Roberto Mesa Garrido (1935-2004)

Autor:Julio D. González Campos
Cargo:Profesor emérito Universidad Autónoma de Madrid
Páginas:11-13
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 11

  1. Evocar al maestro de Derecho internacional público y Relaciones internacionales que, desde la Sevilla de los años cincuenta, fue un querido amigo, inevitablemente lleva a mezclar los datos objetivos que justifican un recuerdo en estas páginas con los sentimientos y vivencias personales. Y dado que éstos son más fuertes, comenzaré con una referencia al grupo universitario que en aquella ciudad conformó don Mariano Aguilar Navarro y al que perteneció, primero, Juan Antonio Carrillo Salcedo y, sucesivamente, quien esto escribe y Roberto Mesa. Un grupo sin duda poco habitual en la Universidad española de entonces, ya que no sólo compartía el gusto por la ciencia sino también por la cultura y la política. Lo que hacía que el Seminario de Derecho internacional de la Facultad de Derecho, en el edificio de la que fuera Fábrica de Tabacos, fuera tanto lugar de investigación como una grata tertulia en la que se comentaba bien una sesuda obra científica cuya lectura don Mariano nos recomendaba, bien una película del neorrealismo italiano, un artículo de Esprit o los últimos excesos de la Dictadura franquista. Y he de dejar constancia de que en aquel grupo Roberto Mesa, que por entonces preparaba su tesis sobre La Guerra civil y el Derecho internacional, fue una pieza maestra, por su carácter, sus amplias lecturas y su gusto por el cine.

    Sin embargo, aquel grupo estuvo a punto de truncarse por el traslado de don Mariano a la entonces universidad de Madrid en octubre de 1960 y que con él viniera Juan Antonio Carrillo. Mientras que Roberto Mesa y yo nos quedamos en Sevilla, huérfanos de ambos y en una situación académicamente poco grata, pues con el catedrático que sustituyó al maestro teníamos escasos puntos comunes, científicos, culturales o políticos y él pronto nos mostró esa distancia marginándonos de la docencia. De suerte que, al terminar el curso 1960/1961, las opciones que se nos abrían eran la de dejar la Universidad o seguir al maestro e irnos a Madrid. Elegimos la segunda, aunque Roberto Mesa, tras algo más de un curso, se fue a París, donde investigó pero también conoció a los españoles del exilio, descubriendo «la otra España que me faltaba: la de los vencidos», para retornar a Madrid definitivamente en octubre de 1964. Y quizás por haber residido en sus primeros tiempos en Madrid en el César Carlos, donde las ideas democráticas se confrontaban a diario con las del franquismo, como ya ocurría en la Universidad y empezaba a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA