Factores psicosociales y organizacionales y su influencia en la salud ocupacional

Autor:Lydia Guevara Ramírez
Cargo:Profesora titular adjunta de la Universidad de la Habana

Lic. Lydia Guevara Ramírez 1

En los últimos años, la OIT ha publicado varios informes y directrices sobre temas afines, como el estrés profesional, el acoso sexual, la violencia psicológica en el trabajo, la salud ocupacional, los accidentes del trabajo y otros problemas derivados de las adicciones y dependencias, en su interrelación con el medio ambiente laboral. Existen diferentes síndromes y patologías que afectan al ser humano el cual se encuentra constantemente sometido a fuertes influencias externas que cuando son negativas comprometen su salud psicofísica y alteran su dinámica social, profesional y laboral, en forma temporal y a veces por períodos prolongados obligándole a tomar licencias (permisos de baja por incapacidad temporal) y a someterse a tratamientos médicos, muchas veces con daños irreversibles para su salud.

El investigador y profesor Vittorio di Martino2 ha destacado, y esto lo comparto plenamente, que en los últimos años lo que impera en el mundo del trabajo es la violencia psicológica por encima de la violencia física, considerando la primera como los hechos de acoso moral, acoso sexual, abusos y hostigamientos reiterados a que son sometidos los trabajadores en sus entidades.

Este autor señala, refiriéndose a los cuatros niveles donde se produce la violencia3 que "...el nivel individual no es el más importante, por supuesto. No es lo más eficaz para actuar sobre él, aunque hay que intervenir sobre el individuo. La mayor parte de la violencia se origina en el nivel social, es una cuestión política, un mega-problema. Hay que abordarlo, pero no es fácil intervenir en este nivel. Lo más eficaz es el nivel situacional, ver la situación en la que la gente trabaja. Y lo decisivo es el nivel organizativo, porque se puede actuar en la empresa, se puede hacer algo que beneficia a la empresa y a la vez combatir la Violencia"4.

En primer orden es importante expresar que la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo refleja que 40 millones de empleados están afectados de estrés laboral actualmente en la Unión Europea5. ¿Cuántos habrá en América Latina? ¿Tendrá la misma incidencia el estrés, los factores estresantes en el trabajo, la violencia en general, en estas afectaciones o habrá otras prioridades más urgentes que provocan daños a la salud?

Los diferentes factores psicosociales y organizacionales referidos al manejo del ambiente de trabajo, pueden precipitar comportamientos violentos y, a su vez, la violencia en el lugar de trabajo puede ser un importante factor de estrés. Los determinantes del estrés laboral son bien conocidos como Factores psicosociales y de organización, sin embargo poco hemos visto escrito de si la violencia y un ambiente de hostilidad es considerado también un factor psicosocial y de organización en el trabajo.

Ante esta situación, es imperativo de los tiempos actuales investigar el vínculo de todos los factores mencionados con los cambios en el mercado de trabajo por los efectos de la globalización económica (contratos a tiempo parcial, desempleo, subempleo, inseguridad en el empleo), la racionalización /automación y cambios tecnológicos, exigencias de cantidad y calidad y la competencia que se hace cada vez más cruda, porque ellos también constituyen factores de riesgo.

Independientemente de la cantidad de autores que se refieran a una conceptualización teórica de lo que se entiende como riesgos, a partir de ser una contingencia sobre la inminencia de un daño, los "factores de riesgo" psicosociales se han definido por la OIT (1986) como "las interacciones entre el contenido, la organización y la gestión del trabajo y las condiciones ambientales, por un lado, y las funciones y necesidades de los trabajadores, por otro. Estas interacciones podrían ejercer una influencia nociva en la salud de los trabajadores a través de sus percepciones y experiencia".

Así comienza el Dr. Manuel Velásquez Fernández, Inspector del Trabajo del Ministerio de Trabajo de España, un escrito sobre estos factores6, y considero que la definición de OIT es abarcadora, porque incorpora al hombre y su medio. Incluye todos aquellos aspectos referidos a la organización del trabajo y las condiciones ambientales por un lado y cómo las mismas pueden influir positiva o negativamente en los trabajadores. Además como aspecto más definitorio está lo relativo a que cada persona percibe el riesgo de diferente forma, a su juicio y por la experiencia pasada.

De esta forma, si no ha transitado por una experiencia negativa, no concebirá el factor de riesgo como tal, sino como un problema al cual se enfrenta por primera vez y que pudiera tener o no un resultado favorable o negativo a sus intereses, incluso no se refiere a la posibilidad de que como riesgo, provoque accidentes del trabajo.

El factor de riesgo en general se puede concebir como la existencia de elementos, fenómenos, ambiente y acciones humanas que encierran una capacidad potencial de producir lesiones o daños materiales y cuya probabilidad de ocurrencia depende de la eliminación o control del elemento agresivo.

Dentro de la clasificación nos interesan los psicosociales porque corresponden a acciones u omisiones humanas que explican situaciones potenciales de riesgo y de peligro, que dan lugar a la aparición de accidentes y de sus consecuencias, sin desdeñar la importancia de la organización del trabajo que también sometemos a un riguroso análisis en este texto.

Consultado el Glosario de Salud Ocupacional de Colombia nos encontramos con la siguiente definición para riesgos psicosociales: "Los factores psicosociales en el trabajo consisten en interacciones entre el trabajo, su medio ambiente, la satisfacción en el trabajo y las condiciones de su organización, por una parte, y por otra parte, las capacidades del trabajador, sus necesidades, su cultura y su satisfacción personal fuera del trabajo, todo lo cual, a través de percepciones y experiencias, pueden influir en la salud, rendimiento y la satisfacción en el trabajo". Concluye señalando que estos factores tienen la potencialidad de actuar sinérgicamente en la generación de los accidentes y que los determinantes de los factores psicosociales son la mentalidad, las motivaciones, las interrelaciones humanas y los factores intrínsecos.

En este caso incorpora a la definición un aspecto importante y es que todo depende de la cultura y la satisfacción personal fuera del trabajo y cómo puedan influir en el ambiente laboral posteriormente, con lo cual vincula lo macro y micro social. Pero, por otro lado acarrea problemas ulteriores, ya que dificultaría el esclarecimiento de hasta qué punto son los factores vinculados con el trabajo y el colectivo laboral los que han incidido en la salud ocupacional o puede ser una multiplicidad e interrelación de factores entre los cuales los domésticos y comunitarios juegan un importante papel en la predisposición del hombre ante las tareas laborales. De esta forma hay que entrelazar los niveles individual, comunitario, grupal, organizativo, empresarial y societal para llegar a una conclusión en que no se puedan "enrarecer", o contaminar los resultados.

Su identificación acertada y oportuna, contando con la experiencia del observador, son elementos que influyen sobre la calidad del panorama general de agentes de riesgo. Se deben identificar los factores de riesgo, en los procesos productivos, en la revisión de los datos de accidentalidad y las normas y reglamentos establecidos.

Sigue Velásquez en su escrito refiriéndose a la Comunicación de la Comisión Europea de 11 de marzo de 2002 sobre "cómo adaptarse a los cambios en la sociedad y en el mundo del trabajo: una nueva estrategia comunitaria de salud y seguridad (2002-2006)" la cual contiene referencias a este tipo de riesgos laborales, como son:

* "promover un verdadero bienestar en el trabajo -físico, moral y social-, que no se mida únicamente por la ausencia de accidentes o enfermedades profesionales".

* "prevenir los riesgos sociales: el estrés, el acoso en el trabajo, la depresión, la ansiedad y los riesgos asociados a la dependencia del alcohol, las drogas o los medicamentos".

* los servicios de prevención de las empresas serán auténticamente multidisciplinares para incluir los riesgos sociales y psicológicos.

* adaptar el actual marco normativo para la integración en el mismo de algunos factores de riesgo psicosocial como el acoso psicológico o la violencia en el trabajo.

Es muy interesante el enfoque global que da dicha Comunicación a los factores de riesgo en el trabajo relacionados con el hombre y el ambiente de trabajo, porque ya está alertando sobre la vinculación entre el estrés, el acoso, la ansiedad y la influencia en ellos de otros nocivos elementos como son la drogodependencia y el alcoholismo. En el marco de un estudio realizado en el año 99 en España, un grupo de expertos pertenecientes a diversas organizaciones técnicas en prevención (públicas y privadas, sindicales y universitarias) identificaron, entre otros, los siguientes factores explicativos de la falta de interés preventivo hacia los riesgos psicosociales:

* falta de información respecto a la nocividad de los factores de riesgo psicosocial sobre la salud de los trabajadores

* concepción de que los problemas de estrés son de carácter individual, y sólo afectan a personas "predispuestas"

* percepción del tópico cultural que sigue viendo el estrés como un problema de ejecutivos, y más relacionado con trabajo intelectual que manual, lo que lleva a considerarlo como algo inherente al trabajo, a ciertos trabajos, y a contemplar la prevención como un asunto de técnicas individuales de autocontrol

* dificultades de evaluación por la falta de instrumentos objetivos

* actitud de incredulidad ante la imposibilidad de controlar o eliminar los factores psicosociales

La Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo clasifica los riesgos psicosociales en los relacionados con el contexto del trabajo y los relacionados con el contenid...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba