Los procesos de negociaciones para la adhesión a la Comunidad/Unión Europea. Una perspectiva histórica

Autor:Antonio Moreno Juste - Vanessa Núñez
Cargo del Autor:Universidad Complutense - Madrid
Páginas:427-443
LOS PROCESOS DE NEGOCIACIONES PARA
LA ADHESIÓN A LA COMUNIDAD/UNIÓN EUROPEA.
UNA PERSPECTIVA HISTÓRICA
Antonio Moreno Juste
Vanessa Núñez
Universidad Complutense - Madrid
The prospect of European integration has proven to be a powerful force for change.
Informe de la Comisión sobre los Balcanes Occidentales,
Consejo Europeo de Lisboa (marzo de 2000).
INTRODUCCIÓN
Dentro del entramado institucional definido por los procesos de coope-
ración política, económica y social entre los países de Europa Occidental
tras la Segunda Guerra Mundial, la construcción europea debe considerarse
como uno de los más exitosos proyectos de cooperación de la historia. Con
la puesta en marcha de la integración europea, se superaron conflictos y
diferencias que parecían enquistados en las relaciones intraeuropeas, y que
habían sido la causa de dos guerras mundiales, millones de muertos y enor-
mes destrucciones materiales. Su punto de partida es bien conocido: unas
experiencias comunes a todos los europeos, en ocasiones auténticos impe-
rativos a los que los Estados europeos respondieron de forma similar y cuyas
consecuencias les acabaron afectando de forma semejante como cincuenta
y cinco años después del Tratado de Roma –y a pesar de la crisis actual del
proyecto europeo–, también los son sus resultados: la semejanza cada vez
mayor de las estructuras políticas, sociales y económicas de los Estados eu-
ropeos –aunque bien es cierto que en diferente grado, según las áreas– fue
acompañada por un grado cada vez mayor de integración o en su defecto de
influencia y coordinación en numerosas áreas políticas entre los estados, de
la moneda a la política exterior.
* Proyecto Investigación / GHISTRI 941072 (UCM-CAM) HAR 2009-13630.
428 Antonio Moreno Juste — Vanessa Nuñez
Desde esa perspectiva, si bien la integración europea aparece como una
acción preñada de pragmatismo intergubernamental, determinada por las inelu-
dibles necesidades de unos debilitados Estados europeos, el método Monnet
permitió avanzar los intereses de esos Estados en aquellos ámbitos donde la
acción unilateral de cada uno o de la mayoría fuese insuficiente, legitiman-
do la naturaleza misma de unos modelos de transferencia de soberanía. La
suma de esfuerzos se presentó como la única forma de asegurar un futuro
próspero para todo el continente e implicaban necesariamente cesiones de
soberanía nacional a unas nuevas entidades supranacionales. El medio no
fue otro que la creación de unos mecanismos –tratados, instituciones, proce-
dimientos formales e informales…– a través de los cuales las discrepancias y
desacuerdos se superasen mediante la coordinación de las políticas naciona-
les. Los ejes de actuación ya se han indicado: la seguridad, la estabilidad, el
desarrollo económico y el bienestar de los europeos.
Esas estructuras se convirtieron en un instrumento fundamental para pro-
poner soluciones a problemas concretos, los cuales tras un estudio pormeno-
rizado por diferentes instancias y desde diferentes perspectivas, podían llegar
a la conclusión de que la mejor solución posible es su internacionalización o
la “europeización” del problema. Consecuencia de ello fue la proliferación de
estructuras de cooperación en múltiples capas del sistema del sistema de inte-
gración europeo, creando unos lazos excepcionales entre los Estados miem-
bros más allá –incluso– de los objetivos iniciales puestos de manifiesto por el
Tratado de Roma cuando exponía en su Preámbulo: el objetivo de alcanzar
“una unión cada vez más estrecha de los pueblos de Europa”.
En suma, la construcción europea representa una experiencia política to-
talmente original en la historia del mundo, se trata de una construcción mul-
tinacional que, a diferencia de los imperios del pasado, no ha sido impuesta
por un país poderoso deseoso de dominar a los demás, sino de un proceso
pacífico y voluntario, decidido y deseado por los Estados miembros. Prueba
del éxito alcanzado por el proyecto comunitario son las solicitudes de ad-
hesión que desde muy pronto se presentaron para sumarse a los seis países
fundadores, haciendo crecer la Comunidad década tras década hasta llegar
a los veintisiete Estados miembros de la actualidad, y veintiocho a partir de
julio de 2013 con la adhesión de Croacia. Pero no sólo eso: la integración
europea es un ejemplo de cooperación viviente, un proyecto en continua refor-
ma y adaptación. Con cada una de las sucesivas ampliaciones la Comunidad
Europea se ha transformado hasta llegar a la Unión que conocemos hoy, y
con cada una de las reformas se han ido ajustando los objetivos y las metas al
contexto, a la realidad que envuelve y justifica la cooperación europea.
En las siguientes páginas veremos las características generales y la evolu-
ción que ha sufrido la integración europea como ejemplo de cooperación,
prestando especial atención a los cambios que han acompañado a cada una
de las reformas de los tratados fundacionales y a las sucesivas ampliaciones.
Nos detendremos en la adhesión de España, pues como se verá más adelan-
te, los procesos de negociaciones son también una forma de cooperación.

To continue reading

Request your trial