Europa: la Reunión Regional de la OIT pide una respuesta coordinada a la crisis económica

Páginas:47-48
RESUMEN

La 8ª Reunión Regional Europea de la OIT concluyó el 13 de febrero con un llamamiento a favor de un esfuerzo coordinado con el fin de mantener el empleo y restaurar el crecimiento económico en medio "de la crisis más severa que afecta Europa en 60 años". Los delegados dijeron que es vital garantizar que "sean elaboradas medidas de estímulo coordinadas para incrementar la demanda agregada, evitar espirales deflacionistas y mantener el empleo y las oportunidades de trabajo decente" y que "los mercados financieros reformados suministren el capital que las empresas sostenibles necesitan para inversiones productivas y trabajo decente".

 
CONTENIDO

Page 47

Representantes de gobiernos, trabajadores y empleadores de los países de Europa y Asia Central miembros de la OIT solicitaron además protección para los miembros más vulnerables de la población, de manera que no queden segregados del mercado laboral o se conviertan en trabajadores pobres y subrayaron "la urgente necesidad de diálogo social eficaz y negociación colectiva debido a la gravedad de la crisis".

Exhortaron a "una mayor coherencia política a escala nacional, regional y mundial" como manera de "evitar el proteccionismo en todas sus formas, que a largo plazo sólo puede agravar los efectos de la crisis".

Los mandantes de la OIT se comprometieron además a "permanecer muy atentos ante el riesgo de resurgimiento de reacciones políticas al creciente desempleo y la exclusión social en forma de odio social o religioso, discriminación contra los migrantes o minorías étnicas, victimización de representantes sindicales y políticas económicas proteccionistas que podrían agravar la crisis".

"Ésta no fue una reunión ordinaria", dijo Petra Ulshoefer, Directora de la Oficina Regional para Europa y Asia Central de la OIT en su discurso de clausura. "Ahora más que nunca son necesarios el consenso y la solidaridad. A pesar de la gran diversidad entre las situaciones de los países, se han evidenciado muchas similitudes en los enfoques de los gobiernos para abordar la crisis. Hay un sólido consenso entre los mandantes de todos los países en que el Programa de Trabajo Decente es una guía para mitigar el impacto social de la crisis".

En las conclusiones, los delegados de gobiernos, trabajadores y empleadores dijeron que "la gravedad de la crisis económica está afectando a un gran número de trabajadores en el mercado laboral, incluyendo a muchos que tenían empleos seguros... Hasta que no se recuperen unas condiciones más normales en los mercados del crédito, permanecerá la amenaza de recortes salariales, nuevos despidos e incremento del desempleo".

En las conclusiones de la reunión también se subrayó la necesidad de proteger los derechos y principios fundamentales del trabajo, promover las normas internacionales del trabajo, fortalecer el Page 48 desarrollo de las cualificaciones y la formación, y >> utilizar plenamente las instituciones para el diálogo social. Se estableció además que los principios y derechos fundamentales en el trabajo son "una defensa importante contra el riesgo de que la recesión ocasione un aumento de la explotación de los trabajadores".

"También deberíamos fomentar una estrecha colaboración a escala regional, a través de las instituciones europeas, los organismos de las Naciones Unidas y las redes regionales de gobiernos, organizaciones de empleadores y trabajadores", dijo Petra Ulshoefer. "Y no debemos olvidar que la región de Europa y Asia Central debe desempeñar un papel de liderazgo en la promoción de la coherencia política a escala mundial, sin perder de vista la necesidad de forjar un modelo de desarrollo sostenible".

La reunión también realizó un llamamiento a favor de una mayor participación de los mandantes en los Programas de Trabajo Decente por país, que se ha convertido en un importante medio para la OIT y sus mandantes en la región para desarrollar enfoques integrales respecto a la ejecución del Programa de Trabajo Decente.

Los Estados miembros de la OIT de Europa y Asia Central se reúnen cada cuatro años para formular políticas y establecer prioridades para la región.