Problemas que presenta la prognosis del terrorismo

Autor:Sebastian Scheerer
Páginas:344-350

Traducción: María Laura Böhm.

Page 344

Para Roberto Bergalli, al buen espíritu (no sólo) de mis primeros pasos en Barcelona, él siempre simpático, peleador y en un impeccabile outfit (ché!), mi humilde persona casi siempre regocijada por el buen cava en la Barceloneta.

I Prognosis

Si bien las prognosis1son frecuentemente erróneas, son sin embargo inevitables. Desde el 11 de septiembre de 2001 se concede al pronóstico de actividades terroristas más importancia que antes. "Where the United States Went Wrong in Failing to Predict the 9/11 Attacks" (Hoffman, 2002: 305) es una pregunta retrospectiva que tiene por finalidad mejoras para el futuro. La cuestión de los métodos y errores en las prognosis se encuentra, por tanto, claramente a la orden del día. Su necesidad parece tan evidente que en ningún momento se cuestiona si en ocasión de los ataques terroristas se trató realmente de un error de prognosis, o si no fueron otras y muy distintas las cosas que faltaron (cfr. Scheerer, 2002: 66 ff.).

Pero antes que nada es importante tratar algunos aspectos generales sobre las prognosis. Predicción no es igual a predicción. Las hay intuitivas, lógico-matemáticas, empíricas y aquellas que se refieren puntualmente a procesos o acontecimientos por lo que se asemejan a profecías, y las otras, que se dan por satisfechas con probabilidades. Es interesante que en la actualidad gozan nuevamente de gran popularidad las prognosis intuitivas y para-científicas, o sea más bien astrológicas. Claro que en la realidad de los decisores estatales y sociales no gozan de buena reputación, y sin embargo también allí está el horóscopo escondido en el cajón, mientras que sobre el escritorio se encuentran los voluminosos pronósticos sobre el curso del tipo de cambio y el desarrollo económico. La seguridad de acierto de éstos últimos es sin embargo considerablemente menor, porque presentan declaraciones mucho más minuciosas sobre el futuro que se espera y pueden así resultar falseado mucho antes. De todos modos existen también otras fuentes de error, tanto accidentales como esenciales.

Las fuentes de error accidentales se refieren a circunstancias que, por ejemplo en el caso de déficit de datos o conceptualizaciones, en principio son superables. De todos modos el motivo fundamental para la mayoría de las decepciones que se viven en los pronósticos reside en el simple hecho de que a los hombres nunca les está dado "conocer" el futuro. El futuro no se deja ver fácilmente en las cartas. Nada menos que al famoso Niels Bohr, conocido por sus propias prognosis (físico-atómicas), se le atribuye la presentación de este problema fundamental de las declaraciones "predictivas": "Prediction is difficult, especially about the future."

Page 345

El empirismo orientado a la prognosis depende de datos respecto de dos o más fechas o momentos, y ello para poder construir sólo la forma más modesta de una hipótesis de tendencia. Y en este caso es entonces de suponer que, o bien las regularidades y condiciones básicas continuarán actuando y presentes como hasta la fecha -y por tanto el rumbo del proceso permanece lineal-; o hay motivos para aceptar que la interrelación de efectos o las condiciones básicas se modifican: entonces se podría pronosticar con base en conocimientos adicionales, cuándo y en qué forma e intensidad y con qué consecuencias el rumbo del proceso va a variar (modificación de tendencia).

Las fuentes de los errores que resultan en tales contextos son: deficiencia en los datos sobre el pasado o el presente recabados mediante observación y falta de diagnóstico sobre las tendencias; deficiente explicación teórica del proceso en el pasado y falta de diagnóstico sobre las variables y/o condiciones básicas decisivas. Estrictamente hablando deficiencia no es lo mismo que error: quien tiene que manejarse con bases de datos insatisfactorias, sólo puede formular un pronóstico muy precario y aún así dicha prognosis quedará sujeta a gran cantidad de reservas. Los verdaderos errores son cometidos cuando por una mal entendida ambición investigadora, la inseguridad de la base de datos es negada, desplazada o encubierta y el investigador afirma, a pesar de ello, la robustez del pronóstico, que en rigor debería ser definido como una muy precaria especulación.

De todas formas se podría utilizar una suerte de check-list para pensar en los posibles factores que pueden conducir a insuficiencia o error en torno a:

· la relevancia y/o exactitud de la información sobre el pasado;

· la duración del período de observación y del período de prognosis;

· el grado y la forma en las cuales las reglas del pasado pueden ser utilizadas también en el futuro;

· la calidad de la teoría con la que se explican las observaciones del pasado.

Cada uno de estos puntos puede ser fuente de complejísimas inseguridades acerca de la fuerza declarativa de una prognosis. Una noción como por ejemplo la de "calidad de una teoría" es así "essentially contested", es decir, forzosa e inevitablemente controvertida (Gallie, 1956). Dado, sin embargo, que desde Thomas S. Kuhn se da por hecho que la aceptación de una teoría se rige por criterios distintos a los puramente objetivos, es por tanto lógico que al valorar una teoría se presuma y analice también la existencia de fuentes de error.

II Fuentes de error en la prognosis del terrorismo

En cierta medida puede ser el propio fenómeno, objeto de la prognosis, el que provoca que determinadas causas de error se acumulen o que cuanto menos aparezcan con más probabilidad de la normal. En este sentido puede darse en definitiva un caso de retroalimentación, ya que el objeto del pronóstico afecta la calidad de su propia prognosis.2

Page 346

¿Qué objetos de estudio son firmes candidatos para la categoría de los "Temas de prognosis con graves causas de error"? En abstracto se puede decir que todos aquellos en los cuales el contexto del proceso de comprensión está...

To continue reading

Request your trial