Rafael Altamira, un historiador del Derecho en el Tribunal permanente de Justicia Internacional (1921-1939)

Autor:Yolanda Gamarra Chopo
Cargo:Universidad de Zaragoza
Páginas:303-326
REVISTA INTERNACIONAL DE PENSAMIENTO POLÍTICO - I ÉPOCA - VOL. 6 - 2011 - [303-326] - ISSN 1885-589X
303
RAFAEL ALTAMIRA, UN HISTORIADOR DEL
DERECHO EN EL TRIBUNAL PERMANENTE DE
JUSTICIA INTERNACIONAL (1921 – 1939)
RAFAEL ALTAMIRA, A LAW HISTORIAN AT THE PERMANENT
COURT OF INTERNATIONAL JUSTICE (1921-1939)
Yolanda Gamarra(*)
Universidad de Zaragoza
E.mail: gamarra@unizar.es
Palabras clavePalabras clave
Palabras clavePalabras clave
Palabras clave:
Paz, Justicia Internacional, Universalidad, Soberanía, Civilización, Altamira
Keywords:Keywords:
Keywords:Keywords:
Keywords:
Peace, International Justice, Universality, Sovereignty, Civilization, Altamira
Resumen: Resumen:
Resumen: Resumen:
Resumen: Rafael Altamira y Crevea (1866-1959) fue un historiador del
Derecho que contribuyó al desarrollo del Derecho internacional en su
calidad de Juez del Tribunal Permanente de Justicia Internacional
(TPJI), entre 1921 y 1939. En este contexto, el estudio trata del dis-
curso renovador de Altamira recurriendo a la historia de la civilización
española y recuperando los principios promovidos por los teólogos y
juristas españoles del siglo XVI. Altamira concibió el Derecho como un
‘instrumento civilizador’, un elemento crucial para demostrar el carác-
ter civilizado del pueblo español y el papel civilizador de España, en
particular en América. La participación de Altamira en la creación de
las instituciones internacionales demuestra su interés por promover la
idea de España como ‘nación civilizada’ en la sociedad internacional.
Abstract: Abstract:
Abstract: Abstract:
Abstract: Rafael Altamira y Crevea (1866-1951) was a legal historian
who contributed to the development of international law in his capacity
as a judge at the Permanent Court of International Justice (PCIJ) from
1921 till 1939. In this context, the discourse of the renewal of what
Altamira saw as the Spanish history of civilization, drawing on the
principles of the Spanish theologians and jurists of the 16th Century,
will be examined. Altamira considered law as a ‘civilizing instrument’, a
crucial element in demonstrating the civilized character of Spanish
people and Spain’s civilizing role, particularly in America. Altamira’s
participation in the setting up of international institutions reveals his
interest in promoting the idea of Spain as a civilized nation in
international society.
Recibido: abril de 2011.
Aceptado: junio de 2011.
REVISTA INTERNACIONAL DE PENSAMIENTO POLÍTICO - I ÉPOCA - VOL. 6 - 2011 - [303-326] - ISSN 1885-589X
304
Altamira fue un autor de múltiples aris-
tas, de inspiración teórica, pretensiones
metodológicas y proyección internacio-
nal. Ello queda atestiguado por una obra
científica que no sólo abarca transver-
salmente la Historia del Derecho, Peda-
gogía o Literatura, sino que desborda el
propio ámbito de estas disciplinas cien-
tíficas para penetrar en ámbitos espe-
cializados como el derecho internacio-
nal. Sus líneas de investigación giraron
en torno a estudios consagrados a la
metodología de la historia, america-
nismo y pacifismo para adentrarse en la
idea de justicia internacional. Estos ám-
bitos de investigación iniciales tuvieron
como epicentro la Institución Libre de
Enseñanza, Universidad de Oviedo, Uni-
versidad de Madrid, Universidad de la
Sorbona o Universidad de Cambridge,
los cuales se vieron prolongados por
estudios sobre la configuración del de-
recho internacional en su faceta de Juez
del TPJI. Destacan en este ámbito sus
trabajos sobre el proceso ideológico de
la creación del TPJI, o de la propia So-
ciedad de Naciones.
A estos estudios se unen las opiniones
disidentes escritas en calidad de Juez
Internacional. El TPJI fue la institución
internacional de naturaleza judicial más
importante del período de entreguerras
y uno de los motores del desarrollo del
derecho internacional post-clásico. El
Estatuto del TPJI fue la expresión del
nuevo concepto teórico del derecho in-
ternacional al reconocer no sólo como
fuentes los tratados y la costumbre, sino
también los principios generales del
Derecho reconocidos por las «naciones
civilizadas» (artículo 38 del Estatuto del
TPJI). Este elemento tuvo gran trascen-
dencia jurídico-histórica en la medida en
que el intento frustrado de crear una
organización y un tribunal universal y
permanente sentó las bases para la
construcción del sistema de Naciones
Unidas, incluido el Tribunal Internacio-
nal de Justicia. Más aún, los valores y
principios promovidos por los liberales
burgueses del período de entreguerras
se recogieron en la Carta de Naciones
Unidas, de 1945 en los artículos 1 y 2.
Esos valores y principios continúan sien-
do válidos en la actualidad.
Altamira participó de la «conciencia ju-
rídica» del mundo civilizado, esto es, del
conjunto de ideas sobre el Derecho que
compartían los juristas españoles, euro-
peos y americanos de las últimas déca-
das del siglo XIX y primeras décadas del
siglo XX (G.D. TASSITCH, 1938: 305).
Esa voluntad de civilización se asentó
en una serie de ideales compartidos ta-
les como paz, justicia y Derecho promo-
vidos desde instituciones internaciona-
les. De los veinte años, desde 1919 a
1939, que Altamira dedicó, primero, al
proceso de creación de la Sociedad de
Naciones y TPJI y, más tarde, a desa-
rrollar la función de Juez Internacional,
sólo de la primera etapa se sintió satis-
fecho y plenamente convencido de la
labor realizada. En cambio, conforme
avanzaban los años, fue descubriendo
las limitaciones del derecho internacio-
nal llegando a sentirse desencantado del
‘nuevo orden’ creado en la Conferencia
de Versalles, de 1919. De la contribu-
ción de Altamira a la configuración del
derecho internacional post-clásico trata
este estudio.

To continue reading

Request your trial