Lanka, Uganda, Israel y Sudáfrica. Ante estos atentados Madeleine Allbright, secretaria de Estado norteamericana (Administración del presidente Bill Clinton), puntualizó: “Esta es, desafortunadamente, la guerra del futuro”. “La organización de Osama Bin Laden ha declarado la guerra a los americanos”. El diario The New York Times publicaba que había 3000 militantes islamistas bajo las órdenes de Bin Laden6. Pese a todo, estos atentados no sirvieron para que se iniciara una investigación a

    gran escala.

    Page 236

    SAGRARIO MORÁN BLANCO

    Sin embargo, es a partir de los ataques terroristas dirigidos contra el World Trade Center de Nueva York y contra el Pentágono en Washington -que ocasionaron casi 3000 víctimas mortales y la desaparición de las famosas Twin Towers, el 11 de septiembre de 2001, reivindicados por Osama Bin Laden, cuando el fenómeno del terrorismo internacional se manifiesta de forma más evidente7. Con este atentado, se atacaba a uno de los mayores símbolos de la Norteamérica moderna y del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba