Resolution No. 28 IACHR. Precautionary Measure No. 542/19 (El Salvador), 11-06-2019

CourtInter-American Comission of Human Rights
Case OutcomeGranted
Case TypePrecautionary Measures
Resolution Number28
Respondent StateEl Salvador
Date11 June 2019


COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

RESOLUCIÓN 28/2019


Medida cautelar N° 542-19

Clave Enero” y familia respecto de El Salvador

11 de junio de 2019


  1. INTRODUCCIÓN


  1. El 29 de mayo de 2019, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (en lo sucesivo “la Comisión Interamericana”, “la Comisión” o “la CIDH”) recibió una solicitud de medidas cautelares presentada por Arnau Baulenas Bardia del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (IDHUCA), instando a que requiera al Estado de El Salvador (en adelante “El Salvador” o “el Estado”) la adopción de medidas necesarias para garantizar la vida e integridad de Clave Enero1 (en adelante, “el propuesto beneficiario”) y su familia. De acuerdo con la información aportada, el 8 de marzo de 2019 Clave Enero habría sido objeto de un intento de homicidio y sufrido tortura por parte de agentes de la Policía Nacional Civil de El Salvador y, con posterioridad, él y su familia estarían siendo objeto de vigilancia y seguimiento por agentes de Policía.


  1. Tras analizar las alegaciones de hecho y de derecho, la Comisión considera que Clave Enero y su familia se encuentran en una situación de gravedad y urgencia, toda vez que sus derechos a la vida e integridad personal enfrentan un riesgo de daño irreparable. En consecuencia, de acuerdo con el artículo 25 del Reglamento de la CIDH, la Comisión solicita al Estado de El Salvador que: a) adopte las medidas necesarias para proteger los derechos a la vida e integridad personal de Clave Enero y su familia, tomando en consideración que tendría la condición de víctima de los hechos de 8 de marzo de 2019; b) concierte, en su caso, las medidas a implementarse con el representante de las personas beneficiarios; y; c) informe sobre las acciones adelantadas a fin de investigar los presuntos hechos que dieron lugar a la adopción de la presente resolución y así evitar su repetición.


  1. RESUMEN DE HECHOS Y ARGUMENTOS APORTADOS POR EL SOLICITANTE


  1. El solicitante indicó que el propuesto beneficiario, “Clave Enero”, de 20 años de edad, fue abordado por 4 miembros de la Policía Nacional Civil, Sección Táctica Operativa (STO), de Apopa el 8 de marzo de 2019 mientras se dirigía a casa de su novia. Uno de los policías le habría retirado sus documentos personales y el otro le interrogó que si era pandillero, exigiéndole que le dijera “dónde estaban las armas y dónde estaba la droga”, mientras Clave Enero negaba ser parte de una pandilla y desconocer lo que le preguntaban. Posteriormente, un agente le habría solicitado que se quitara la camisa y se la pusieron sobre su rostro, procediendo a esposarlo y llevarlo a caminar un buen tramo hasta una parte del Río Sucio, cerca del cerro “El Sartén”, en el municipio de Apopa. Luego, le habrían exigido hincarse en el suelo y lo habrían estado golpeando en el rostro, pecho y en las costillas con los fusiles y con las botas e insistían en que era pandillero y que dónde estaban las armas.


  1. Según la solicitud, también habrían obligado a Clave Enero a cruzar un cerco de alambre de púas y un agente le exigió que se pusiera boca abajo y le quitó los zapatos mientras otro le habría dicho: “hoy si, ya la regaste (sic)”, “en los cañales te vamos a pelar” y “aquí no hay gente que vea”. Un policía además le habría dicho a otro “sombra, ya sabes lo que tenés que hacer con él” y entonces, uno de los policías lo habría levantado de la cabeza y rodeado con las cintas de los zapatos que le habían quitado, ejerciendo presión hasta dejarlo inconsciente, aprovechando entonces los policías para prender fuego al cañal y terminar con su vida.


  1. El solicitante indicó que cuando Clave Enero recobró la consciencia, se habría percatado de que se encontraba en medio del cañal en llamas, mientras la piel de su rostro y pies le ardían. Habría intentado ponerse de pie, pero sus piernas no respondían, por lo que se arrastró para alejarse del fuego y pidió auxilio a dos personas que lo habrían ignorado. El solicitante indicó que, cuando una de las personas le preguntó qué había pasado, Clave Enero escuchó un carro patrulla de la policía, pudiendo identificar que eran sus presuntos agresores quienes se encontraban en el vehículo. Los policías habrían cubierto sus rostros con pasamontañas, sabiendo que él podría identificarlos y, dirigiéndose a Clave Enero, uno de ellos lo habría golpeado en la cabeza, agarrándolo del cuello y le manifestándole: “creímos que te iríamos a traer muerto de allá arriba, en una bolsa” y habría comenzado a reír. Los policías lo habrían hecho subir a la patrulla, subiendo él con gran esfuerzo a la cama del pick-up, donde lo habrían continuado golpeando en la cabeza y le decían que nadie podía saber lo sucedido y que si interponía denuncias iban a matar a su familia, pues ya tenían su documento de identidad con la dirección de su casa.


  1. Por motivo de que los policías presuntamente no se separaban de su lado, al llegar a un centro asistencial Clave Enero se habría visto obligado a decirle a quien lo atendió que las quemaduras eran por haberse electrocutado. Cuando los policías abandonaron el lugar, Clave Enero habría confesado lo sucedido y lo habrían trasladado al hospital nacional de urgencia, por motivo de que presentaba quemaduras de segundo grado en el 17% de su cuerpo.


  1. El solicitante indicó que, el 13 de marzo de 2019, cinco días después de los hechos, al mediodía llegó a la casa de Clave Enero un grupo de policías que se pararon frente a la vivienda a observarla, pero no había nadie en la casa, dado que su madre y hermanos se habían trasladado a una vivienda cercana por temor a que los policías llegaran a buscarlos. Nuevamente, el 16 de marzo de 2019 un grupo de policías con uniforme de la STO habría regresado a la casa de Clave Enero y preguntado a los vecinos si él vivía ahí, quienes afirmaron que nadie vivía en el lugar con dicho nombre. Días después de lo anterior, a las 6 de la mañana la madre de Clave Enero escuchó que dos policías tocaban la puerta de la casa y le pedían que los dejara entrar, por lo que ella guardó silencio y esperó a que se fueran.


  1. Durante los días referidos en el párrafo que antecede, Clave Enero se habría encontrado en el hospital, donde habría estado por 18 días. El solicitante aportó fotografías donde se aprecian quemaduras y los golpes que habría sufrido Clave Enero. Posteriormente, su familia habría decidido que permaneciera en casa de su abuelo, considerando el solicitante que el actuar de la Policía Nacional Civil (PNC) situó a las personas propuestas beneficiarias como víctimas de desplazamiento forzado interno.


  1. Sin perjuicio de lo anterior, a finales de abril se observó en la nueva vivienda la presencia de un carro patrulla de la PNC estacionado al frente y, a inicios de mayo, una camioneta Ford Escape con policías adentro también fue vista frente a la casa. El mismo día, la camioneta referida habría dado seguimiento por varios minutos al abuelo de Clave Enero cuando él conducía su vehículo.


  1. El solicitante indicó que, pese al riesgo que podrían correr, fueron presentadas denuncias ante diversas autoridades estatales. Se habría presentado denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR), la cual otorgó régimen de protección a Clave Enero y, el 14 de abril de 2019, la oficina fiscal de Apopa giró orden de captura contra cuatro miembros de la STO de Apopa y presentó requerimiento fiscal al Juzgado de Paz por el delito de homicidio agravado en grado de tentativa. El solicitante alegó que se omitió que antes de intentar asesinarlo, se habrían cometido contra Clave Enero actos de tortura.


  1. El 18 de abril se habría celebrado audiencia inicial contra cuatro de los seis policías involucrados, quienes habrían sido “escoltados” por más de 12 compañeros con sus armas largas y en carros patrulla, lo que el solicitante consideró que buscaba intimidar a la Jueza, la Fiscalía y los familiares y representantes de...

To continue reading

Request your trial

VLEX uses login cookies to provide you with a better browsing experience. If you click on 'Accept' or continue browsing this site we consider that you accept our cookie policy. ACCEPT