DELOMMEAU, Pierre; Las Máximas Generales del Derecho Francés, 1612

Pages191-194

Page 191

Divididas en tres libros,

Rouen, Claude Le Villain.

AL REY, SIRE, ya que la ley de Dios, el Derecho natural y la anti-gua costumbre de Francia os han llamado a la sucesión de este reino, tras el feliz reinado de vuestro padre, tres o cuatro cosas deben serviros singularmente de recomendación. La primera el amor y el temor a Dios [...] En segundo lugar [tomar] la religión como la base y el fundamento principal de todas las repúblicas. [...] Finalmente el conocimiento de las leyes os debe ser enseñado y tutorado, puesto que sin éstas es imposible saber gobernar correctamente un Estado. Cuando un príncipe conoce las leyes le llega un bien doble: el primero, que guardando un derecho equitativo, gana amistades y seguridad en el entorno de sus súbditos. El segundo, que siguiendo el gran camino de la justicia, sin inclinarse de un lado o del otro, reinará con tranquilidad y reposo por mucho tiempo.

[1] [Libro I] de los derechos reales. I. Francia es una monarquía & el rey de Francia monarca soberano.

Page 192

La Monarquía es un Estado, en el que el poder soberano [2] reside en un solo príncipe. [...] Cuando Dios creó el mundo, en él puso como en una gran villa, magistrados y súbditos. Los magistrados son los astros tanto los errantes como los estáticos y los súbditos los entes naturales que están por debajo de la luna, en el aire, alrededor de la tierra. Los magistrados eran lugartenientes del único padre de este mundo, que gobierna según la justicia y la ley a todas las criaturas, a condición de que, y de acuerdo con Su gobierno, cumpliesen bien y debidamente con sus cargos. De modo que todas las criaturas son gobernadas por Dios mediante la monarquía, han sido creadas para hacer servicio a un solo Dios muy grande y muy poderoso [...][3] De ahí que en la ceremonia de coronación del rey de Francia, su espada esté sobre el altar, para demostrar que recibe su cetro de Dios y ciñe la espada para la defensa y tutela de la religión católica. También es llamado el rey muy cristiano y primer hijo de la Iglesia [...] Por ello [4] cuando hay o se crea y nombra un nuevo Papa, el rey de Francia no le debe ningún homenaje ni reconocimiento, simplemente le rinde una filial obediencia mediante sus embajadores. [...] Tampoco pueden los Papas excomulgar a los reyes de Francia, ni a sus súbditos, por un privilegio especial confirmado por varios Papas, [...]. En primer lugar y para mostrar que el tipo de poder del rey del Francia no está sujeto a...

To continue reading

Request your trial

VLEX uses login cookies to provide you with a better browsing experience. If you click on 'Accept' or continue browsing this site we consider that you accept our cookie policy. ACCEPT