El principio de coherencia en el Derecho internacional privado europeo

Autor:Sixto A. Sánchez Lorenzo
Cargo:Catedrático de Derecho internacional privado de la Universidad de Granada.
Páginas:17-47
RESUMEN

El presente estudio contiene un análisis crítico del alcance del principio de coherencia en el ámbito del Derecho internacional privado europeo. Se analizan en primer términos los planos en que se manifiesta la exigencia de coherencia jurídica entre conceptos, nociones y soluciones jurídicas: vertical (textos normativos sucesivos sobre la misma materia), horizontal (textos normativos sobre... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
REDI, vol. 70 (2018), 2
I. ESTUDIOS
EL PRINCIPIO DE COHERENCIA EN EL DERECHO
INTERNACIONAL PRIVADO EUROPEO *
Sixto A. sáncHez Lorenzo **
SUMARIO: 1. DEFINICIÓN DEL PRINCIPIO DE COHERENCIA.—2. COHERENCIA VER-
TICAL, HORIZONTAL Y TRANSVERSAL.—3. LAS DIFICULTADES DE UNA INTER-
PRETACIÓN SISTEMÁTICA SIN SISTEMA: EL MITO DE LAS NOCIONES AUTÓNO-
MAS.—4. COHERENCIA NO ES PARALELISMO.—4.1. Competencia judicial internacional
y Derecho aplicable.—4.2. Derecho conflictual y Derecho material.—5. CONCLUSIÓN: EL
JUEGO DE LOS VALORES DEBILITA LA UNIDAD DE LOS CONCEPTOS.
1. DEFINICIÓN DEL PRINCIPIO DE COHERENCIA
1. La formulación de sendos considerandos en los Reglamentos «Roma I»
y «Roma II» se reputa como la plasmación legislativa de un principio que ya
cabía inferir de la jurisprudencia y de la doctrina en materia de Derecho in-
ternacional privado europeo: el principio de coherencia 1. El principio atiende
* Este trabajo desarrolla una parte de los argumentos expuestos por el autor con motivo de su
ponencia en el III Seminario AEPDIRI sobre temas de actualidad de Derecho internacional privado,
celebrada el 25 de enero de 2018 en Valencia, y que ya se encuentran apuntados de forma más sintética
en la publicación de dicho seminario bajo el título «Cincuenta años de Derecho internacional privado
de la Unión Europea: el lado oscuro».
** Catedrático de Derecho internacional privado de la Universidad de Granada.
1 «El ámbito de aplicación material y las disposiciones del presente Reglamento deben garantizar
la coherencia con el Reglamento (CE) núm. 44/2001 del Consejo, de 22 de diciembre de 2000, relativo
a la competencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y
mercantil (Bruselas I), y el Reglamento (CE) núm. 864/2007, del Parlamento Europeo y del Consejo, de
11 de julio, sobre la ley aplicable a las obligaciones extracontractuales (Roma II)» [considerando 7 del
Reglamento (CE) núm. 593/2008, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de junio, sobre la ley
aplicable a las obligaciones contractuales (Roma I), DO L núm. 177, de 4 de julio de 2008]. «El ámbito
de aplicación material y las disposiciones del presente Reglamento deben garantizar la coherencia con
el Reglamento (CE) núm. 44/2001 del Consejo, de 22 de diciembre de 2000, relativo a la competencia
judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil (5)
(Bruselas I), y con los instrumentos que tratan sobre la ley aplicable a las obligaciones contractuales»
[considerando 7 del Reglamento (CE) núm. 864/2007, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de
julio, relativo a la ley aplicable a las obligaciones extracontractuales («Roma II»), DO L núm. 199, de
31 de julio de 2007].
Revista Española de Derecho Internacional
Sección ESTUDIOS
Vol. 70/2, julio-diciembre 2018, Madrid, pp. 17-47
http://dx.doi.org/10.17103/redi.70.2.2018.1.01
© 2018 Asociación de Profesores
de Derecho Internacional
y Relaciones Internacionales
ISSN: 0034-9380; E-ISSN: 2387-1253
Recepción 24.5.2018, evaluaciones 28.5.2018
18 SIXTO A. SÁNCHEZ LORENZO
REDI, vol. 70 (2018), 2
esencialmente a la necesidad de una coherencia entre las reglas y conceptos
jurídicos que se contienen en las distintas normas de Derecho internacional
privado europeo, tanto en su formulación como en su interpretación. En cier-
to sentido, el principio de coherencia apunta a la idea de «sistema jurídico».
Resultaría redundante hablar de «coherencia sistemática», en la medida en
que la propia noción de «sistema» y, en concreto, de «sistema jurídico» con-
lleva la idea de relación y orden entre todas sus reglas.
2. Es posible que la plasmación de este principio en los considerandos de
los reglamentos europeos citados haya sido más perjudicial que beneficiosa.
Los considerandos mencionan el ámbito de aplicación y las disposiciones
de ambos reglamentos como objeto de la coherencia que es preciso garanti-
zar entre ambos reglamentos entre sí y en sus relaciones con el Reglamento
«Bruselas I» 2. La propia evolución de los textos legales y de la jurisprudencia
del TJUE sobre las numerosas cuestiones prejudiciales planteadas en tor-
no a la cooperación judicial internacional en materia civil invitaba a enten-
der el principio como «paralelismo», como coincidencia en la delimitación
del ámbito de aplicación, en la calificación de las materias (contractual y no
contractual), en el sentido de los conceptos («consumidor», «lugar donde el
trabajador realiza habitualmente su trabajo») y en el alcance de las normas
jurídicas (consumidores o trabajadores que se benefician al mismo tiempo de
los foros de protección y de las normas de Derecho aplicable tuitivas).
3. El objeto de este estudio es demostrar el error de este planteamiento y
su esencia involutiva. La univocidad de los conceptos y el paralelismo de las
reglas dotan al sistema de Derecho internacional privado europeo de senci-
llez en la interpretación y mayor seguridad jurídica subjetiva o previsibilidad.
Permite construir, además, un modelo apolíneo, rígido y sólido, en que cual-
quier término jurídico significa exactamente lo mismo con independencia del
cuerpo normativo en que aparezca. Pero semejantes virtudes formales trai-
cionan de raíz el principio más elemental de la justicia material, conforme al
cual las reglas y su interpretación deben servir al objetivo de política legisla-
tiva trazado, a los valores, en suma, a los que sirven las normas como pistas
orientativas. El contexto de las normas y de los conceptos se erige, entonces,
en un elemento determinante de un modelo dionisiaco, no paradigmático,
o posmoderno si se quiere, en el que cada concepto y cada regla se recons-
truye de manera singular en cada caso concreto en atención a su ubicación
dentro del sistema jurídico y a la articulación de sus objetivos. En suma, se
trata de aceptar la realidad del sistema jurídico como una unidad compleja,
en el sentido expuesto por Niklas Luhmann 3. De este modo, es el matiz, la di-
2 Reglamento (CE) núm. 44/2001, del Consejo, de 22 de diciembre de 2000, relativo a la compe-
tencia judicial, el reconocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil
(Bruselas I, DO L núm. 12, de 16 de enero de 2001) sustituido por el Reglamento (CE) núm. 1215/2012,
del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre, relativo a la competencia judicial, el reco-
nocimiento y la ejecución de resoluciones judiciales en materia civil y mercantil (Bruselas I bis, DO L
núm. 351, de 20 de diciembre de 2012).
3 Véase LuHmann, n., Sistema jurídico y dogmática jurídica, Madrid, Centro de Estudios Constitu-
cionales, 1983, p. 37.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA