Prólogo a la primera edición

Autor:Francisco Orrego Vicuña
Cargo del Autor:Profesor de Derecho Internacional de la Universidad de Chile. Director del Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile
Páginas:19-20
 
EXTRACTO GRATUITO
19
PRÓLOGO
A LA PRIMERA EDICIÓN
La presente obra del profesor Hugo Llanos Mansilla está llamada
a ejercer una importante influencia en el mundo de habla hispana y
en América Latina en particular. Ella constituye el primer esfuerzo des-
tinado a presentar la vasta y compleja materia del Derecho Interna-
cional Público a la luz de los instrumentos específicos y de la práctica
en que descansa esta disciplina, además de los enfoques doctrinarios
indispensables.
Obras de esta naturaleza han sido comunes en Inglaterra y los Es-
tados Unidos, países que por su sistema jurídico tienden a destacar
más la práctica de la disciplina, según se refleja en los tratados y con-
venciones, en las declaraciones oficiales y correspondencia diplomáti-
ca, en los precedentes judiciales y en la opinión de los autores, que
las consideraciones exclusivamente doctrinarias. Los nombres ilustres
de Bishop, Briggs, Hudson, Hyde, Friedmann y otros autores apare-
cen asociados a obras de este carácter. Expresiones superlativas de la
misma tendencia han sido las voluminosas colecciones o Digesis, edita-
dos en diferentes épocas por internacionalistas como H. Lauterpacht,
E. Lauterpacht, Hackworth, y Whiteman, entre otros.
Como era natural, los autores anglosajones han tendido a destacar
la práctica de sus propios países y las interpretaciones que estos últimos
han adoptado respecto de las instituciones y principios del Derecho In-
ternacional, las que inevitablemente estaban ligadas a sus intereses na-
cionales en lo político y económico. Siendo estas fuentes indispensables
para la enseñanza, investigación y consulta profesional, en alguna me-
dida esas interpretaciones se expandieron hacia otros rincones del mun-
do, aun cuando no necesariamente coincidían con los intereses políticos
o económicos de otras naciones ni tampoco necesariamente coincidían
con la realidad de las normas del Derecho Internacional.
En el mundo hispano, en cambio, la tendencia preferida ha sido
la de la gran conceptuación doctrinaria, con fuerte influencia filosó-
fica, la que si bien ha tenido el mérito de presentar enfoques más or-
gánicos y más coherentes, en una medida importante ha prescindido

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA