El programa SCORE ayuda a las pequeñas y medianas empresas a que les salgan las cuentas

RESUMEN

Las pequeñas y medianas empresas (PYMEs), que emplean al 95% de la población activa en el mundo, constituyen la principal fuente de empleo en los países en desarrollo, pero se han visto gravemente afectadas por la crisis económica global. Para ayudar a estas entidades a ganar en productividad y competitividad, la OIT puso en marcha en varios países el Programa de Sostenibilidad por medio de Empresas Competitivas y Responsables (SCORE en sus siglas en inglés). SCORE se implementa actualmente en China, Colombia, Ghana, India, Indonesia, Sudáfrica y Vietnam. Gita F. Lingga, Responsables de Comunicaciones en la oficina de la OIT en Yakarta, informa desde Indonesia.

 
CONTENIDO

El entorno laboral ahora es diferente en PT Laksamana Teknik Makmur, una PYME dedicada a los repuestos de automoción y ubicada en Yakarta, Indonesia. Los lugares de labor están ordenados y limpios. Se acabó el polvo de pintura, o los repuestos y equipos desordenados y dispuestos de cualquier modo. Ahora todo está perfectamente almacenado en salas espaciosas, perfectamente colocado en los estantes instalados en las mismas. Cada artículo puede encontrarse y registrarse además con facilidad.

“Antes, ni habíamos oído hablar del proceso de productividad higiénica. Solíamos pintar en el exterior, sin ninguna protección, lo que hacía que el polvo de la pintura contaminara el entorno, y perjudicara además la salud de los trabajadores.

Nunca consideramos importante tampoco disponer de estanterías o almacenes para nuestros productos y equipos. Sencillamente, se dejaban en cualquier lado, desordenados por ahí en los lugares de trabajo”, señala H. Suwarno, Director de PT Laksamana Teknik Makmur.

El cambio ha sido enorme después de que su empresa se incorporara al programa SCORE y comenzara a aplicarlo. “Ahora pintamos en la cabina de pulverización, para que la tarea resulte segura para el medio ambiente, y también para los trabajadores. Además, hemos adoptado y participamos en el proceso de productividad higiénica”, añade Suwarno.

Suwarno va más allá y admite que los flujos de comunicación entre los trabajadores y la dirección han mejorado. “Antes, los trabajadores no tenían conocimiento de los objetivos de la empresa, y la dirección no comprendía las necesidades de la plantilla. Ahora, esto ha cambiado. Nos comunicamos mejor, lo que impulsa además nuestra productividad”, explica. Los cambios no sólo beneficiaron a la dirección.

Los trabajadores señalan que las modificaciones en su entorno de actividad han propiciado que su labor resulte más sencilla, rápida y eficaz. “Ahora podemos localizar los artículos correctos rápidamente, calcular la cantidad de productos con facilidad, y controlar el inventario eficazmente”, comenta Agung Nugraha, miembro de la plantilla.

Los problemas que encara PT Laksamana Teknik Makmur son comunes para PYMEs en muchos otros países en desarrollo, incluida Indonesia.

Estas unidades se enfrentan a la competencia de otras compañías, así como a las presiones derivadas de las comunidades de su entorno y de la legislación: no sólo han de ser productivas y competitivas, sino que también deben cumplir la normativa medioambiental. Son vulnerables a las perturbaciones externas, y han sufrido las consecuencias de la crisis financiera mundial, lo que ha situado también la calidad de sus puestos de trabajo en situación de riesgo.

Indonesia fue elegida para albergar el proyecto de la OIT por ser un país con un gran número de PYMEs, que en su mayoría necesitan programas que mejoren su productividad y competitividad a escala nacional e internacional. El programa de SCORE se puso en marcha en julio de 2010, y está financiado en Indonesia conjuntamente por la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO) de Suiza, y la Agencia Noruega para la Cooperación al Desarrollo (NORAD), en asociación con la OIT.

El objetivo del programa es ayudar a las PYMEs a elevar su calidad y productividad, mejorar sus condiciones de trabajo, y reducir su impacto en el medio ambiente, mediante el refuerzo de la colaboración y la comunicación entre empleadores y trabajadores. Su cumplimiento facilita que las empresas ganen en competitividad a escala internacional, lo que genera puestos de trabajo.

La productividad no es sólo una cuestión de tecnología

“Mejorar la productividad de una empresa no es sólo una cuestión de nuevas tecnologías o métodos de producción revolucionarios; únicamente puede lograrse con la participación plena y exhaustiva de los trabajadores, tanto hombres, como mujeres, y mediante el diálogo que puedan entablar estos con la dirección de la empresa”, afirmó la Sra. Leuthard, Presidenta de la Confederación Suiza, en su discurso con ocasión de la presentación del proyecto. La Sra. Leuthard confía en que SCORE Indonesia pueda constituirse en un ejemplo para otras PYMEs de todo el país, y de otras regiones.

Por su parte, Muhaimin Iskandar, ministro indonesio de Recursos Humanos y Migraciones, declaró que SCORE Indonesia facilitará sin lugar a dudas el Plan Estratégico de Trabajo del Ministerio de Recursos Humanos para fomentar la generación de oportunidades de empleo en un trabajo decente. “El programa contribuirá asimismo a la mejora de las relaciones laborales, así como de la competencia y la productividad de los trabajadores”, afirmó.

Los programas de formación de SCORE consisten en un seminario general de dos días de duración con expertos del programa, y tres visitas sobre el terreno a cada empresa por módulo de formación.

En los cinco módulos de formación se abordan cuestiones relacionadas con la cooperación en el lugar de trabajo, la calidad, la productividad y la producción limpia, la gestión y la seguridad de los recursos humanos, la salud y las relaciones en el lugar de trabajo.

Hasta la fecha, 11 PYMEs que suministran sus productos a la red del grupo Astra se han registrado y han manifestado su firme compromiso con la integración y la participación en los programas de formación de SCORE.

Tal disposición es acorde con lo referido en el proyecto respecto a sus beneficiarios últimos, que son los trabajadores y empleadores de pequeñas y medianas empresas fabricantes de repuestos de automoción con plantillas de 50 a 200 empleados.

Sofjan Wanandi, Presidente de Apindo apoya firmemente las iniciativas emprendidas en el marco de este programa. “El programa SCORE ayudará a las PYMEs de Indonesia a competir en los mercados nacionales e internacionales.

Las PYMEs lo necesitan con urgencia, ya que han de optimizar su productividad, eficacia y competitividad, así como la colaboración entre empleadores y trabajadores, para crear mejores condiciones de trabajo.”

En este mismo sentido, la confederación de sindicatos de Indonesia acogió muy favorablemente la designación de Indonesia para albergar el programa. Sjukur Sarto, Presidente de la Confederación General de Sindicatos de Indonesia (KSPSI), señaló que el programa SCORE contribuirá a aunar los intereses de empleadores y empleados. “Creo que el refuerzo de la productividad de la mano de obra dará lugar asimismo a la elevación de la productividad de las empresas, lo que redundará a su vez en una mejora de la productividad nacional.”

Por su parte, Yayat Supriyatna, Director de CV Mitrakarsa, otra PYME especializada en repuestos de automoción e incorporada a SCORE Indonesia, subrayó la importancia de incidir en la seguridad y la salud en el lugar de trabajo. “Asumíamos muy pocas responsabilidades respecto a la salud y la seguridad de los trabajadores, lo que, en una ocasión, dio lugar a que uno de nuestros trabajadores sufriera un accidente. Sin embargo, el programa SCORE ha modificado el modo en que llevamos a cabo nuestra actividad. Ahora contamos con una mayor formación, y somos más conscientes de la salud y la seguridad del trabajador. Dotamos a nuestra plantilla de los elementos de seguridad necesarios, como guantes, máscaras y calzado”, añadió.

Januar señaló para concluir que, con una mayor concienciación y comprensión de la productividad, la competitividad y las prácticas responsables en el lugar de trabajo, es de esperar que las PYMEs puedan reforzar su crecimiento, su calidad y su productividad, y que desarrollen una cultura empresarial que promueva una cooperación armoniosa entre los empleados y la dirección, así como una gestión de los lugares de trabajo que reduzca los accidentes de trabajo y las bajas por enfermedad.