Política, violencia y elecciones en México. De la lucha por la paz en 1994 a la guerra contra el crimen organizado en 2012

Autor:Pedro Pérez Herrero
Cargo del Autor:Universidad de Alcalá - Alcalá de Henares (Madrid)
Páginas:305-327
POLÍTICA, VIOLENCIA Y ELECCIONES EN MÉXICO.
DE LA LUCHA POR LA PAZ EN 1994 A LA GUERRA
CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO EN 2012
Pedro Pérez Herrero
Universidad de Alcalá - Alcalá de Henares (Madrid)
INTRODUCCIÓN
El año de 1994 fue año de elecciones en México. A finales de 1993 todo
anunciaba que Carlos Salinas de Gortari al terminar su mandato pasaría a
presidir la Organización Mundial del Comercio. México crecía a buen ritmo
y se había incorporado a la OCDE y al Tratado de Libre Comercio de Améri-
ca del Norte (TLCAN); el Programa Nacional de Solidaridad (PRONASOL)
había reducido algunas de las disparidades regionales, ayudado a recortar la
brecha entre ricos y pobres en las zonas más deprimidas y recompuesto al-
gunas de las bases electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI)
en las regiones más conflictivas; y la creación del Instituto Federal Electoral
(IFE) había garantizado la realización de elecciones transparentes y creí-
bles.
La modernización de México parecía avanzar, cuando el 1 de enero de
1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional se levantó en armas en la
selva lacandona y declaró la guerra a Carlos Salinas de Gortari. A partir de
entonces se desataron la violencia y las turbulencias políticas. El 23 de marzo
de 1994 fue asesinado Luis Donaldo Colosio, candidato a la presidencia por
el PRI. El 28 de septiembre de 1994 le tocó el turno a José Francisco Ruiz
Massieu (Secretario General del CEN del PRI y ex cuñado de Salinas). Mien-
tras tanto, conocidos e influyentes empresarios (Harp, Losada) fueron se-
cuestrados; relevantes figuras políticas dimitieron (Camacho) o fueron des-
tituidas de sus puestos; se destaparon importantes casos de corrupción entre
antiguos miembros del gobierno (hermano de Carlos Salinas y hermano de
Ruiz Massieu); altos cargos del Ejército fueron denunciados y procesados; y
se desveló la injerencia del narcotráfico en representantes de la política. Pre-
viamente, el 24 de mayo de 1993 fue asesinado Juan Jesús Posadas Ocampo,
obispo de Guadalajara. A punto de terminar el siglo XX volvían a aparecer
306 Pedro Pérez Herrero
los “indios” en primer plano de la escenografía nacional y además se ponía
en duda la revolución de 1910 como proyecto de modernización del país
y como modelo de la construcción de una sociedad mestiza. La esencia de
México volvía a estar en discusión. Un nuevo proyecto de futuro reclamó
articular una nueva narrativa del pasado de México.
En 2012, año electoral, la situación política de México es de normalidad de-
mocrática. Los candidatos a la presidencia elaboran sus campañas y defienden
sus programas. Todos respetan las reglas. Se celebran debates y la transparencia
en los comicios está garantizada. No hay un candidato que se sepa de antema-
no que tiene garantizado el éxito electoral. No hay una revolución como la de
1994, ni se pone en duda la narrativa del pasado. Prueba de ello es que se ha
celebrado con normalidad la conmemoración de la independencia de 1810 y
la revolución de 1910. No obstante, existe un clima de profunda preocupación
por la extensión de las actividades del narcotráfico y la creciente inseguridad
ciudadana. La violencia es extrema. Felipe Calderón ha sacado al Ejército a las
calles para tratar de imponer el orden, pero los muertos se cuentan por cientos.
Las extorsiones y los secuestros se han generalizado produciendo un clima de
inseguridad generalizada. La impunidad en la que se mueven los agresores in-
digna a la ciudadanía. Las noticias y fotografías que muestran la brutalidad de
las acciones criminales han dado la vuelta al mundo.
El presente texto compara de forma sintética los acontecimientos de dos
momentos electorales como los de 1994 y 2012 a fin de extraer unas breves
reflexiones finales.
LUCHA POR LA DEMOCRACIA, LA JUSTICIA, LA LIBERTAD, LA PAZ Y
LA PLURALIDAD (1994-2004)
El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) declaró la guerra al
gobierno de Carlos Salinas de Gortari el 1 de enero de 1994, coincidiendo
con la entrada en vigor del TLCAN1. Fue la primera revolución que utilizó
Internet para darse a conocer y que empleó de forma efectiva la imagen para
repeler el ataque del Ejército. Las causas de la rebelión hay que explicarlas por
el cruce de múltiples variables. La pobreza y la mala distribución del ingreso
1 Sobre el EZLN, el pensamiento del Subcomandante Marcos y las comunidades autónomas
véanse Pérez Herrero, Pedro “Chiapas. Un reto para México”, Revista de Occidente, núm. 155, abril 1994,
págs. 134-152 (publicado simultáneamente por el Instituto Jaliciense de Investigaciones Sociales A.
C., Guadalajara, México, 1994); “Chiapas: ¿revolución, guerrilla, movimiento indio o reclamación de
democracia, justicia y libertad?”, América Latina Hoy, 10 (junio, 1995), págs. 53-62; “Chiapas: respuesta a
seis preguntas básicas sobre el porqué del conflicto”, en Chust, Manuel (ed.), Revoluciones y revoluciona-
rios en el Mundo Hispano, Castellón de la Plana, Universitat Jaume I, 2000, págs. 229-287; “L’Entramat de
Chiapas. Només una qüestió indígena?”, CIDOB 76 (2000), págs. 14-16; “La ley sobre derechos y cultura
indígena”, DATAMEX. Análisis de coyuntura mensual sobre México, 2001/VII, págs. 1-6; “Los retos estructu-
rales de México III: La paz en Chiapas”, DATAMEX. Análisis de coyuntura mensual sobre México, 2001/III,
págs. 1-6; “Indios, multiculturalidad y nacionalismo en México”, El Noticiero de las Ideas, 9 (enero-marzo
2002), págs. 44-51; y “Subcomandante Marcos: ¿Guerrillero del siglo XIX o del siglo XXI?”, en Tiempos
de América. Revista de Historia, Cultura y Territorio, Número 13 (2006), págs. 3-28. El primer apartado de
este capítulo utiliza parte de la información manejada en estos artículos citados.

To continue reading

Request your trial