Declaraciones finales de las Reuniones de Ministros de Cultura y de las Conferencias Iberoamericanas de Cultura

AutorCarlos R. Fernández Liesa; María Belén Olmos Giupponi; Beatriz Barreiro Carril
Páginas31-82

    Las primeras reuniones y encuentros de ministros y responsables de Cultura en el ámbito iberoamericano fueron dispersos, esporádicos y, en algunos casos, de carácter informal. Es sólo a partir de 1999 cuando se denomina a la reunión «III Conferencia Iberoamericana de Cultura», tomando como antecedentes estos primeros encuentros. A partir de esa fecha, las Conferencias se han venido desarrollando con periodicidad anual, a excepción del año 2004, en el que no se celebró una conferencia iberoamericana en este ámbito.

Page 31

Reunión de Ministros y Responsables de Cultura de los Países Iberoamericanos Salvador de Bahía, 9 y 10 de julio de 1993

Conclusiones de la Reunión de los Ministros y Responsables de Cultura de los Países Iberoamericanos y Recomendaciones a la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno.

Los Ministros de Cultura de estos países, reunidos en Salvador los días 9 y 10 de julio de 1993, han acordado los siguientes puntos:

  1. Reconocer los aportes que han hecho al debate y desarrollo cultural los Encuentros de Ministros y Responsables de Políticas Culturales de América Latina y el Caribe en sus reuniones anteriores, y las contribuciones de la Cumbre del Pensamiento Iberoamericano, convocada por la II Cumbre, y realizada en abril 1993.

  2. Recomendar que, para el tratamiento de temas culturales de interés iberoamericano en las próximas Cumbres de Presidentes y Jefes de Estado y de Gobierno, además de la consulta o reunión de los Ministros de Cultura iberoamericanos, haya la coordinación previa entre la secretaría Pro-Témpore colegiada del Encuentro y la Comisión coordinadora de la Conferencia.

    Page 32

  3. Reafirmar el papel fundamental de la cultura en sus diversas dimensiones para el desarrollo actual y futuro de la humanidad. La cultura en su dimensión ética, valorativa, simbólica y de expresividad creativa será el factor crucial en este desarrollo humano, capaz de preparar nuestras sociedades para enfrentar los graves problemas de este fin de siglo.

  4. Valorar Iberoamérica como un espacio cultural indispensable en el desarrollo del mundo, que se está construyendo. Éste es nuestro desafío. Los grandes ejes de este espacio son el pasado histórico, las lenguas y las concepciones comunes del futuro. En efecto, en Iberoamérica hay raíces de civilización que aportan una manera propia de ver el mundo. Desarrollarlas hoy permitirá concebir fórmulas de convivencia que fortalezcan la democracia y la paz; superen la marginación de vastos sectores; eliminen la violencia, discriminación y exclusiones, y desarrollen la solidaridad y las capacidades de realización personal y social.

  5. Reforzar y alentar el desarrollo de las instituciones de carácter cultural, destinando los recursos financieros y humanos apropiados. Asimismo, recomendamos una más estrecha colaboración y coordinación de las sedes de difusión cultural que nuestros países tienen en el extranjero.

  6. Reafirmar que es tarea fundamental de los Estados darse la institucionalidad adecuada para movilizar las capacidades privadas y públicas en la promoción y defensa del patrimonio cultural, generar las condiciones de acceso equitativo a los bienes y servicios culturales, fomentar la creatividad en sus niveles especializados y masivos, desarrollar las industrias culturales y el turismo cultural, proyectar internacionalmente las identidades nacionales, acoger las demandas específicas de las comunidades artístico-culturales y el desarrollo de las identidades de género, étnicas, generacionales, regionales y de diversos grupos sociales. Consideramos necesario realizar esfuerzos sistemáticos de evaluación de las políticas culturales de acuerdo con estos principios.

  7. Destacar el papel de los medios de comunicación, en especial los audiovisuales, en el desarrollo cultural y exhortar a un esfuerzo conjunto para que ellos se orienten a la promoción de los valores culturales.

  8. En la cooperación cultural iberoamericana destacamos algunas áreas como las industrias culturales, los sistemas de comunicación y el patrimonio. En re-Page 33lación a la producción cinematográfica, reconocemos la importancia de los medios audiovisuales para la reafirmación de las identidades nacionales ante el peligro que supone la situación actual del mercado. Asimismo, que el fomento de las coproducciones sigue siendo un objetivo prioritario. Los ministros tomaron nota del documento que les fue entregado por los cineastas reunidos en la Muestra Iberoamericana de Cineastas y, compartiendo sus preocupaciones, acordaron hacerlo llegar a la Conferencia de Autoridades Cinematográficas Iberoamericanas que se reunirá en Madrid en septiembre de 1993.

  9. En relación al libro, consideramos que es el principal vehículo de comunicación cultural en la historia de los países que conforman el área lingüística iberoamericana, y de utilización del español y el portugués como lenguas fundamentales. Los ministros de Cultura, siguiendo los acuerdos de la II Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en relación con el Mercado Iberoamericano del Libro proponen:

  10. Proseguir los trabajos de estudio y aproximación de legislaciones para la protección de derechos de autor.

  11. Hacer un esfuerzo común para fomentar el conocimiento recíproco de sus obras literarias. En este sentido, el programa Periolibros, auspiciado por la UNESCO y el Fondo de Cultura Económica, y la Colección Archivos de la Literatura Iberoamericana son excelentes proyectos que deben ser estimulados y complementados con otras iniciativas. Recomendar la creación y el fortalecimiento de las agencias nacionales del ISBN, armonizando el funcionamiento del sistema en las áreas lingüísticas. Así como la publicación internacional de un repertorio integrado.

  12. En relación con el patrimonio cultural, acordamos la constitución de un grupo de trabajo de responsables de archivos históricos, que realice un proyecto de informatización y microfilmación de los archivos históricos iberoamericanos, así como la elaboración de un directorio de los mismos. Para ello se debe aprovechar la experiencia de la informatización del Archivo de Indias y la del Archivo Nacional de Torre do Tombo, y pedir el apoyo de la UNESCO para la financiación del proyecto. En este sentido se recomienda a las Comisiones Nacionales de dicho organismo que se reúnen el 12 del presente mes en La Habana que apoyen este proyecto, y lo mismo a los Estados miembros durante la 27.ª Conferencia General de la UNESCO.

    Page 34

  13. En relación con las Bibliotecas Nacionales, reconocemos el excelente trabajo que ha realizado ABINIA. Asimismo, acordamos solicitar apoyo financiero al BID para la aplicación de las nuevas tecnologías en los proyectos que ABINIA esté desarrollando.

  14. Recomendar que tomen en consideración la «Declaración de Oaxaca», emanada del Seminario Educación, Trabajo y Pluralismo Cultural, realizado en esta ciudad mexicana en mayo de 1993.

  15. Finalmente, los ministros de Cultura acuerdan proponer el año 1995 como año José Martí, para recordar el centenario de su muerte, y recomiendan a los diversos países la realización de actividades conmemorativas pertinentes.

Proposición de párrafos al documento de los Jefes de Estado

Los jefes de Estado y de Gobierno recogemos las conclusiones y recomendaciones de la Reunión de Ministros y Responsables de Cultura Iberoamericanos realizada en Salvador los días 9 y 10 de julio, que resaltan el papel fundamental de la cultura en la resolución de los problemas enfrentados por la humanidad. Acogemos los aportes en esta materia de la Cumbre del Pensamiento Iberoamericano de abril de 1993 y de los Encuentros de Ministros de Cultura de América Latina y el Caribe.

Las naciones Iberoamericanas constituyen un espacio cultural propio, enriquecido por su diversidad nacional y regional. Compartimos valores lingüísticos, históricos y una común concepción del ser humano y su futuro. Esta unidad cultural es el factor determinante de nuestra integración y el presupuesto básico de los esfuerzos que estamos emprendiendo.

Nos comprometemos a la preservación y proyección de este espacio cultural. Para ello, desarrollamos diversas iniciativas en el campo de las industrias culturales, armonización legislativa, conservación y fomento del patrimonio, cooperación artística y desarrollo lingüístico.

Todos...

To continue reading

Request your trial