Tendencias mundiales del empleo

RESUMEN

El informe muestra que la recuperación económica actual no genera un número suficiente de puestos de trabajo, y considera con preocupación la calidad de los empleos creados.

 
CONTENIDO

Los trabajadores se desaniman y abandonan por completo el mercado laboral, lo que puede ejercer unos efectos duraderos y devastadores, sobre todo en el caso de los varones y de las mujeres jóvenes:

- De los 68 países de los que se dispone de información, más del 60% se encuentran aún por debajo de los niveles de empleo previos a la crisis;

- Del grupo de países que han recuperado ya los niveles de empleo anteriores a la crisis, casi dos tercios son naciones emergentes y en desarrollo. Esto significa que sólo nueve economías avanzadas se sitúan en tales niveles. Además, en varios de estos países, un enorme porcentaje del crecimiento del empleo se ha concentrado en puestos a tiempo parcial, a menudo, de manera involuntaria. En algunos países en desarrollo, los trabajadores también desarrollan su actividad laboral menos horas de las que desean, y muchos han recurrido al empleo informal;

- El número de personas que llevan más de un año desempleadas ha aumentado en casi todos los países de los que se dispone información, y en algunos casos, de manera significativa. Por otra parte, cuanto más tiempo permanecen los trabajadores sin empleo, el riesgo de que abandonen por completo el mercado laboral se eleva considerablemente, lo que constituye una tendencia que ya se observa en varios países;

- A medio plazo, en las economías avanzadas, se prevé que el crecimiento del empleo se mantenga estancado a lo largo de 2010, y no es predecible un regreso a los niveles previos a la crisis antes de 2015;

- En el caso de las economías emergentes y en desarrollo analizadas, se prevé una recuperación en forma de “V”, con una rápida vuelta del empleo a los niveles anteriores a la crisis en la primera mitad de 2010. En cualquier caso, el reto consiste en absorber los excedentes de mano de obra de ejercicios anteriores, así como los trabajadores de nuevo acceso al mercado laboral;

- Los jóvenes, tanto varones como mujeres, se han visto afectados por la situación de un modo desproporcionado desde el inicio de la crisis. Experiencias anteriores han puesto de manifiesto que, como media, se requieren más de 11 años para que el desempleo juvenil retome los niveles previos a la recesión;

- En cuanto a la formulación de políticas, el desafío consiste en construir y garantizar una recuperación sostenible e inclusiva, centrada en el empleo, tanto en términos de cantidad, como de calidad. El análisis pone de relieve que los países que aplicaron un enfoque inclusivo sobre la promoción del empleo son los que mayor éxito han cosechado. Resulta igualmente esencial priorizar las políticas que previenen la salida del mercado laboral, y evitar las soluciones contraproducentes, como las reformas del mercado de trabajo deficientemente diseñadas, que agravan la recesión de éste y generan un malestar social creciente (véase el artículo siguiente). Además, se requiere un esfuerzo coordinado para garantizar una demanda agregada adecuada y un crecimiento equilibrado (véase el artículo sobre Planificar la recuperación).